jueves, 15 de junio de 2017

Perú, el viejo mundo

Hace poco un imberbe reportero capitalino,  micrófono en mano, lo declaraba  con total desparpajo por el canal racista número uno de la comarca: PLUSTV.
Llamaba viejo mundo a Europa.
Usted se preguntara: ¿y qué hay de malo en eso?, pues nada, si es que uno quiere seguir viviendo en el desconocimiento.
Ese es uno de los grandes problemas que tenemos,  seguimos desconociendo mucho, desde lo que nos rodea hasta los componentes de ese  tarro de leche.
Ya es anacrónico para un peruano seguir llamando “viejo mundo” a Europa y ahora pasaremos a explicar las razones.
Lo tenemos claro que el subdesarrollo no es económico ni mucho menos,  este tercermundismo es intelectual y depende del  grado de ignorancia que posees  y sobre esa vulnerabilidad  te cae el mazazo.
Si la historia del Perú  la pusiéramos  en un paralelo comparativo con el desarrollo histórico europeo nos daremos cuenta que lo que conocemos como  civilización (el hecho de vivir en ciudades y sociedades complejas)  se desarrolló mucho más antes en nuestra comarca que en la tierra de Sófocles. Mientras aquí el antiguo peruano vivía en urbes  como Caral  (2700  a.C)  con pirámides truncas y avanzados  sistemas sociales y económicos,  en toda Europa de aquella época  desconocían de todos estos avances.
La civilización de Caral que se desarrolló hace 5000 años coloca  a la  cultura peruana como más antigua que la europea y esto quiere decir entonces desde la óptica y perspectiva peruana que el viejo mundo no es Europa sino nuestro país,  hoy considerado en el exterior ilustrado como uno de los pocos focos de civilización del planeta.
Enorme trascendencia ha tenido el descubrimiento de la civilización de Caral, pero a pesar de ello es completamente desconocido para el peruano. ¿Cuáles han sido las razones para que esto suceda? ¿Detrás habrá  acaso motivaciones políticas, raciales o de otro tipo? No lo sabemos.
Lo que sí se puede percibir  claramente es que, la editorial Santillana  viene monopolizando, como la leche Gloria en los lácteos, la información escrita que los jóvenes peruanos aprenden sobre  su historia. Este conglomerado editorial español desde hace buenos años viene colocando en sus libros  los datos sobre  Caral reducidos a un simple, minúsculo y marginado artículo. Por esta razón millones de estudiantes  y  la sociedad en general peruana  siguen desconociendo la importancia que tiene para ellos esta antiquísima civilización descubierta  hace más de veinte años.
Por un lado este conglomerado editorial censura la importante información sobre Caral y por otro el Ministerio de Educación  permite este atropello sobre nuestra cultura.
Dos razones que quizás están detrás de que la gran mayoría de peruanos desconozcan todo esto. 
La milenaria cultura peruana es una de las principales fuentes de donde se puede extraer esa idea nación que seguimos buscando, pero parece que existen topos que no les agrada esto e intentan con sus malas artes que los peruanos nunca nos enteremos de nuestra valía.
Esa milenaria cultura peruana  se sigue develando y nos seguirá dando grandes sorpresas,  todas encaminadas para que los peruanos seamos cada vez más unidos y orgullosos de lo que somos y de lo que tenemos y,  no creemos que una editorial por más poderosa que sea o un intolerante funcionario hispanófilo del Ministerio de Educación o de otra oficina del gobierno pueda censurar todo esto. 

No hay comentarios: