viernes, 13 de julio de 2018

¡Nuevas Elecciones Generales…por favor!



La señora K, los audios del juez Hinostroza  y la consecuente renuncia del ministro de justicia Salvador Heresi, son una seguidilla de malas noticias que nos dicen que este régimen improvisado puesto y sostenido por un congreso con mayoría fujimorista no da más.
Por más que lo remienden por todos lados va de tumbo en tumbo, y en esa caótica situación se atreven a afirmar que realizarán reformas en los poderes del estado cuando a todas luces vemos que no están en la capacidad de llevar a cabo  alguna mejora que sea sustentable en el tiempo porque simplemente carecen de representatividad.
Estamos conscientes de que el poder político ahora lo detenta el fujimorismo, con malas artes pero es la realidad, son los que verdaderamente gobiernan hoy por hoy.
El actual presidente Martín Vizcarra por más buena intención que tenga  –que lo dudamos-  no está en la capacidad, ni él ni su equipo, para cambiar esta deprimente  situación, porque como ya lo explicamos antes carecen de lo principal.
Obviamente los protagonistas de esta murga tienen sus visas y sus pasajes y la bolsa de viaje suficiente como para agarrar las maletas y huir de todo este mogollón cuando sea necesario, dejándonos el “muerto”  a nosotros el pueblo.
Por eso tenemos el derecho de dar nuestra opinión.
La democracia,  sí,  aquella que nació con grandes expectativas después de los “Vladivideos”, ese país limpio que se pensaba construir después de tanta mugre “ponja” hoy  ha fracasado porque en estos momentos adolece de los mismos problemas que dejó esa dictadura, ahora sus métodos son de uso común y  no se tiene vergüenza de aplicarlos.
La libertad de prensa que aún parece que existe es el delgado hilo que nos harían suponer que seguimos viviendo en una democracia, con la particularidad, que visto desde el sofá,  el poder lo detentan las maneras fujimorista.
Desde esta humilde ventana vemos que la única solución es convocar a nuevas Elecciones Generales lo más pronto posible.  Es lo que debió suceder después de la renuncia de PPK y es lo que hubiera ocurrido si las élites de esta comarca tendrían la civilización y las formas democráticas que poseen esos mismos grupos en otras latitudes, pero aquí son testarudos porque amamantaron otra leche que nos están llevando a estos extremos.
Les falta lucidez y sensatez, que también les fue escaso durante  la bonanza falaz del guano,  de la harina de pescado y en estos años que ya pasaron del denominado “boom” minero.
Tengo sentido de pertenencia con estos territorios porque mis genes estuvieron aquí desde hace miles de años y creo que la democracia como forma de gobierno debe mantenerse.
El actual presidente de la república tiene la tarea de buscar esos mecanismos democráticos para convocar a nuevas Elecciones Generales si es que le interesa el país y su tranquilidad, y sobre todo, si entiende de la importancia de mantener esta democracia,  tomada –estamos seguros- momentáneamente,  por los fujimoristas. Y si no lo hace,  quedaría flotando en la atmosfera la suposición de que él, Cipriani  y los fujimoristas cavilaron  para sacar del poder a PPK.   

No hay comentarios:

El alcalde de la prensa basura

Lima es una ciudad sin identidad con habitantes disgregados, condenados a sus desechos, al caos y la violencia. Sus elites se odian ...