lunes, 3 de diciembre de 2018

Imbecillus



Desde que aparecieron en el Perú, aunque pasen  los siglos, este tipo de gente se recicla y permanece.
Son huachafos y degradados, como salvajes  corrupto, pastando tercos en su decadencia.
Carga las andas de cuanto cristo le pongan al frente, solo por política.
Es que seguro que alguien les dijo de niños que deberían ser pendejos y que no sean cojudo para que tengan “plata” y poder. Es que siempre fue así. No lo dudaron porque la mayoría hacia lo mismo o por lo menos se dejaban influenciar.
Son degradados porque a pesar de ser cholos, indios, chinos con pelos lacios, y ser originarios de algún lugar de los Andes dicen que son de Camaná o algún otro lugar de la costa para  que lo confundan y lo ubiquen dentro del grupo de criollos, blancos o descendientes de hispanos. Y se vuelven –como era lógico- enemigos de todo lo andino.
Y esto les lleva inclusive aberrantemente a discriminar a su propio hijo por el hecho de haber nacido más osco que el resto.
Son tan huachafos que algunos han colocado la palabra “De” delante de su apellido para que suene más aristocrático y colonial. Es decir están sumidos en la edad media con un pensamiento desmedidamente rural de castas y tanta ridícula cojudez de otros tiempos.
Piensan que pertenecen a una raza inferior y dañada por eso viven con la sola esperanza de algún día mejorar la  raza. Ya que carecen de sentido de pertenencia con lo peruano, como políticos serán siempre topos apátridas.
Son el típico y moderno peruano arribista  que abundan en las listas de esos conocidos y exclusivos clubes.
Son copia fiel de sus abuelos y bisabuelos o de sus mentores,  desde Riva Agüero, Prado, Leguía o Billinghurst.
Se envalentonan pero son “mantequilla” y los más gallinas que nunca  ganarían  una guerra porque no tienen convicción ni ideales menos identidad étnica o de nación.
Viven de falsear sus personalidades y el otro día uno de ellos escribió que iría a Lima a defender a su amigo que estaba pasando por un mal momento porque decía que lo estaban persiguiendo, tremenda injusticia.
Ahora está más preocupado todavía porque a su compadre supuestamente “perseguido”  no le dieron ese tan esperado asilo.
Son el principal obstáculo para nuestra mejora  como sociedad y país.

No hay comentarios:

Ir de putas

La puerta está bien   cerrada con llave, nadie saldrá esta noche. En esta juerga no pueden faltar las culonas ni las rubias “al pomo”...