sábado, 15 de julio de 2017

El show de Bonnie and Clyde

El Perú amaneció algo más limpio y la democracia  no tiene por qué mancharse por algunos  monigotes ambiciosos  y firmantes  de contratos lesivos para la población. 
Esta época democrática con sus altas y bajas es el mejor momento que está viviendo muestro país en su historia republicana.  El respeto a la libertad de expresión y los derechos individuales  que propugnaba Thomas Jefferson se percibe y la población y sus élites acostumbradas por generaciones a vivir en un entorno arbitrario poco a poco lo van entendiendo. La civilización parece que se va seguir manteniendo.
Uno de los graves escollos que tenemos los peruanos para consolidar este estado de derecho,  son los personajes que han venido asumiendo  el cargo de presidente. Han sido una patética seguidilla de bustos, privados de un liderazgo positivo, incapacitados para construir instituciones sólidas  que colaboren  con el progreso de esta comarca.  Es sabido que “la ropa apolillada  y tendida” de un país en vías de desarrollo siempre ha sido la fragilidad de sus instituciones democráticas que muchas veces terminan completamente agujereadas por los  intereses  y  negociados de esos jerarcas fácticos. En esa coladera pasa de todo y el espectro  político lo reducen  a un mediocre teatro de marionetas,  torpes muñecos de trapo que dejan ver las manos del titiritero. Todo se conjuga para este espectáculo, como lo decía en los noventa Jaime Bayly: “aquí con un buen guión  elegirían hasta al propio Pato Donald”.
Toledo en sus épocas doradas recibió una  patada en la coxis cuando quiso privatizar los servicios de agua y luz de la ciudad de Arequipa, y se le fue encima esta tierra de pequeños propietarios,  opuestos a unos inversores acostumbrados a tranzar  con funcionarios públicos corruptos para no pagar impuestos y brindar un mal servicio gracias a una  privatización de empresas públicas  mucho menos  justa que la que hubo en Chequia o Croacia después de la caída del bloque socialista.
Alan García cuando lamía la mano de Cipriani no parecía un acolito pasado en años sino más bien su exagerada sumisión  lo hacía ver más como un politiquero humillado y sin dignidad.
De Humala ya no  hay nada más que decir, solo queda el recuerdo de las palabras de aquel fraile franciscano cuando frente  a todas esas madres en su día, les recordaba en su sermón y de paso advertía a los varones que,  vivir  con una  mujer maléfica,  era como estar en una cueva encerrado con  leones y serpientes venosas.  “Y está escrito en  la Biblia”, finalizaba.
A pesar que la dictadura de Alberto Fujimori nos condenó al monopolio  ineficiente de Telefónica,  para Ollanta Humala 18 años no  fueron  suficientes,  así que,  le renovó el contrato por otros 18  años más a la misma trasnacional española  y, paradójicamente,  un  juez también le dio 18, pero 18 meses de prisión preventiva.
Ollanta, ni  bien dejó su gobierno,  el primer país que visitó como ex presidente fue justamente España, siendo recibido con grandes pompas. Y cómo no va ser, si en plena época de vacas flacas  les regaló el contrato del siglo para la joya de la corona, Telefónica. Sonrientes la pareja presidencial ingresaron a sus respectivos reclusorios. Para  cualquier anónimo esto sería preludio del mismo infierno, pero no para este “dúo dinámico”.  Es que esos gestos no fueron fingidos. Ellos lo saben. Unos cuántos meses encerrados es el costo de ser judas. Y luego saldrán libres y nadie, esta vez,  les podrá  impedir disfrutar de su botín.  Es que en  esta realidad de ciegos, siempre el tuerto gana.  

No hay comentarios: