lunes, 6 de agosto de 2018

La historia del tercermundista



Acaba de llegar a mis manos  el programa del VIII Congreso Nacional de Historia del Perú y lo mínimo que me queda es indignarme.
Vaya tercermundismo. La historia peruana desde la óptica de estos historiadores, de esos profesionales que deberían investigarla y narrarla como lo que es, así de milenaria y transcendental, eso no ocurre; porque patéticamente este tipo de eventos terminan  siendo un acto mediocre, trivial, burocrático y paralizado en el tiempo como si estuviésemos en la década de los años sesenta del pasado siglo XX.
Ese Perú fermentado y rezagado está dando  sus propios historiadores que  ya no investigan, solo se  conforman con tratar temas rebuscados ya escritos, lo que se viene diciendo los últimos doscientos años sobre historia de estos territorios caídos en desgracia  y  abandono.  
Para los culpables de la elaboración del programa de este evento, para  ese comité organizador, nunca hubo arte, nunca hubo arquitectura, nunca hubo metalúrgica, nunca hubo sistematización del conocimiento, nunca hubo ciencia antes del desembarco del primer español en Tumbes en 1532.
Para estos ratones de biblioteca de libros coloniales y republicamos mohosos parcializados con esa difamación constante que intenta ocultar a los peruanos su verdadera valía, nunca existo Caral hoy foco de civilización en el planeta y el Capac ñan. La crema y nata de los historiadores de este país han sesgado miles de años de historia peruana  reduciéndolo a la antigüedad de Uruguay o Argentina.  
No  hay futuro si no hay evolución mientras  no se difunda la historia real, no hay memoria histórica sana  si los futuros historiadores están a este nivel  de  desconocimiento.
Ante semejante realidad, cuándo el peruano se enterará que forma parte de una cultura milenaria tan notable.  
Tercermundismo puro, relajo, aculturación, prejuicios, incultura, subdesarrollo con su típica burocracia ociosa y boba,  todo estos ingredientes  deben estar detrás de los que eligieron los temas a disertar en este congreso de historiadores y que los hacen ver como serios destructores  de la verdadera historia peruana, de esa que es  antiquísima y es aún desconocida para la gran mayoría de peruanos.
Es una vergüenza este subdesarrollo intelectual que se vive. Mientras este tipo de congresos en Moscú o Londres tratan sobre los últimos descubrimientos en cuanto a la investigación histórica de sus respectivos países, aquí lo reducen a la juerga de la ineptitud. Acaso será el alimento, serán  los genes. Por qué entonces  tenemos que actuar de esta manera. Estaremos tan degradados que ni siquiera nos damos cuenta de nuestro estado.   
Y todavía este bodrio subsahariano se realiza aquí cerca en Arequipa.
Hay que ser bien tercermundista !!!!!.

No hay comentarios:

Imbecillus

Desde que aparecieron en el Perú, aunque pasen   los siglos, este tipo de gente se recicla y permanece. Son huachafos y degradados, c...