jueves, 12 de abril de 2018

La falsa bandera del Tahuantinsuyo


Cuando tuve la oportunidad de estar en el Cusco, logré olfatear  lo suficiente  la ciudad y sus habitantes para notar algo paradójico y hasta  extraño. Inexplicablemente,  gran parte de los cusqueños sentían una enorme vergüenza cuando lo identificaban  con un indígena,  despreciaban no solo los apellidos de origen andino sino  hasta el mismo hecho de hablar el idioma quechua;  preferían que los vean como mestizos antes que  indios  y  hasta algunos llegaban en sus delirios fatuos  a afirmar  que son  los descendientes lejanos de algún cura hispano.
Resultaba incoherente, nacer en la ciudad que fundaron los incas y no sentirte alagado u orgulloso cuando te relacionan con  lo quechua  con lo  indígena  o amerindio.
Ese miedo a muchos los convertirá con el tiempo en serios enemigos de todo lo andino,  y es justamente por estas razones que de los Andes casi siempre surgen los mayores racistas (un ejemplo es Alan García, descendiente de cusqueños y a la vez uno de los que más destacan  en desacreditar a Cahuide o  Manco Inca), como él también muchos pobladores pero esta vez  nacidos en ciudades andinas como el Cusco, Puno y tantas otras caen en lo mismo.
Pero, allá ellos con sus infiernos. Lo que me preocupa es que de esas atmósferas inhibidas  salen gentes rencorosas  hacia  todo lo indio; muchos de ellos llegan a  ocupar un cargo público destacado y desde ahí  se dedican a dañar  nuestra cultura milenaria,  censurando, denigrando y minando cualquier intento de rescatarla del abandono de parte del estado.
La historia del Perú precolombino, y más aún,  la etapa del Tahuantinsuyo,  está en proceso de descubrimiento;  por esta razón todavía falta demasiado por develar. Muchas veces lo que se sabe de ese grandioso imperio por ejemplo se limita a lo que dice la prensa que en lugar de informar seriamente confunde al destinatario.
Hace algunos años, se inició desde la ciudad del Cusco una bola de mentiras  que ha ido creciendo con el correr del tiempo. Un día apareció de pronto una bandera con los colores del arcoíris y de un momento a otro afirmaron que era el verdadero estandarte del Imperio de Incas. Tamaño error que se ha ido difundiendo equivocadamente por todo el país.
Importantes y reputados estudiosos lo han afirmado: esa banderola  multicolor que se asemeja al arcoíris NO ES EL VERDADERO ESTANDARTE DEL TAHUANTINSUYO.
¿Pero cuándo se dio origen a semejante disparate?  
Este craso error se inició  en la misma ciudad del Cusco hace ya varias décadas, cuándo una radio llamada “Tahuantinsuyo” se identificó con esa conocida banderola  multicolor parecida al arcoíris; tanto les gustó  a los cusqueños esa banderín que con el tiempo no solo identificaron con ella a esa radioemisora sino también a la ciudad y hasta al mismo imperio de los incas.
Con  los años esta confusión se ha ido propagando por el resto del territorio peruano y hoy se cree erróneamente que esa bandera multicolor que se asemeja al arcoíris fue el verdadero estandarte de los incas.
Si tuvieron o no un estandarte los incas a ciencia cierta aun no lo sabemos; pero, de lo que sí estamos seguros, es que esa conocida y muy difundida bandera multicolor que se asemeja al arcoíris de ningún modo lo fue.

martes, 10 de abril de 2018

El Señor de los océanos


                                    

Mientras los enormes  portaaviones de los Estados Unidos dominan la superficie de los océanos, debajo de ellos, sigilosamente,  una amenaza silenciosa  los observa sin  que nadie lo advierta; es el submarino más grande del mundo, es  ruso y lleva el nombre de Dmitriy Donskoy.
El Dmitriy Donskoy (TK-208) es un submarino de misiles balísticos nucleares de la Armada rusa , designado como clase del Proyecto 941 Akula ( nombre de la OTAN con el nombre Typhoon ). Con el desmantelamiento y el desguace de sus barcos hermanos Typhoon (TK-202, TK-13, Simbirsk, Arkhangelsk, Severstal y TK-210), es el submarino más grande del mundo en servicio activo.
El número de casco TK-208 fue el buque líder de la tercera generación del proyecto soviético Clase 941 Akula ( nombre de la OTAN que informa Typhoon ) de submarinos de misiles balísticos . Fue colocada en el astillero Sevmash , Tsekh No. 55, en Severodvinsk el 30 de junio de 1976 y se lanzó en septiembre de 1980. Con 175 metros de longitud, se convirtió en el submarino más grande del mundo, un récord junto con otros submarinos Typhoon.
En 1990, ingresó al dique seco de Severodvinsk para realizar mejoras y reparaciones. Debido a problemas tanto económicos como tecnológicos, la finalización fue severamente pospuesta. En 2000, el trabajo en el submarino se intensificó.
En junio de 2002, ahora sirviendo en la Armada rusa, TK-208 finalmente abandonó el dique seco de Severodvinsk. Después de 12 años de revisión y modificaciones, ahora había recibido el nombre Dmitriy Donskoy , llamado así por el gran duque de Moscú Dmitry Donskoy (1359-1389), el reputado fundador de Moscú. Los veinte lanzadores de los misiles R-39 que originalmente transportaba fueron reemplazados por lanzadores para el misil balístico lanzado más avanzado hasta la fecha, el RSM-56 Bulava . A pesar de que fue construida como un submarino de tercera generación, el barco ahora se conoce como un submarino de cuarta generación debido a sus extensas modificaciones.
El primer lanzamiento de un misil Bulava fue llevado a cabo por Dmitriy Donskoy el 27 de septiembre de 2005. El buque salió a flote y disparó el misil desde un punto en el Mar Blanco . El 21 de diciembre de 2005, el nuevo sistema de misiles fue probado bajo el agua por primera vez. Golpeó con éxito un objetivo en el campo de pruebas de Kura en la península de Kamchatka .
El 9 de diciembre de 2009, Dmitriy Donskoy lanzó un misil Bulava. La tercera etapa del misil falló, y fue visible en Noruega haciendo una brillante espiral en el cielo.
El 7 de octubre de 2010, el submarino lanzó otro misil balístico Bulava desde el Mar Blanco . Los objetivos en el Campo de Pruebas Kura en el Extremo Oriente ruso fueron exitosos.
De los 6 de su tipo que se construyeron es el único que actualmente está en actividad y esperemos que siga así por un buen tiempo.

martes, 3 de abril de 2018

El segundo autogolpe


A pesar de los intentos de  cubrir el acto de juramentación del nuevo gabinete de Vizcarra con un velo  de transparencia y limpieza, lo que más destacaba  por las pantallas era un desfile frívolo de un  grupo  cerrado y alejado de lo que exige el pueblo y se respira en las calles.
El oprobioso continuismo,  nos han estrujado en el rostro de los peruanos,  lo que venga después seguramente  estará teñido de represión y violencia porque los rostros del reciente gabinete así nos aseguran.
Estamos a pocas horas del cinco de abril una fecha que hoy como nunca antes tiene enorme vigencia porque nos recuerda  que la corrupción, la tiranía y la injusticia continúan en el país ahora con nuevas formas y fondos.
La constitución 1993 fue hecha por y para una dictadura  y hoy somos testigos de cómo lo han venido utilizando  atentando contra los principios democráticos y los intereses de las grandes mayorías.
Ese cinco de abril de 1992 se rompió con el Estado de derecho y se dio inicio a la tiranía fujimorista que ha dominado la vida de nuestro país milenario todos estos años, teniendo del cuello a esta neonata democracia que más temprano que tarde tenía que ser engullida.
Después de ver el desarrollo de los acontecimientos podemos extraer que PPK nunca fue una verdadera oposición a Keiko Fujimori, el viejito bonachón jamás tuvo la intención de oponerse al fujimorismo y su ideología tirana, expoliadora y de inequidad  y lo demostró dejando todo expedito para que el legislativo dominado por fujimoristas den las normas precisas para absorber  al ejecutivo.
Con la juramentación de este nuevo gabinete nos han demostrado que toda esta murga no ha sido una transición democrática sino más bien el nacimiento de  una nueva forma de tiranía y ya lo venían denunciando varios analistas políticos;  ha sido una especie de segundo  autogolpe en el que el fujimorismo ha sido otra vez el mayor beneficiado.
Ese cinco de abril de 1992 Alberto Fujimori inauguró un régimen tirano “sui generis” en el mundo  que hasta el mismo Boris Yeltsin en Rusia lo quiso imitar  y, hoy en el Perú,  con la forma como se han sucedido los hechos ha ocurrido algo parecido; el fujimorismo, amparándose en  una constitución promulgada en la época de aquella dictadura parió una ley electoral que ha hecho posible un congreso fujimorista y hoy tienen un presidente y gabinete que hace y dice como otro fujimorista más.
La democracia se sustenta sobre tres pilares, tres poderes del estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) cada uno autónomo del otro; y desde el momento que el legislativo influye de la forma como hoy lo está haciendo sobre el ejecutivo, son muestras claras que la democracia a fenecido y en su lugar ha irrumpido un régimen dictatorial, atípico, sí; madurado dentro del cuerpo de una democracia, sí; y al final se hizo de él como ese alienígena de las películas de ficción.
Hoy el nuevo presidente que ha sucedido a PPK y su nuevo gabinete han elegido el continuismo y una hoja de ruta  de un gobierno fujimorista, dando la espalda a lo que el pueblo decidió en las urnas en las ultimas elecciones generales.
La democracia como la conocemos ha muerto y lo que hoy vemos es un régimen distinto pero al final arbitrario;  quizás comparado con el PRI mejicano de hace algunos años, no lo sabemos. Lo que venga después es un  predecible guión, uno al cual nos tiene acostumbrado  este tipo de primitivas autocracias bananeras.
Solo de esta forma el fujimorismo podía haber regresado  al poder  porque eligiendo el camino de  las urnas hubiera significado otra nueva derrota.