sábado, 31 de diciembre de 2016

Santiago Roncagliolo y la carta de un acomplejado

Este año 2016 que se nos va,  nos ha traído un nuevo presidente. No había mucho de donde elegir, al final quedó un jubilado agente de Wall Street  y  la otra intragable opción era la primogénita del que preparó la mesa para el suculento banquete que hoy muchos se están dando.
Y para demostrar que nadie se va de este país  sin antes pagar caro esta afrenta, porque aquí nos jodemos todos.  Los sueños  de pasar las fiestas de fin de año nada menos que en alguna exclusiva estación de invierno helvética fueron  rotas  de un golpe cuando la justicia peruana emplazó  a la ex primera dama  Nadine Heredia su inmediato regreso a Lima.
En lo exterior el neoconservadurismo se va  acentuando en los Estados Unidos con el triunfo de Trump y este nuevo panorama ya comienza a notarse en su sociedad y sus medios como  la CNN en español y su animista  cubano Camilo Egaña que ya comienzan  a discutir la razón y los valores de la Revolución Francesa.
En la Guerra de Siria el triunfo de Rusia en Alepo solo pudo ser opacado con el atentado de su embajador en Ankara; como también y coincidentemente  en nuestro hemisferio la muerte y los funerales del cubano Fidel Castro y sus posibles recuerdos fueron pasados a segundo plano con la caída de un  avión que llevaba a  un humilde equipo de futbol brasileño  que estaba a punto de alcanzar la gloria.
En Venezuela sigue gobernando el salsero Maduro y,  claro,  continúa devastando el país, uno de los más ricos en la zona en recursos estratégicos. Y en Argentina el pelotero Macri persiste en desempolvar  el viejo libreto de Menem.  El resto de países latinoamericanos, salvo Uruguay, no existen. Y Brasil sigue siendo el gigante con pies de barro.
México, se consolida como la tierra de nadie, la Ucrania del continente.  Decadente, sucio, una letrina, que ni siquiera el quinceañero de una de sus pobladoras  ha podido esconder. 
Aquí en Arequipa (es el nombre de la ciudad que me cobija),  continuamos viendo –con pesar-  cómo la decadencia occidental  sigue en caída libre; pero a pesar de ello el peruano (la  cuarta  población  más ignorante del mundo) sigue manteniendo el menoscabo de un reciente esclavo liberto, porque persisten  en verse liliputiense frente al mercachifle  forastero y,  algunos nóveles escribanos, ayudan a legitimar  y hacer creíble toda esta degradación humana.
Con motivo del Hay Festival  (una feria de libros light  y escritores ligeros)  que se desarrolló en esta ciudad del sur peruano,  la BBC para poder hacer entender a sus lectores algo sobre este país andino, ingenuamente,  pidieron al escritor Santiago Roncagliolo  que escribiera sobre el Perú pensando en sus hijos (nacidos en España), y el resultado fue una carta, en el cual Roncagliolo, demuestra el completo desconocimiento de lo que es el Perú milenario,  reduciendo a los peruanos a ser unos simples y comunes  pobladores que no se diferenciarían mucho de aquellos habitantes que pululan en cualquier arenal de Somalia  o  Angola.
Señor Roncagliolo, esta tierra en donde usted nació como muchos “forasteros”, debería de saber que no todos tenemos la cosmovisión  que usted posee y que le hace creer que todo lo de afuera es mejor. Le recuerdo que aquí señor Roncagliolo,  todavía existe gentes que se siente perteneciente a una cultura milenaria que en su apogeo, dieron muestras de inteligencia y creatividad, y ahí están sus restos que son evidencias indiscutibles  que demuestran esos valores humanos que inspiraron a los grandes pensadores franceses que dieron progreso al mundo occidental. A sí que no siga con esos anacronismos de seguir sintiéndose inferior al foráneo y lo demuestra cuando sigue manteniendo esa decadente costumbre  de  intentar “mejorar la raza”. 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Las empresas de taxi más peligrosas de Arequipa

Como siempre lo hacemos,  no podemos dejar a un lado nuestro servicio a la comunidad mistiana. Y que mejor si este tiene que ver con el problema del transporte público que en los últimos  años verdaderamente ha colapsado.
En lo que concierne al transporte de taxis en nuestra ciudad,  con la benevolencia de varias gestiones ediles han proliferado por la urbe mistiana  innumerables empresas de taxis (cosa  sui géneris en el país).  Esta especie de plaga apocalíptica  ha producido la aparición de poderosos monopolios que han encarecido este tipo de transporte  y ha afectado sobre todo la seguridad de sus numerosos usuarios.
A través de todo este tiempo, este sabueso  que cuenta con un fino olfato ha ido  recopilando información de distintas personas directamente relacionadas con el tema, pero solo faltaba el momento de hacerlo de conocimiento público.   
Hace pocos meses un  programa de TV arequipeño  denominado Vista Previa destapó un cochambre  que pasó  casi desapercibido para la opinión pública de esta ciudad. En dicho programa  se denunciaba que aquellas  conocidas empresas de taxi denominadas  “formales” brindaban este servicio en  una completa informalidad. Anónimas y sin domicilio fijo,  algunas inclusive llegaban  a ser empresas fantasmas. Un inminente  peligro sobre ruedas que afectaba a la seguridad de la ciudadanía arequipeña.
Los consumidores y,  dentro de ellos,  los que hacemos uso del  servicio de Taxi, tenemos derechos,  y cuando pagamos este servicio privado,  creemos que al subirnos al vehículo de una empresa formal  estaremos seguros ante cualquier asalto o robo; pero, esto es completamente falso porque (como así lo denunció este programa)  desconocemos que la gran mayoría de ellos se manejan en una completa informalidad, vulnerando la seguridad de nosotros los usuarios.
De acuerdo a este informe, entonces,  las probabilidades de que un arequipeño sea asaltado en el vehículo de una empresa de taxi  denominada formal serán  las mismas  que cuando utiliza cualquier otro tipo de transporte, por las razones anteriormente expuestas.
Por lo revelado en ese programa de televisión, las empresas de taxis más peligrosas  de la ciudad de Arequipa son:
  • Empresa TAXITEL:   Solo observar la forma de cómo  manejan sus conductores, (muchos de ellos con un hediondo lenguaje lumpen)  nos damos cuenta del peligro que se corre dentro de sus vehículos. Asaltos a mansalva a los incautos que creen que estarán seguros al tomar alguna de sus unidades. Sus víctimas no tendrán justicia  porque toda  denuncia en contra de ellos será censurada  ya que  ostenta enorme poder económico. Según la denuncia de ese medio periodístico,  no tiene propietarios  conocidos y se maneja en completa informalidad. De ocurrir algún problema con esa empresa de taxi el usuario estará completamente desprotegido.
  • Empresa TURISMO AREQUIPA: Una poderosa empresa de taxi que ha amasado enorme fortuna en la ciudad de Arequipa, miles de vehículos están a su servicio, y el peligro para el usuario es también latente sobre todo por la impunidad en la que desenvuelven, las denuncias son numerosas,  pero todas se diluyen por obvias razones. Como la anterior se desenvuelve en completa informalidad según la denuncia presentada por aquel programa  televisivo arequipeño.
  • Empresa  ALÓ 45: Qué puedo decir acerca de esta empresa de taxi, si el qué escribe estas líneas,  sufrió hace un tiempo el robo de su cámara digital por parte del chofer de una de sus unidades. Cómo muchas de las supuestas empresas “formales” trabaja con los mismos modus operandi que las anteriores y, claro,  en total impunidad.
  • Empresa AREQUIPA CAMPIÑA: informal e inseguro
  • Empresa TURISMO LATINO: informal e inseguro

martes, 20 de diciembre de 2016

Julieta Rodríguez y el amor al extranjero

Si uno se encuentra dentro o fuera del país  y  pregunta  a ese extranjero ¿Cómo le trata el peruano? (y al decir extranjero me refiero  aquel que por sus rasgos y color de piel  se identifica  claramente como foráneo) encontrará que la mayoría de ellos responderá  que cuando visita o visitó el Perú encontró a un peruano muy atento con el forastero,  muy servicial que  hasta llega  al extremo de brindarle techo y comida y si fuera el caso le ofrece  hasta a su misma  hija, (sobre todo si este extranjero  resalta por su palidez). Esta actitud peruviana no distingue raza, porque lo hacen tanto cholos, negros, indios, charapas, criollos, etc. Tiene que ser peruano de pura cepa.
Pero qué hay detrás de esa conducta del peruano cuando se muestra  como en estos casos tan serviciales y atentos con el extranjero. Será producto de una muy buena educación o habrá detrás un muy bien tapado y encubierto sentido de inferioridad frente a todo lo foráneo porque desde hace cinco siglos le han hecho creer que es inferior a todo extranjero.
Y es que es así, en esa aquiescencia del peruano con el forastero está lo segundo.  
Aquí lo que ha existido siempre es que una minoría étnica domina culturalmente  a una  gran mayoría, y su cultura lo inyecta por todos lados y aprovecha todos los medios para hacer que el peruano  mayoritario y muy diferenciado de esa minoría quiera ser como ella, y si para eso tiene que recurrir  al cirujano o cambiarse el apellido,  él lo hará, sin medir el costo tanto psicológico como emocional.  Millones de peruanos seguirán este camino, el camino  de la aculturación.
Esto siempre ha ocurrido en la historia del hombre, pero aquí el problema está en que la cultura de esa minoría es torpe y degradada y muy escasa en valores;  en cambio los valores milenarios que están en ese Machu Picchu, en ese tapiz huari, en ese Capác Ñan, en esos  Incas,  son enormemente necesarios para  la felicidad y el progreso de esas mayorías.
Esta receta  de aculturación que excluye la cultura milenaria,  para el infortunio del país se continúa dando al peruano. No hemos aprendido de nuestros errores. Al final si seguimos así, continuaremos con una sociedad carente de autoestima, porque no existe  identidad nacional ni sentido de pertenencia, y cuando eso ocurre,  la decadencia se manifiesta con desorden, caos, corrupción, desdicha, violencia, el imperio de lo ilícito, la improvisación,  la corrupción. Males que por ejemplo se han agudizado y se ha generalizado en la sociedad mexicana. Ellos eligieron el camino de enterrar su pasado milenario y han creado el monstruo aculturizado que ahora conocemos. Gracias a la providencia no somos México y estamos a tiempo de no serlo nunca.
Han pasado miles de años y avances tecnológicos, y  los países que lideran al mundo,  sus sociedades se caracterizan por poseer autoestima, patriotismo, sentido de pertenencia, identidad nacional. Esto no ha variado con la economía de mercado ni con la moda de los tiempos, todo lo contrario.
Así qué,  si queremos que el foráneo nos respete, primero aprendamos a respetarnos nosotros mismos, aprendamos a querernos como somos  y a valorarnos. El día que llaguemos a esto,  el extranjero aprenderá de nosotros y ahí por fin conoceremos la palabra respeto.


viernes, 16 de diciembre de 2016

Jaime Saavedra y los perros de paja

En la política peruana desde el inicio del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski  se ha establecido una  especie de guerra fría entre el legislativo (con mayoría fujimorista)  y el ejecutivo. Este alto al fuego por estos días se ha roto  y el efímero armisticio entre los integrantes de Peruanos Por el Kambio y los Fujimoristas (y sus respectivos aliados) ahora  está tomando ribetes de un abierto enfrentamiento. El terreno elegido  para que ambos poderes muestren sus músculos  ha sido el ministro de educación heredado como bomba de tiempo del mediocre gobierno de Ollanta Humala.
Jaime Saavedra,  en realidad,  no reúne grandes virtudes, salvo que ha cumplido y cumple, sin querer queriendo,  ese papel mercenario en la labor de mantener a la educación peruana tercermundista y subdesarrollada.
Y ahora explicamos el porqué de este raciocinio.
A pesar de todo este lío armado,  con interpelaciones  y acusaciones en contra de ese  cabeza de turco, y en el que también han sabido sacar  provecho los nazis fujimoristas; con toda esta escandalosa milonga que no nos distrae para nada, al contrario, nos hace ver claramente qué está pasando en el Perú en materia educativa.
Alberto Fujimori  aseguró que la educación peruana mejoraría con la inversión privada. Han pasado  más de veinte años  y no se ha visto mejoras;  más bien,  la enseñanza  se ha convertido en un verdadero mercadillo ambulante en donde el mercantilismo vale más que la disciplina de estudio, la buena formación en valores,  la ética y la moral.
Ya han pasado varios gobiernos democráticos y  continuamos en esta situación. Pero, para ser sinceros, antes de Fujimori tampoco estábamos mejor,  porque en los años de la Guerra Interna  –por obvias razones-  el estado abandonó a la educación peruana, y esta cayó en manos de poderosos como la Iglesia Católica y  otros grupos económicos. Una vez que se pacificó  el país y se estabilizó su economía, las políticas neoliberales ortodoxas aplicadas con su conocido libreto de mínimo gasto público  no  han podido subsanar la deprimente situación de la educación peruana.
Jaime Saavedra  no es la estrella de este gabinete  ni tampoco lo sería de otro  y sus reformas que menciona continuamente  nunca  mejoraran la educación de este ni de otro país  porque están incompletas  al no tocar  dos problemas fundamentales que obstaculiza el camino para que nuestra sociedad sea verdaderamente democrática y justa,  y que son  evidentes,  sobre todo,   para el sabueso  que los ha husmeado de cerca.
El Perú viene de una guerra interna en donde se enfrentaron peruanos contra peruanos y tuvo un enorme costo para el país, tanto en vidas humanas como económicamente; pero a pesar de ello en la nueva curricula no se promueve la tolerancia a la diversidad ni el respeto a la libertad de pensamiento, y esto lo observamos cuando se sigue imponiendo  a los niños y jóvenes la religión católica con la enseñanza del curso de Educación Religiosa.
Según la C.V.R. (Comisión de la Verdad y Reconciliación) los prejuicios contra los quechua-hablantes y el racismo contra todo lo andino, fueron una de las causas de la violencia subversiva de las pasadas décadas;  pero a pesar de ello actualmente no mencionan  en la curricula  nacional la enseñanza  del  idioma quechua, el idioma nacional peruano que corresponde  a nuestra nación por la sensatez de la ciencia histórica.
Son dos reformas fundamentales y pragmáticas que se deberían de hacer en la enseñanza peruana  porqué  tanto la secularidad en la educación  y el respeto a los idiomas nacionales han sido los vértices para la nueva educación de aquellos ciudadanos que  han hecho posible  el desarrollo y el progreso  tanto del Canadá como de los países que integran la Unión Europea; sin embargo, aquí, estas ideas razonables y sensatas y adecuadas  para nuestro desarrollo real como sociedad y país son excluidos de todo debate para una coherente reforma educativa.
Está claro entonces, Jaime Saavedra, solo es el perro de paja de este circo tercermundista, incoherente, caótico y con mal argumento. Y detrás de este escenario, una educación peruana en espera de su verdadera mejora.

lunes, 5 de diciembre de 2016

El CADE y los comerciantes ambulantes


Domingo, seis y media de la mañana, enciendo mi televisor de 14 pulgadas pero de insuperable imagen y me encuentro al periodista Mario Gibellini estrujando en el rostro del afamado hacedor de encuestas y ahora encargado del CADE 2016 Alfredo Torres, lo inútiles que han sido a través del tiempo estas reuniones. Y como siempre ocurre en esta comarca, el entrevistado al no encontrar una repuesta racional y lucida recurrió a esa exagerada religiosidad para arrancar de ella la escusa necesaria, comparando a este evento empresarial con un retiro espiritual, en donde, los asistentes, apenas finaliza la reunión se olvidan de lo tratado.
Cuando uno lee sobre el comienzo del progreso y la prosperidad de los Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros tantos casos, la clase empresarial de aquellos estados jugaron un rol muy importante porque fueron y son el motor de los avances y crecimiento de sus determinadas naciones. Con lo visto y la forma como se cierra la versión del CADE 2016 nos damos cuenta que vivimos en un país sin brújula, porque esto que estamos pasando ya lo han vivido nuestros abuelos (los que aún quedan), en realidad es una fotocopia del Perú de los años sesenta del pasado siglo XX.
Hace unos días en Chile con su clásico estilo adormecido el presidente Pedro Pablo Kuczynski afirmaba desmoralizado que en nuestro país es una pérdida de tiempo fabricar acero porque nunca podremos competir con los productos ucranianos. Y sin dar alguna otra alternativa para esta desdichada realidad, daba entender que la industrialización en nuestro país es una verdadera utopía.
Bueno, si no podemos fabricar acero y la industrialización de nuestro país es una utopía, entonces, ¿Qué alternativa tenemos?, acaso ser un paraíso financiero o un lugar condenado a la eterna extracción primaria e importación de productos manufacturados. ¿Qué mierda vamos a ser en el futuro?
Es que no hay ideas, es que seguimos con el mismo pensamiento de Pizarro y sus 40 ladrones, solo expoliar y acumular una adecuada fortuna y cuando el saco esté lleno, ahí todo a la espalda y abandonar esta tierra de indios al borde del caos y la violencia como lo ocurrido en Huaycan uno de los numerosos guetos limeño.
Como en la segunda mitad del siglo XX, a las tertulias del CADE le falta lo que sí se observa en aquellas reuniones rusas, británicas o norteamericanas: sentido de pertenencia, amor al país, a la nación, banderas nacionales, un presidente propio del país, gente comprometida con una tierra que la siente suya.
Al final terminan como las reuniones que tienen algunos comerciantes ambulantes, en donde, la esperanza al mañana se ha perdido completamente conformándose miserablemente a ganar lo que se pueda en el día.
Somos un país que ha sido foco de civilización en el planeta. Aquí se formó el imperio más poderoso de América y también construimos maravillas modernas. Fuimos centro de la invención y la creatividad, pero es una pena ver que los que se reúnen en el CADE carecen de esta energía, de esta autoestima.
Y ya lo mencionó Hu Jintao y lo ratificó Xi Jinping, el desarrollo de China y su posición en el mundo solo dependerá si cuenta o no con grandes y competitivos grupos empresariales. Y aquí, no estamos alejados de ello. El Perú nunca dejará el subdesarrollo mientras su clase empresarial siga con esa inercia y congelado en el tiempo.
Quisiéramos ver grupos empresariales peruanos que conquisten el mundo con eficiencia y creatividad, porque es una lástima que hoy no exista algo parecido, solo conformistas y cabizbajos ex “turroneros”.
La BBC de Londres ya lo mencionó al catalogarlo como “triste” al actual crecimiento económico peruano, porque a pesar de los rimbombantes números esta realidad se asemeja más a la patética imagen de un orate ebrio recostado en la acera a punto de atragantarse con sus propios vómitos.