viernes, 23 de febrero de 2018

UGEL Arequipa norte y la fiesta del corrupto

No podemos apartarnos de esto, es que por el número de denuncias que hemos escuchado parece que el  problema se hubiera vuelto incontrolable y esto nos obliga a difundirlo. Es por estas razones que otra vez insistamos con los temas educativos referentes  en esta ocasión  al funcionamiento de las denominadas UGEL  (Unidad de Gestión Educativa Local).
En este proceso de corrupción generalizada que parece se estuviera difundiendo en algunas instituciones del estado, el sector educativo se ha convertido -quien diría- en el lugar preciso, en el caldo de cultivo,  para el libre accionar de aquellos rufianes que actúan de las peores maneras para salirse de la norma o aprovecharse de ella y hacer de las suyas, claro con maneras ilícitas y corruptas, convirtiendo a los colegios públicos y las UGEL en nidos de baraterías y sobornos, según nos cuentan.
Para nadie es un secreto el abandono que sufre el sector educativo por parte de los distintos presidentes  en  sus políticas de gobierno,  por estas razones el sector educativo  está a merced de los pendejos burócratas para hacer de las suyas en esta especie de mercadillo informal en donde las plazas para contrato de docentes se ofertan al mejor postor.
Ahora que los magros sueldos del profesorado estatal han sufrido un leve aumento, en esta jungla de subempleo y esclavismo esos magros sueldos son la panacea para el  hambriento profesor contratado.
Las UGEL (creación  fujimorista, dicho sea de paso), según cuentan las denuncias,  se han convertido en verdaderos templos de la corrupción.  Han logrado cierta autonomía lo cual aprovechan sus directivos para convertirlos en verdaderos feudos de ineficientes  burócratas bolcheviques que  con sus malas  artes esconden plazas o en su defecto lo entregan a quien  pague más, ayudados por sus pequeños terratenientes feudales que en este caso son los directores de las instituciones educativas públicas que se han convertido en pequeños tiranos en sus respectivos colegios o escuelas estatales.
Solo ha bastado este pequeño aumento a los sueldos de los docentes contratados para que los directores y sus UGEL se apropien de las  plazas y hagan con ellas lo que les venga en  gana, y claro, todo para buscar el enriquecimiento ilícito  a costa ellas.
Como consecuencia de esto el proceso de contratación se realiza de forma lenta y no por el proceso burocrático en sí, sino por los acuerdos bajo la mesa de estos truhanes.  
El resultado de todo esto es que los  estudiantes sufren la faltan de docentes  por culpa de estos burócratas corruptos que  escondieron esas plazas de contratado para sus negociados.
Esta novela deprimente de cómo actúan estas denominadas  UGEL, en este caso,  la UGEL Arequipa-norte,  llegó a nuestros oídos y ahora lo denunciamos.
Creemos que  es inútil ya que el cochambre es enorme y casi insalvable,  pero de algo servirá.
Cabe recordar que Corea del Sur para llegar al desarrollo que ha alcanzado, antes tuvo que mejorar su educación con medidas serias: primero alejó el desorden y la corrupción del sector educativo, luego creó objetivos coherentes  para que sirvieran realmente en la educación de los futuros ciudadanos de un país  que aspira al desarrollo. 

domingo, 18 de febrero de 2018

El gabinete de la mediocridad

Júzguelo usted por entero.
La información más utilizada sobre el fenotipo para la población nacional corresponde a la «CIA» en su documento: «The world factbook», donde consignan los grupos (raciales) para el Perú de la siguiente manera: Indígenas 45%, mestizos 37%, caucásicos 15%, otros 3%.
Observando los rostros de cada uno de los profesionales que integran el actual gabinete del presidente Pedro Pablo Kuczynski se nota que pertenecen al grupo de los denominados caucásicos o sea  a ese 15% de la población del Perú.  Salvo una que otra excepción,  esta,  casi  homogeneidad “blanca” en un gabinete peruano  no se veía desde los tiempos de la República Aristocrática a comienzos del pasado siglo XX.
Esto quiere decir que dentro de todo ese universo de profesionales, intelectuales y demás gente que con sus estudios y experiencia pudiera aportar positivamente para el desarrollo de nuestro país y que seguramente lo conforman personas de diferentes colores y rostros, para la visión de los que nos gobiernan, de todo ese ejercito de gente diversa y valiosa parece que solo merecen ser convocados aquellos que tengan características faciales de ese reducido15%.  De los treinta millones de peruanos que somos, necesitan únicamente  4,5 millones.  
Sería una deprimente realidad que PPK  gobierne con esa visión sesgada y anacrónica y que nos retrocedería cien años en el pasado. Un grave lastre.  
Seguramente ahí encontraremos las razones de las flaquezas de este régimen y el origen de las torpezas e inhibiciones porque simplemente no estarían los mejores.   
A Pedro Pablo Kuczynski  parece que le ha quedado enorme  el cargo que te obliga la banda presidencial. Su poca lucidez política le estaría pasando factura  a él y a sus asesores que no logran simular las principales vulnerabilidades de un régimen aquiescente con la idea de un país en  proceso de “mexicanización”.  Con el perdón a los mexicanos.
Como si fuera una improvisada gestión que posee la filosofía y la  visión que dejó en Centroamérica el filibustero Walker subestimándonos  como a una pusilánime  republiqueta  bananera poblada por barbaros fáciles de burlar y tenernos cinco años en “piloto automático”.
A estas alturas es necesario hacer un réquiem anticipado a este nefasto  interregno.
Para la próxima vez, necesitamos presidentes con mente más abierta que  gobierne sin estereotipos ni prejuicios, uno que se aleje de la ambición ciega de un trapero y  que posea  notorios  valores democráticos de tolerancia e inclusión y no lo que estamos viendo con el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski,  que deja tristemente una  atmosfera  racista y excluyente.  

jueves, 15 de febrero de 2018

Diez semejanzas entre PPK y Maduro

Primero: Tanto Maduro como PPK actualmente se declaran fervientes católicos aunque antes de ser gobernantes  no destacaban públicamente sus inclinaciones religiosas.
Segundo: Maduro  goza del rechazo de algo más de la mitad del total de la población venezolana; PPK solo cuenta con un 20% de apoyo de los peruanos.
Tercero: Maduro, mediante sus malas artes renovó su parlamento con gente allegada; PPK mintiendo a sus electores soltó a Alberto Fujimori, con esta acción se aseguró el apoyo de un legislativo de mayoría fujimorista.
Cuarto: Sobre Maduro pesa importantes acusaciones de corrupción igual que el actual presidente peruano con el caso Odebrecht.
Quinto: Dentro del árbol genealógico de ambos se pueden encontrar ancestros de origen judío.
Sexto: Ambos han sometido a sus respectivos países al mandato  de grandes potencias beligerantes; mientras que Maduro ha puesto a Venezuela en la órbita de China y Rusia,  PPK ha hecho lo mismo pero a la sombra de los EEUU.
Séptimo: Ambos no realizan grandes obras dentro de sus países que sirvan para el desarrollo. Nada de grandes infraestructuras.  Solo benefician a sus allegados políticos mientras el resto de la población sigue con el  peso del desempleo y los bajos sueldos.
Octavo: Ambos están minando la paz y la estabilidad de sus respectivos países con sus erradas acciones.
Noveno: Ambos regímenes han sido observados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.  
Décimo: PPK liberó a un acusado de genocidio y robo, Maduro ha hecho lo mismo en Venezuela. Ambas acciones han originado innumerables marchas y protestas en sus respectivos países. 

martes, 13 de febrero de 2018

Las arepas sospechosas

¿Qué será de la señora Betty? Una guapa iqueña que se marchó con toda su familia (esposo y tres hijos)  a la patria de Bolívar a finales de los años ochenta.  Vendieron todo hasta el Lada recién comprado.
Pedro Pablo Kuczynski lo vociferó por la TV, convirtiéndose en el más importante promotor  de la inmigración venezolana y los medios lo apoyan; admirable acción, sabiendo que durante los años setenta y ochenta más de 200,000 peruanos fueron a parar a ese país caribeño.
El chavismo nos resulta  ridículo como el arroz con mango del etnocacerismo,  las miradas al cielo de Chávez o cuando Maduro cuchichea con los pajaritos. Lo que  nos molesta es que nos tomen por cojudos al querernos vender “gato por liebre” con el problema venezolano.
A pesar que los medios locales todos los días hablan de la gravedad de la denominada “crisis venezolana”  dando a entender que la vida en ese país caribeño está peor que acá,  la familia de la señora Betty  ni los miles de peruanos  que por esos años enrumbaron  a  Venezuela aun no han regresado al Perú (yo me pregunto, cómo retornarían  si allá el estado les provee de tres millones de viviendas mientras aquí en la era PPK y su segundo fujimorismo para tener una casita  tienes que contar con al menos 100,000 dólares que son imposible de juntar si el sueldo promedio de un peruano llega a duras penas a unos magros 250 dólares).
Otro aspecto que resulta sospechoso es cómo llegan  los forasteros  y que se suben a diario a los buses,  mientras que los peruanos emigrados a ese país caribeño en los años setentas y ochentas lo conformaban  familias, los venezolanos que ahora están ingresando al Perú se los ve como artificiales migrantes, solitarios como si fueran individuos expulsados de la manada y con el  mismo corte y edad castrense, delgados como un asalariado esbirro caribeño. Uno de ellos se desenmascaró el otro día en un bus de la capital.  Uno de estos personajes que tanto defiende PPK y su prensa, le agarro a golpes a un peruano. En esa ciudad sin identidad no se podía esperar más, sin el mínimo grado de unión ni sentido de pertenencia, nadie en ese transporte  repleto de disminuidos perjuros se levantó a defenderlo o mínimo a separarlos.
Esto hubiera pasado desapercibido como una simple gresca sino fuera por la reacción del venezolano, y tras revisar  una u otra vez el video vemos que cuando  arremete sobre nuestro compatriota lo hace con múltiples jab de derecha e izquierda demostrándonos que tiene un entrenamiento especial en defensa personal, muy alejado a un simple y asustadizo inmigrante.
Alguien los trae.  Cuál será el objetivo, solo el tiempo lo dirá. Mientras tanto el mundo observa cómo se van acomodando las piezas en este tablero de ajedrez movido por el ascenso de Rusia y China en la escena internacional.
El engorde está en proceso para después sacrificar el cerdo. Una historia tan trillada que el que sabe algo de esta murga me entenderá claramente.  

domingo, 4 de febrero de 2018

PPK y el consejo del Rex

El  muro que está construyendo Donald Trump en su frontera con México, para uno que ha nacido y vive aún a los, 16° latitud sur del continente americano, ha sido una ofensa a la sana convivencia y el respeto mutuo entre la superpotencia y los países que se sitúan desde el sur del rio Grande hasta la Tierra del fuego.
Esto será lo que siempre ha sido o consecuencia de una rápida y agresiva  decadencia. Lo que sea, es esa institucionalidad lograda en el país norteamericano la que  nos hace ver lo que solo es Trump, un ave de paso en la historia de los Estados Unidos de Norteamérica.
Los valores que han hecho grande ese país son los lazos que nos acercan, la democracia por ejemplo. Las libertades de los ciudadanos, la libertad de expresión, siempre constituirán aquellos puntos para un dialogo permanente y viable. A pesar de todo esto, está claro que ese régimen recién  comienza así que los exabruptos habrán  que sopórtalo no solamente los latinoamericanos sino que buena parte de sus conciudadanos y el mundo.
A propósito de esto el Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, por estos días visitará  nuestro país que en las últimas dos décadas se ha constituido en uno de sus principales aliados en el hemisferio. El tema venezolano parece que se ha apropiado con la agenda, pero eso no quita la importancia que tiene la presente crisis política a la que nos ha llevado PPK el actual mandatario peruano.
Creemos que el Perú no es un “país de mierda” aunque algunos por aquí intenten con gran esfuerzo dar esa impresión.
Los peruanos somos parte de una cultura milenaria y merecemos respeto, son miles de años de existencia, producimos y somos inteligentes. No en vano durante  estos miles de años hemos creado estados tan ejemplares en organización y creatividad como los incas.
Creemos también que nos hemos dado cuenta de la importancia del orden y que dentro de ello la democracia y su estabilidad son factores que contribuirán en el objetivo de alcanzar ese desarrollo. El problema está en los gobernantes que tenemos, gran parte de ellos aprovechados que no tienen el menor respeto por la población sobre todo cuando no cumplen con la palabra empeñada; son los típicos  “piolas” sudacas, risibles personajes pero nefastos  para el sostenimiento de la democracia ya que la burla constante a la población hace que este pueblo considere que el sistema es inútil y que no difiere de cualquier otra tiranía bananera.
Las erradas acciones de Pedro Pablo Kuczynski y ahora sus posibles vínculos con Odebrecht hacen insostenible su presencia en el cargo de Presidente de la República, es más, su poca representatividad constituyen hoy un amenaza para la estabilidad de este frágil sistema democrático; así que, esperemos que por estos días le den un buen consejo por el bien de la gobernabilidad democrática en este país andino y que dé un paso al costado  convocando a nuevas elecciones en el plazo más corto, con el loable fin de continuar con este sistema democrático, el estado de derecho y,  sus valores legados por Jefferson y Rousseau. 

jueves, 1 de febrero de 2018

La muerte de la voleibolista

Johnny, agitado y sudoroso se levantó precipitado de la cama, sentía que el aire le era escaso. Respiraba con dificultad y tenía la boca seca.  Estaba sofocado casi al  punto del ahogo.
- ¡Maldito calor! ¡Maldito calor! repetía y seguía sin poder dormir esa noche. Los ojos, los cerraba con fuerza como si al abrirlos de nuevo intentara en vano ver que todo lo ocurrido había sido una maldita pesadilla.
-¿Cómo pudo suceder? ¿Qué mala suerte? -Maldecía Johnny- ¿Qué va ser de mi carrera ahora?
Caminó lentamente hacia la ventana y mirando el Parque Central, la fuerte luz de los faroles, le regresaron a aquella mañana.
Todo empezó con el teléfono timbrando repetidas veces. Era Sandra, aquella joven charapita con la que venía saliendo a escondidas hace seis meses. Tenía un cuerpo que nadie le creería que era menor de edad, es que era deportista, la gran promesa del vóley nacional.  
Notó en la pantalla que había varias llamadas perdidas y el teléfono sonó nuevamente.
- ¿Qué quiere ahora? murmuró mientras levantaba el fono.
Habló con ella y se quedó frío, colgando de inmediato el teléfono.
Se alistó rápidamente y tomó unas pastillas del cajón del velador. Bajó a la cochera y sacó su auto, no  avanzaría mucho porque  seis cuadras más adelante, en esa esquina del parque, se encontrarían.
Descendió la luna polarizada y con un gesto, la conminó para que subiera.  
La llevó al mismo hostal de siempre. Ingresaron a la habitación, pidiendo dos cervezas al muchacho que atendía.   
- No te preocupes, eso pasa, debiste cuidarte, pero no hay problema –le dijo Johnny.
Y sacó del bolsillo del pantalón la tableta de pastillas (decía cytotec con pequeñas letritas).
- Apenas llegues a tu casa tomate seis, de dos en dos cada 6 minutos, te duermes un rato, y te va “bajar”,  y todo solucionado, -le aseguró Johnny-.
- No te preocupes hijita, no te va a pasar nada, salimos de esta y nos vamos a  casar como te prometí.
Sandra estaba de miedo, sentía un mal presentimiento, dudó. Es que era la primera vez que se embarazaba, pero le creyó, lo quería a pesar del poco tiempo que se conocían, la escondía pero se sentía bien con el veinteañero futbolista afroperuano.
- Toma las pastillas apenas llegues a tu casa y mañana nos encontramos en la fiesta que estoy organizando en el departamento que alquilo y ya conoces, -le recordó Johnny-.
- Vamos, te llevo a tu casa, y la dejó en el mismo parque de donde la había recogido, y se despidieron.
-Todo solucionado, carajo, -vociferó Johnny-. Encendió el equipo sonido y se puso el volumen alto. Sonaba esa salsita que bailaba siempre en su barrio de Villa El Salvador cuando en ese arenal con sus amigos jugaba los domingos sus pichanguitas.
Ya eran otros tiempos, ahora vivía en Miraflores y manejaba  otro carro y podía darse esos lujos que soñó desde niño cuando veía por la televisión a esos grandes cracks.
Y llegó la noche esperada. Era justo y necesario celebrarlo. El nuevo contrato en el Montreal, la llamada a la selección,  qué más se podía pedir a esta vida.
Johnny estaba rodeado de toda su “mancha” y la fiesta estaba en su clímax. Los tragos fluían como ríos, la salsa rompía los vidrios de las ventanas y las chicas bailaban con su ropa cortita levantado alegres las manos.
Hasta que sonó su celular, no se podía escuchar lo que decía. Se sorprendió, era Sandra.
¡¿Cómo estás?! ¡¿Estás bien?! -le gritaba Johnny por la bulla-.  
- ¡Vente! ¡Te extraño! ¡Me avisas apenas llegues!
Pasó pocos minutos y apareció Sandra, estaba bellísima, su cabello negro lacio brillaba,  estaba con esa hermosa sonrisa como siempre.
- ¿Sandra, todo bien? -le preguntó Johnny-.
- Sí,  le respondió.
Los tragos siguieron viniendo uno tras otro, y Johnny, agarró del brazo a Sandra, llevándosela al dormitorio.
La guapa jovencita y el futbolista se fueron perdiendo detrás de esa puerta que se fue cerrando lentamente.
La música seguía estridente y la gente eufórica. La mayoría eran jóvenes.  La salsa y el reggaetón reventaban los tímpanos, hasta que intempestivamente la puerta del dormitorio se abrió. Era Johnny, estaba como loco, asustado gritando:
-  ¡Sandra está muerta! ¡Sandra se ha muerto, carajo! y seguía gritando con  sus manos ensangrentadas.  

Califas y taifas en el Perú

Que visite Felipe VI, el actual rey de España, al Perú no es una noticia extraña, ya que ese país tiene importantes inversiones en n...