viernes, 19 de julio de 2019

Seguimos vivos


El mundo andino a retomado su territorio
Casi quinientos años de dominio occidental no ha bastado
Es que Wiracocha es más fuerte
El gran felino andino ayer caminaba por las calles de Arequipa como diciendo que está con el pueblo arequipeño acompañandonos en esta lucha milenaria para recuperar su naturaleza su habitad su tierra.
Está con nosotros. Pero se dieron cuenta otra vez los mercenarios del caos los asesinos los que intentan encubrir su adelantada derrota. Es que están en retroceso a la saga de esta fuerza que es muy superior. Es la fuerza que te da ser el habitante originario el que juega de local el que defiende su territorio.
El  puma sigue vivo, el león andino sigue  a nuestro lado como hace miles de años y verá nuestra victoria sobre ustedes hordas salvajes y foraneas...largaos de  estos territorios que no les pertenecen.

lunes, 15 de julio de 2019

Manan Tía María



Otra vez, el ciego centralismo limeño ataca a Arequipa, imponiendo lo que su visión cree que es lo mejor para el sur.
Ese mito o rotulo: “la minería trae desarrollo”,  hoy en Arequipa, ha perdido sustento.
Y las razones son muchas. Solo basta comparar a estas dos ciudades: Arequipa, se supone, la principal urbe del sur peruano y Antofagasta el principal núcleo urbano del norte de Chile, ambas viven de la minería del cobre, está claro, que el desarrollo en infraestructura de la urbe mapocha le lleva años luz a la deprimente realidad arequipeña.
Aquella ciudad sureña peruana, su municipio  se encuentra casi en la banca rota, además de contar con un transporte público obsoleto e inhumano, y una evidente falta de infraestructura vial, a pesar de rebasar el millón de habitantes su infraestructura solo alcanza a cubrir las necesidades de una tercera parte de su población;  mientras, en Lima se construye la línea 2 del metro, que afirman será la más moderna de su tipo en Sudamérica  y  Maracaibo (segunda ciudad de Venezuela) y Valparaíso (segunda ciudad de Chile)  sus poblaciones  se movilizan en modernos metros,  la ciudad mistiana desde hace varios años  está condenada a escuchar las promesas de unos burócratas gobiernistas de la capital ofreciendo, primero con un monorriel, luego, fue un tren ligero, y ahora, hablan de un tranvía, pero al final todo eso quedó en nada.  
Entretanto, a solo unos metros de los límites de la Ciudad Blanca la minera Cerro Verde rebosa de ganancias ya que factura, el peor año, más de  mil millones de dólares.
A pesar de todos esos dividendos, en estos últimos años,  solo le ha arrojado a su pobre vecina la ciudad de Arequipa  unos 50 millones de soles para que se haga un inútil viaducto frente al hospital Honorio Delgado.  
La ciudad de Arequipa no tendrá un lago paradisiaco pero cuenta a solo a pocos metros de sus límites con un extenso  relave de varios kilómetros de diámetro propiedad de esa  minera Cerro Verde.
El cáncer y otras enfermedades relacionadas con la contaminación de los alimentos, el suelo y el aire  han aumentado dentro de la población de la ciudad de Arequipa, y esto lo denuncian todos los días los colegios médicos y los medios locales, mientras la minera Cerro Verde sigue facturando mil millones de dólares al año.
En resumen, la minería en Arequipa no ha significado desarrollo para la región, solo ha traído contaminación y conflictos sociales, y claro, un verdadero expolio de nuestra riqueza minera.
En esta coyuntura aparece el proyecto Tía maría. Si uno revisa el mapa de la costa sur peruana, se dará cuenta que el valle de Tambo es el área verde más extensa y fértil de toda la costa sur peruana, es en realidad un gran oasis en medio de toda esta extensa y árida prolongación del desierto de Atacama que es la costa sur peruana.
Aquí solo prima el sentido común, respetar la vida y el verdor, la naturaleza y no la toxicidad de esas actividades que no redundan en desarrollo sino en destrucción.
Leía y observé a algunos bustos parlantes  y mercenarios  asalariados de la toxina, y ahora estos, han sacado dentro de su perorata que oponerse a la minera Tía María significa no respetar el Estado de Derecho, cuando ni ellos mismos saben las fronteras y alcances de ese término.
El Estado de Derecho es regirse bajo el mandato de la Constitución, que es lo en este momento hacemos todos los peruanos, pero, en ningún momento esta constitución dice que la imposición de un gobierno y una minera está por encima de la voluntad de la mayoría de los pobladores de una zona directamente afectada por este problema.
Aquí está en juego ese debate que se da en muchos lugares del mundo y que hoy diferencia a un Estado-nación con instituciones consolidadas y democráticas con aquellos entes burocráticos débiles y permeables,  manejados al antojo de grupos empresariales, oligarcas, que aprovechan  esta condición de frágil institucionalidad para hacer lo que les venga en gana, inclusive, pasando  por la voluntad de la mayoría de una población. Se zurran de los valores democráticos nacidos a finales del siglo XVIII en Francia, para apropiarse  de lo que sus voceros denominan su “Estado de derecho”.
Rousseau y  su contrato social,  cuando  menciona sobre lo que conocemos hoy como Estado de Derecho, él y el resto de ilustrados, no lo hacían para defender la arbitrariedad de una empresa ni de una multinacional, lo hacían para respetar la libertad del ser humano y su dignidad. Así que no me jodan, Tía María no va, manan señores.

miércoles, 5 de junio de 2019

Pelea de hienas


Finalizó como terminan aquellas obras teatrales bien puestas, después de los resonantes gritos, insultos, amenazas y gestos de confrontación de supuestos grupos irreconciliables. Esta cuestión de confianza, concluyó como empezó, entre bambalinas y los protagonistas, saludándose y felicitándose, porque todo salió como se esperaba, siguiendo un libreto bien aprendido cuyo guion sigue estando muy alejado de los intereses de las grandes mayorías y favoreciendo a muy pocos.
Mientras las aguas estaban agitadas por las discutidas  decisiones del Congreso Apro-fujimorista  y  la consiguiente Cuestión de Confianza,  el Estado Peruano continua perdiendo al año miles de millones de dólares  porque simplemente aquellos “inversionistas” extranjeros no pagan sus impuestos como deberían, y para variar, en estos días, sus escuderos, aprovecharon la coyuntura para alarmar a la población con ese mito de que estos “capitales tan necesarios” serían ahuyentados con  un supuesto cierre del Congreso, cosa que no ocurrió.
Este discurso aconchavado  con  este modelo político-económico implementado desde el régimen dictatorial de Alberto Fujimori y que martiriza al peruano de a pie por sus deplorables condiciones laborales, a pesar, de haberse cubierto con distintas capas de pintura, sigue siendo una de las principales causas de la actual inequidad y que la tuberculosis permanezca como un mal endémico dentro de la población peruana, y,  mientras la actual Constitución Política continúe permitiendo, con sus vacíos legales,  todo este expolio e injusticias, resulta siendo, al final, el caldo de cultivo para una corrupción nacida desde que cierto capital se impone sobre la ética y la moral de la sociedad.
Si mal no recuerdo, el actual presidente Martin Vizcarra, si está en ese cargo fue gracias a los votos de los grupos fujiapristas, y fueron justamente ellos, los que más festejaron su nombramiento como  reemplazo al renunciante Pedro Pablo Kuczynski. Con estos antecedentes hubiera sido extraño verlo  cerrar un legislativo plagado de sus supuestos “mentores” o promoviendo cambios sustanciales a todo lo anterior.
Con esta última obra teatral muy publicitada denominada ahora “cuestión de confianza”, nos dan, más o menos, la idea de qué nos tiene preparado para los peruanos estas dos caras de la misma moneda, este Ejecutivo y Legislativo, dominados ambos por las ideas pro oligarcas y brutal ajuste social. Ambos juegan para un mismo equipo que no viste la camiseta blanquirroja  del trabajador peruano, más bien, está de acuerdo con esta política que solo beneficia al gran capital en desmedro de los recursos naturales y el bienestar de la mayoría de la población.
Los grandes oligarcas están sosegados porque todo continúa como está, sin ninguna reforma social que alivie el subempleo o acabe con este nulo “chorreo”, mientras esto ocurre, se crean estos enfrentamiento entre los supuestos “buenos” y “demócratas” y los “malos” y “totalitarios”, que al final termina en este tipo payasadas, en donde, se seguirá dilatando los grandes cambios que nuestro país necesita; en su lugar, se lían como cómicos ambulantes en discusiones bizantinas y reformas intrascendentes, al final, se distrae a la población con un circo dejándolo todo como al principio,  y para tranquilizarlos, no hay nada mejor que un triunfo de la selección de fútbol justo la noche que finaliza toda esta murga.
Aparentemente el Ejecutivo y Legislativo están de acuerdo en llegar mediante todos los medios a las elecciones del 2021, claro que,  este camino no será nada tranquilo, porque ambos protegen los intereses foráneos, la depredación, el no pago de impuestos de esas grandes mineras, las AFP que siguen "robando" parte de los sueldos de los millones de trabajadores peruanos, los servicios públicos que están en una situación deplorable.  Estos grupos que dominan el legislativo y ejecutivo defienden esta especie de hoja de ruta y son los principales causantes de estos periodos de inestabilidad que sufre cada cierto tiempo  nuestro país.
Los peruanos deberíamos tener el bienestar de los suizos con toda la riqueza que se explota en nuestro país y que no beneficia a las mayorías, salvo a esos pocos grandes "inversionistas" y oligarcas. Es esta política que incentiva la inequidad y la corrupción la que impide que los peruanos alcancemos ese bienestar y desarrollo general que por dignidad merecemos.
Después de esta Cuestión de Confianza solo queda incertidumbre hacia el futuro, y se cumple las directrices nada halagüeñas impuestas para estos territorios.
La única esperanza es que  somos un pueblo  milenario y creemos que en algún lugar del país deben estar surgiendo aquellos patriotas que seguramente acabaran con todas estas injusticias, ya que la esperanza es lo único que se pierde.


sábado, 25 de mayo de 2019

Golpe a Chile



Lo estaban haciendo muy bien, es que tienen una historia plagada de victorias  y gobernantes certeros y lucidos, que la enseñanza de esa historia, tenía que ser obligatoria para cualquier ser humano que quiere hacer crecer su autoestima, y  construir un estado unido, porque contienen sucesos junto con personajes que harían a cualquier joven imbuirse de patriotismo y amor propio, es decir, hacer crecer ese sentido de pertenencia hacia su país, sí, ese nacionalismo que reniega la decadencia mercenaria y la doctrina puta de Mario Vargas Llosa.
Si hablamos de lo más cercano a Estado nación que tenemos en estos extensos  territorios en litigio llamado Latinoamérica, Chile, ha sido y es el referente. En épocas decimonónicas, mientras aquí, se construían ferrocarriles siguiendo el mandato de los inversionistas británicos, en ese entonces,  los vecinos del sur boliviano, tendían sus rieles de acuerdo a la visión e intereses de su propio país al  interconectar sus futuros núcleos de cohesión. Ahora esa historia chilena no podrá ser conocida por  sus  propios estudiantes.
Hace algunas horas esta noticia pasó casi desapercibida en los medios chilenos, como ocurre siempre con este tipo de atentados, tan silenciosos como la caída de aquellas bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.
Ayer, el Consejo Nacional de Educación  de Chile aprobó  la modificación de su currículum, esto significa  que a partir de 2020, se implementará la paulatina eliminación de  la asignatura de Historia dentro de su currícula porque ya no será obligatoria.
Esta noticia es preocupante porque sabemos que, como las AFP, y tantos otros males que  han infectado al Perú, nuestros gobernantes locales, tienen la disminuida costumbre de imitar  a los chilenos para  luego implementarlo en estas tierras,  imponiéndonos a los peruanos. Estos experimentos con el tiempo terminan siendo perjudiciales para la mayoría de compatriotas.  
Es obvio predecir que aplicar estas malsanas reformas educativas sólo crearán generaciones  de humanos que desconocerán todos aquellos hechos históricos cuyo aprendizaje les hubieran servido para formarles desde jóvenes ese sentido de pertenencia tan necesarios y  que les servirían para identificarse como parte integrante de su país, en su lugar, unos tecnócratas, que en realidad son mercenarios de pacotilla, están reemplazándolo  con el burdo  y caduco argumento "globalizador", que al final solo significa instruir a los pobladores de los “patios traseros” como supuestos “tolerantes” y “globalizados” acabando como estólidos conniventes con el dominio exterior no solo económico sino sobre todo cultural.
El chileno tiene pocas herramientas culturales como para hacerle frente, al final, será engullido, pero, lo preocupante, y es el objetivo central de este escrito, es que seguimos nosotros, los peruanos, descendientes de una cultura milenaria y aún desconocida en buena parte de nuestros compatriotas, quizás,  no tarde en aparecer algún burócrata mercenario que intente afirmar que la asignatura de Historia que aquí se denomina Ciencias Sociales no sea obligatoria, esto sería, en definitiva, como una segunda invasión genocida sobre nuestra cultura, sería en suma, una abierta declaración de guerra al mundo andino y los millones de seres humanos que aún creen que la globalización también significa el respeto hacia otras culturas y no la imposición de una sola.
Porque las grandes potencias en acenso son países nacionalistas y crecen gracias a su capitalismo estatal y se defienden con sus ejércitos patriotas como Roma en los inicios de su poderío, mientras tanto,  los que ahora están en decadencia son los estados dominados por sus oligarcas, y son  amenazantes con sus ejércitos plagados de mercenarios, como también en su momento lo hizo Cartago.
Y solo la memoria histórica, solamente esa historia que en Chile hoy la están destruyendo y que en el Perú está en proceso de desaparición,  nos dirá quién saldrá ganador en este enfrentamiento. Esa es la importancia de esta historia que unos hijos de puta  nos quieren quitar a los latinoamericanos. La guerra está declarada hacia la memoria, hacia la historia del ser humano y que desde Heródoto su obligatoriedad de estudio se ha respetado. Se trata de una guerra de sobrevivencia cultural, una guerra sin sangre pero aniquiladora de mentes.


sábado, 18 de mayo de 2019

El grito del cañí



Esta campaña disociadora e insultante de los medios televisados en contra de nuestros compatriotas no acaba porque ahora a los canales privados aglutinados en la denominada prensa basura,  también se ha unido  TV PERÚ, porque vemos que algunos de sus noticieros y  programas culturales siguen con esa costumbre anacrónica exageradamente hispanófila  cuando dan publicidad a un intrascendente aventurero supuesto descendiente de Francisco Pizarro, que ya, de por sí, no guarda ninguna importancia, y hasta cuando contratan bonaerenses o peninsulares  en lugar de periodistas locales.
Gracias a los prejuicios y estereotipos de los directivos del canal del estado y pagados con los impuestos de los propios contribuyentes peruanos, no meremos, escuchar y observar a comunicadores con nuestros propios acentos y rostros.
Latina, ATV, América TV, son los principales enemigos de la autoestima del peruano común y corriente, porque con su programación todos los días  de forma subliminal golpea duro al amor propio y despersonaliza sistemáticamente a nuestros conciudadanos cuando les  ponen  acentos foráneos o prohibiéndoles exponer sus rostros andinos triunfadores, en su lugar, nos muestran como delincuentes o salvajes.
Dentro del mensaje también está, en aceptar los constantes insultos como: “indio”, “marginal”, “sucio” ,“tercermundista”, etc.,  y todos venidos desde alguien con acento extranjero mayormente español.
De nada sirvieron estos años de supuesta independencia  de España porque todavía los peruanos seguimos recibiendo ofensas de parte de estos individuos venidos de la península ibérica en connivencia con los grupos elitistas apátridas que manejan dichos medios.
Es que esto no es producto de la casualidad, sino que está muy bien planificado.
Los poderosos que mantienen este establishment tienen a los medios locales como sus parlantes abiertos listos para atacar a toda la población, es como ocurre en Corea del norte, allá, desde los primeros rayos de sol, la población está sometida a himnos , canticos, oraciones, poemas dirigidos a Kim Jong-un, cada minuto, cada hora, toda la población escucha que debe amar a Kim Jong-un, y al final del día, no solo termina amando a  Kim Jong-un, sino, también  a su opresor régimen.
Aquí sucede algo parecido, desde la mañana se escucha un mensaje, pero no para despertar sentimientos a algún dictador,  sino,  con el objetivo de hacer sentir mal a muchos, “bajar el ánimo” a un país entero, con esos titulares, con esas letras de las canciones, con los insultos de sus personajes mediáticos, que les susurran a los oídos de los peruanos que es un “indio marginal”, y que no debe juntarse con sus congéneres, que no debe aceptar su etnia quechua y que debe sentir vergüenza del solo hecho de identificarse con su verdadera cultura que es milenaria,  conminándoles  a aceptar inermes, sumisos y agachados el insulto del extranjero, sobre todo, si este tiene acento ibérico, porque, es su superior, así que,  es el modelo a imitar, sobre todo cuando se trata de insultar a tus propios compatriotas utilizando los mismos adjetivos y al final del día esos millones de escuchadores serán aquiescentes con el expolio, con el no pago  de impuestos de parte de las mineras y sobre todo de Telefónica de España.
Y esto es a diario y lo realizan todos los medios de comunicación o  la mayoría de ellos.
Sin lugar a dudas, uno de los grandes enemigos de la autoestima de nuestros compatriotas son estos medios de comunicación que, paradógicamente, funcionan desde su propio país; y en esta época, un buen gobernante peruano será aquel que logre detenerlos en su malsana tarea de continuar dañando  el aspecto emocional de un  país entero.

miércoles, 15 de mayo de 2019

¿Cuánto tiempo se quedarán los venezolanos en el Perú?



Ahora sí están por todos lados, y la gran mayoría de ellos quejándose de su situación en el Perú, mientras tanto,  este país sigue compartiendo con ellos sus escasos empleos  y los pocos recursos que cuentan, y que, igualmente, necesitan un buen sector de compatriotas, porque, recordemos, que nuestro país, antes de la llegada de los venezolanos ya disponía con más de 30% de pobres y un galopante subempleo.
Una economía débil como la nuestra limitada a la exportación de minerales históricamente baratos tiene que hacerse cargo de aproximadamente un millón de venezolanos, sin ninguna o poca ayuda exterior  de parte de los verdaderos causantes de este éxodo, y que, según los cables, es consecuencia del pésimo manejo de la economía del régimen de Maduro y del brutal bloqueo económico estadounidense.
Muchos de los venezolanos estacionados aquí, cuando se les entrevista, se les nota, que aun guardan la esperanza de retornar pronto a su país,  creen que su estadía en estos territorios andinos será por  corto tiempo  y los funcionarios gobiernistas  junto con la  prensa también maneja los mismos  argumentos, que la presencia de estos paisanos de Bolívar será  pasajero, incluso, aquellos que están cansados de ellos así  lo creen.
Pero analizando la escena internacional, las capacidades reales de los beligerantes y el discurso de los implicados, etc., nos dan otra visión de este problema  y nos dicen que los venezolanos estarán aquí por un buen tiempo, casi, como los años que llevan los exiliados cubanos radicando en los EEUU.
-¿Y por qué creemos que será así?
- Por estas razones:
Primero: el régimen de Maduro o “chavismo” como aquí lo conocemos, permanecerá casi como subsiste  el régimen cubano que ya lleva más de cinco décadas de existencia.
Segundo: el actual régimen venezolano se sustenta militarmente por Rusia y económicamente por China.
Tercero: la eficiente reinversión rusa de aquellos jugosos recursos producidos por el “boom” petrolero de principios de la década del 2000 se utilizaron en la modernización de su enorme engranaje militar regresándolo  de nuevo a la posición de superpotencia, así que, ya no volveremos a ver campañas como Kosovo, Serbia, Libia, en donde la OTAN se manejó al libre albedrío; el punto de inflexión fue la campaña de Georgia de 2008, y Siria fue la consolidación del nuevo poder ruso, como significó en su época Cavite y Santiago de Cuba en 1898 para EEUU y Puerto Arturo en 1905 para el Japón.
Cuarto: Venezuela no es un caso aislado en el mundo, porque forma parte de un todo, en donde, Rusia  busca regresar a su posición geopolítica que tuvo con la ex URSS y dentro de ello está recuperar los territorios en Europa Oriental ocupados por la OTAN; claro qué, aún no está en la capacidad demográfica de hacer frente a los retos que se le van a presentar en los siguientes años, así que, mientras no logre recuperar sus 200 millones de habitantes que están en Ucrania y los países bálticos, seguirá en desventaja con los Estados Unidos y China.
Quinto: Si en la pasada Guerra Fría del siglo XX  tener a Cuba dentro de la esfera soviética fue muy importante, hoy, con el contexto internacional actual, contar con un país sudamericano como aliado es de enorme valor geopolítico para Rusia y no lo dejará así fácilmente.
Sexto: La última intentona de Guaidó por hacerse con el poder fue un completo fracaso, así que por el momento no veremos en Venezuela alguna Primavera árabe, un Maidán, ni una que otra marcha anti brasileña como las que se produjeron previo al mundial 2014.
Séptimo: En la última entrevista entre el secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo y el presidente de Rusia Vladímir Putin  en el balneario de Sochi, dejaron la cosas de Venezuela como al inicio, o sea, como están congeladas  hace ya casi setenta años el problema de las dos Coreas.
Es por estas razones que la presencia de los venezolanos en el Perú será por una estancia muy prolongada, y si es así, seguramente con el tiempo  se irán mezclando con la población peruana  y en una generación o quizás en dos, estarán completamente asimilados.
Así que, si vez, algún venezolano cerca, ya sabes que,  con ellos será mejor que busques  mecanismos positivos de convivencia, y si eres uno de ellos, no te quedará otra que sumir esta realidad y adaptarte a tu nuevo país.  

domingo, 12 de mayo de 2019

Casta agusanada


Las mismas familias, los mismos círculos sociales, los mismos nombres se suceden uno tras otro cuando se trata de identificar quiénes dominan las distintas tientas políticas o quiénes  se reparten los escaños del Congreso, de la alcaldía de la ciudad más importante, o hacen de opositores y también  de gobiernistas.
Pareciera que en estas familias “aristocráticas” eligen dentro de sus vástagos aquellos que cuentan con ciertas personalidades y habilidades para “infiltrarlos” dentro de las distintas hordas mercenarias que aquí están inscritas  como agrupaciones políticas, para asumir en ellas la férrea defensa de sus privilegios en esta especie de huerta postergada.
Si Pablito tiene personalidad bonachona y tolerante con la empleada y las mascotas, seguramente, lo harán ingresar a alguna agrupación de izquierda como “topos” que vociferarán ese libreto progresista y social con ese limitado estribillo digitado que se resume a que el homosexual pueda casarse o no, pero su principal lucha será siempre  jugar  “bajo la mesa” el mantenimiento de toda esta inequidad y sistemas de castas que se sigue manteniendo en el Perú.
Si uno de los hijos es muy religioso, algo degeneradito, racista y ruin,  seguro que el padre lo empadronará en alguna cofradía fujimorista, de Acción Popular, PPC, o quizás en una tribu independiente de color morado.
Este tipo de pendeja repartija no tendría nada de malo, si es que estos grupos no serían tan torpes o miserables.
Es que el problema está en que este estrato social que domina el Perú desde el inicio de la república, está degradado, está corrompido hasta el tuétano, y ya son tantas las generaciones que viven de esta forma que cualquier eugenesia sobre ellos es por ahora  imposible, por eso es muy difícil que cambien toda esta podredumbre que dicho sea de paso difunden gracias a sus influencias a la hora de gobernar esta comarca.
Los Belaunde, los Diez Canseco, los Villarán, los Terry, los Gonzales Posada, Los Lets, etc. en decir, la lista es larga y sobre todo lúgubre.
La última de este oscuro linaje ha sido Susana Villarán, miembro de una de estas familias que describíamos y que los sociólogos e historiadores peruanos han escrito libros enteros que ahora están empolvados.
La izquierda está plagada de ellos y,  ni qué decir, la derecha y también los de centro. Es que estas dinastías están podridas de racismo y una anómala autoestima inflada por una supuesta superioridad, sin ningún sentimiento de pertenencia con este suelo milenario, crían felones y vende patrias, y son “barateros” con su propia tierra, claro está, hay contadas excepciones, que al final solo queda en eufemismos.
Son un riesgo para este país que quiere desarrollar.
Y el drama se agudiza cuando vemos que las clases medias los miran como ejemplos y los imitan, deseando estar junto a ellos y hasta quieren llevar sus apellidos, ir a sus mismos clubes,  arrastrando así a un enorme sector de nuestra sociedad.
Y el pueblo si se mantiene alejado y se instruye solo, seguro que se salvará de toda esta degradación.
No veo que con estas élites el país pueda desarrollar, a menos que yo esté hasta las orejas de alcohol, el futuro seguirá como ahora y como lo ha estado el siglo pasado.
Y todo esto es redundante porque  ya lo dijo a finales del siglo XIX  Gonzales  Prada.
Estos grupos están fermentados  en vicios muy alejados de la disciplina, eficiencia, cohesión, creatividad y autoestima inca y quechua.
Falta una completa renovación en la forma de pensamiento de toda esa élite que domina  la clase política peruana,  y esto no lo van a encontrar en un diplomado  en el extranjero, sino en la lectura de nuestra propia historia; mientras no ocurra esto, seguirá toda esta tragicomedia.
Estamos hablando de rescatar esos valores milenarios dentro de cada una de nuestras familias peruanas. Un pensamiento de solidaridad, de respeto al bien común, a la norma y al estado;  y un firme  desprecio a la corrupción que lleva a la degradación humana y a la extinción  de las sociedades.

Seguimos vivos

El mundo andino a retomado su territorio Casi quinientos años de dominio occidental no ha bastado Es que Wiracocha es más fuerte El gr...