jueves, 29 de junio de 2017

Rusia y el mundial sudamericano

Ese gol del Racing sobre Independiente nos regresó al futbol y que mejor verlo en Rusia, uno de los países más interesantes del planeta.
Ha sido la mejor elección poner a la Federación  Rusa como sede para el mundial de futbol del próximo año. El país más extenso del mundo posee una enorme cantidad de ciudades importantes desde San Petersburgo, Kazan o Nizhni Nóvgorod, ni qué decir,  la misma capital Moscú.  Definitivamente,  el planeta entero está  a la expectativa de lo que será ese mundial.
Después de ver el anterior realizado en el gigante brasileño con sus enormes urbes y lo que será Rusia en el 2018, no entendemos cómo la FIFA pudo darle la organización del mundial 2022 a Catar, es una completa estupidez. Jugar en un país tan pequeño y con apenas una ciudad que rebaza a duras penas el millón de habitantes, no entiendo como harán, se repetirá la misma  ciudad un encuentro tras otro, esto es descabellado.
En esta Copa Confederaciones se puede observar que los estadios rusos son realmente espectaculares. No tienen nada que envidiarles a los recintos de Europa occidental, incluso algunos,  guardan una  armonía en su infraestructura  muy parecido al  Giuseppe Meazza.
Da gusto ver jugar el balompié en esas alfombras verdes reflejo de lo que es Rusia ahora una verdadera potencia mundial.
Aunque aquí los narradores de futbol con la tradicional escuela del griterío de cantina se limitan a mencionar solo las jugadas y dejan  a un lado la oportunidad de  describir al público el entorno, el país en donde se juega, la patria de los jugadores  y el estadio con su ciudad y sus obligadas características e idiosincrasia. Pero no, es pedir mucho  a Barnechea y su grupo.
México en el futbol mundial es un gigante con pies de plomo, lo mismo ocurre con los EEUU. El balompié de la CONCACAF sigue siendo muy mediocre,  la única posibilidad para ellos sería proponer su unificación con la CONMEBOL. Ese tipo de cambios es beneficioso cuando tienes mejores rivales, como ha ocurrido con Australia en donde se nota  la mejora.
Ya sabemos que la final de la Copa Confederaciones será entre Chile y Alemania. Otra vez se enfrentan Sudamérica contra  Europa.              
El equipo chileno ha llegado a su madurez, por lo tanto, es experimentado,  tiene orden y sobre todo carácter, son como sus araucanos recios defensores de su área, es el momento de que se consolide entre los grandes de Sudamérica. Si no rompe con esa conocida mentalidad colonizada latinoamericana, en esta final no podrá con Alemania por ser sus mentores no solo de su ejército sino también de Pinochet.
El conjunto alemán que está en proceso de recambió de jugadores, ahora es un equipo joven que debe estar cuajado en la próxima década. Pero tienen lo suficiente como hacerse de esta Copa Confederaciones. 

No hay comentarios: