domingo, 4 de febrero de 2018

PPK y el consejo del Rex

El  muro que está construyendo Donald Trump en su frontera con México, para uno que ha nacido y vive aún a los, 16° latitud sur del continente americano, ha sido una ofensa a la sana convivencia y el respeto mutuo entre la superpotencia y los países que se sitúan desde el sur del rio Grande hasta la Tierra del fuego.
Esto será lo que siempre ha sido o consecuencia de una rápida y agresiva  decadencia. Lo que sea, es esa institucionalidad lograda en el país norteamericano la que  nos hace ver lo que solo es Trump, un ave de paso en la historia de los Estados Unidos de Norteamérica.
Los valores que han hecho grande ese país son los lazos que nos acercan, la democracia por ejemplo. Las libertades de los ciudadanos, la libertad de expresión, siempre constituirán aquellos puntos para un dialogo permanente y viable. A pesar de todo esto, está claro que ese régimen recién  comienza así que los exabruptos habrán  que sopórtalo no solamente los latinoamericanos sino que buena parte de sus conciudadanos y el mundo.
A propósito de esto el Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, por estos días visitará  nuestro país que en las últimas dos décadas se ha constituido en uno de sus principales aliados en el hemisferio. El tema venezolano parece que se ha apropiado con la agenda, pero eso no quita la importancia que tiene la presente crisis política a la que nos ha llevado PPK el actual mandatario peruano.
Creemos que el Perú no es un “país de mierda” aunque algunos por aquí intenten con gran esfuerzo dar esa impresión.
Los peruanos somos parte de una cultura milenaria y merecemos respeto, son miles de años de existencia, producimos y somos inteligentes. No en vano durante  estos miles de años hemos creado estados tan ejemplares en organización y creatividad como los incas.
Creemos también que nos hemos dado cuenta de la importancia del orden y que dentro de ello la democracia y su estabilidad son factores que contribuirán en el objetivo de alcanzar ese desarrollo. El problema está en los gobernantes que tenemos, gran parte de ellos aprovechados que no tienen el menor respeto por la población sobre todo cuando no cumplen con la palabra empeñada; son los típicos  “piolas” sudacas, risibles personajes pero nefastos  para el sostenimiento de la democracia ya que la burla constante a la población hace que este pueblo considere que el sistema es inútil y que no difiere de cualquier otra tiranía bananera.
Las erradas acciones de Pedro Pablo Kuczynski y ahora sus posibles vínculos con Odebrecht hacen insostenible su presencia en el cargo de Presidente de la República, es más, su poca representatividad constituyen hoy un amenaza para la estabilidad de este frágil sistema democrático; así que, esperemos que por estos días le den un buen consejo por el bien de la gobernabilidad democrática en este país andino y que dé un paso al costado  convocando a nuevas elecciones en el plazo más corto, con el loable fin de continuar con este sistema democrático, el estado de derecho y,  sus valores legados por Jefferson y Rousseau. 

No hay comentarios:

Tren al sur

“No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”. Esta debería ser la frase para resumir la historia ferrocarrilera en el Perú. Los ferr...