miércoles, 12 de abril de 2017

El Puma, el verdadero león arequipeño





Durante miles de años las faldas del volcán Misti  y  los territorios que rodean a la ciudad de Arequipa  fueron  el habitad natural del Puma. Este gran felino, dominó durante mucho tiempo estos territorios  hasta que  los pobladores lo  cazaron causando casi  su extinción.  A  pesar de ello, nos hemos enterado que en estos dos últimos años su número ha ido creciendo gracias al trabajo de conservación que está realizando  gente anónima y valiosa del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp).
Los Pumas una especie de felino que no se veía  hace mucho tiempo, han vuelto  a aparecer reportándose más de cinco ejemplares avistados en los humedales dentro de la Reserva Nacional de Aguada Blanca. Es grato saber que esta especie de felino estaría retornando a su habitad natural que es las partes altas de la ciudad de Arequipa.
El poder y la agilidad de los pumas siempre han sido admirados  por diversas culturas. Símbolo de fortaleza  que en el resto del mundo ha servido para nombrar desde Helicópteros de combate  hasta  importantes marcas de zapatillas. Pero a pesar de ello,  paradójicamente,  los arequipeños no le hemos dado la importancia debida.
Muchas veces en la  historia  el carácter  “volcánico”  de los mistianos se ha manifestado  en revueltas que ha molestado al constreñido centralismo limeño. Esas numerosas “revoluciones”  han servido  para que a la ciudad  la conozcan  en el resto del Perú como "El León del sur”.   
La garra, la fuerza y el amor a la tierra,  ha hecho del arequipeño un ciudadano muy diferente al resto de peruanos. Esa fortaleza muchas veces también ha servido para  identificarse con aquella energía que poseen los felinos. Por esta razón es común que el término “León” este muy difundido dentro de la idiosincrasia de la ciudad,  hasta  el club de fútbol FBC Melgar ha tomado la imagen de un león como su símbolo, así también otras instituciones. Pero, lo incomprensible de esta historia es que la imagen felina que han elegido tanto ese club de fútbol como  la ciudad,  no ha sido la del Puma  que es propio de la región, sino,  la del León africano que es totalmente ajeno a la zona al país y hasta al continente mismo. 
Como si Arequipa estuviera edificada sobre una sabana de Kenia algún ágrafo a puesto al león africano como símbolo de la ciudad de Arequipa relegando al Puma su verdadero felino originario. Qué tal torpeza. Y este error hace buen tiempo se ha ido difundiendo por toda la ciudad. Seguramente la persona que por primera vez denominó a la ciudad de Arequipa como  “León del sur” lo hizo pensando en el Puma que también es conocido en la zona con el nombre de “León andino”.  Todos estos años  erróneamente hemos estado poniendo como símbolo de esta ciudad a un felino intruso  que no representa verdaderamente la identidad de los arequipeños. El desconocimiento fue el principal culpable.
Así es señores, el verdadero “león arequipeño”  siempre fue el Puma. Este felino es el símbolo perfecto que  representa  ese  vigor  y lo más coherente es que forme parte de nuestro acervo cultural.  Arequipa es llamado “El león del sur”  y por esta justa razón el Puma  debería ser declarado parte de su patrimonio  y esta iniciativa debería  partir de nuestras autoridades, difundiéndolo como lo que es,  el verdadero símbolo de fortaleza que caracteriza a la ciudad.

No hay comentarios: