sábado, 31 de diciembre de 2016

Santiago Roncagliolo y la carta de un acomplejado

Este año 2016 que se nos va,  nos ha traído un nuevo presidente. No había mucho de donde elegir, al final quedó un jubilado agente de Wall Street  y  la otra intragable opción era la primogénita del que preparó la mesa para el suculento banquete que hoy muchos se están dando.
Y para demostrar que nadie se va de este país  sin antes pagar caro esta afrenta, porque aquí nos jodemos todos.  Los sueños  de pasar las fiestas de fin de año nada menos que en alguna exclusiva estación de invierno helvética fueron  rotas  de un golpe cuando la justicia peruana emplazó  a la ex primera dama  Nadine Heredia su inmediato regreso a Lima.
En lo exterior el neoconservadurismo se va  acentuando en los Estados Unidos con el triunfo de Trump y este nuevo panorama ya comienza a notarse en su sociedad y sus medios como  la CNN en español y su animista  cubano Camilo Egaña que ya comienzan  a discutir la razón y los valores de la Revolución Francesa.
En la Guerra de Siria el triunfo de Rusia en Alepo solo pudo ser opacado con el atentado de su embajador en Ankara; como también y coincidentemente  en nuestro hemisferio la muerte y los funerales del cubano Fidel Castro y sus posibles recuerdos fueron pasados a segundo plano con la caída de un  avión que llevaba a  un humilde equipo de futbol brasileño  que estaba a punto de alcanzar la gloria.
En Venezuela sigue gobernando el salsero Maduro y,  claro,  continúa devastando el país, uno de los más ricos en la zona en recursos estratégicos. Y en Argentina el pelotero Macri persiste en desempolvar  el viejo libreto de Menem.  El resto de países latinoamericanos, salvo Uruguay, no existen. Y Brasil sigue siendo el gigante con pies de barro.
México, se consolida como la tierra de nadie, la Ucrania del continente.  Decadente, sucio, una letrina, que ni siquiera el quinceañero de una de sus pobladoras  ha podido esconder. 
Aquí en Arequipa (es el nombre de la ciudad que me cobija),  continuamos viendo –con pesar-  cómo la decadencia occidental  sigue en caída libre; pero a pesar de ello el peruano (la  cuarta  población  más ignorante del mundo) sigue manteniendo el menoscabo de un reciente esclavo liberto, porque persisten  en verse liliputiense frente al mercachifle  forastero y,  algunos nóveles escribanos, ayudan a legitimar  y hacer creíble toda esta degradación humana.
Con motivo del Hay Festival  (una feria de libros light  y escritores ligeros)  que se desarrolló en esta ciudad del sur peruano,  la BBC para poder hacer entender a sus lectores algo sobre este país andino, ingenuamente,  pidieron al escritor Santiago Roncagliolo  que escribiera sobre el Perú pensando en sus hijos (nacidos en España), y el resultado fue una carta, en el cual Roncagliolo, demuestra el completo desconocimiento de lo que es el Perú milenario,  reduciendo a los peruanos a ser unos simples y comunes  pobladores que no se diferenciarían mucho de aquellos habitantes que pululan en cualquier arenal de Somalia  o  Angola.
Señor Roncagliolo, esta tierra en donde usted nació como muchos “forasteros”, debería de saber que no todos tenemos la cosmovisión  que usted posee y que le hace creer que todo lo de afuera es mejor. Le recuerdo que aquí señor Roncagliolo,  todavía existe gentes que se siente perteneciente a una cultura milenaria que en su apogeo, dieron muestras de inteligencia y creatividad, y ahí están sus restos que son evidencias indiscutibles  que demuestran esos valores humanos que inspiraron a los grandes pensadores franceses que dieron progreso al mundo occidental. A sí que no siga con esos anacronismos de seguir sintiéndose inferior al foráneo y lo demuestra cuando sigue manteniendo esa decadente costumbre  de  intentar “mejorar la raza”. 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Las empresas de taxi más peligrosas de Arequipa

Como siempre lo hacemos,  no podemos dejar a un lado nuestro servicio a la comunidad mistiana. Y que mejor si este tiene que ver con el problema del transporte público que en los últimos  años verdaderamente ha colapsado.
En lo que concierne al transporte de taxis en nuestra ciudad,  con la benevolencia de varias gestiones ediles han proliferado por la urbe mistiana  innumerables empresas de taxis (cosa  sui géneris en el país).  Esta especie de plaga apocalíptica  ha producido la aparición de poderosos monopolios que han encarecido este tipo de transporte  y ha afectado sobre todo la seguridad de sus numerosos usuarios.
A través de todo este tiempo, este sabueso  que cuenta con un fino olfato ha ido  recopilando información de distintas personas directamente relacionadas con el tema, pero solo faltaba el momento de hacerlo de conocimiento público.   
Hace pocos meses un  programa de TV arequipeño  denominado Vista Previa destapó un cochambre  que pasó  casi desapercibido para la opinión pública de esta ciudad. En dicho programa  se denunciaba que aquellas  conocidas empresas de taxi denominadas  “formales” brindaban este servicio en  una completa informalidad. Anónimas y sin domicilio fijo,  algunas inclusive llegaban  a ser empresas fantasmas. Un inminente  peligro sobre ruedas que afectaba a la seguridad de la ciudadanía arequipeña.
Los consumidores y,  dentro de ellos,  los que hacemos uso del  servicio de Taxi, tenemos derechos,  y cuando pagamos este servicio privado,  creemos que al subirnos al vehículo de una empresa formal  estaremos seguros ante cualquier asalto o robo; pero, esto es completamente falso porque (como así lo denunció este programa)  desconocemos que la gran mayoría de ellos se manejan en una completa informalidad, vulnerando la seguridad de nosotros los usuarios.
De acuerdo a este informe, entonces,  las probabilidades de que un arequipeño sea asaltado en el vehículo de una empresa de taxi  denominada formal serán  las mismas  que cuando utiliza cualquier otro tipo de transporte, por las razones anteriormente expuestas.
Por lo revelado en ese programa de televisión, las empresas de taxis más peligrosas  de la ciudad de Arequipa son:
  • Empresa TAXITEL:   Solo observar la forma de cómo  manejan sus conductores, (muchos de ellos con un hediondo lenguaje lumpen)  nos damos cuenta del peligro que se corre dentro de sus vehículos. Asaltos a mansalva a los incautos que creen que estarán seguros al tomar alguna de sus unidades. Sus víctimas no tendrán justicia  porque toda  denuncia en contra de ellos será censurada  ya que  ostenta enorme poder económico. Según la denuncia de ese medio periodístico,  no tiene propietarios  conocidos y se maneja en completa informalidad. De ocurrir algún problema con esa empresa de taxi el usuario estará completamente desprotegido.
  • Empresa TURISMO AREQUIPA: Una poderosa empresa de taxi que ha amasado enorme fortuna en la ciudad de Arequipa, miles de vehículos están a su servicio, y el peligro para el usuario es también latente sobre todo por la impunidad en la que desenvuelven, las denuncias son numerosas,  pero todas se diluyen por obvias razones. Como la anterior se desenvuelve en completa informalidad según la denuncia presentada por aquel programa  televisivo arequipeño.
  • Empresa  ALÓ 45: Qué puedo decir acerca de esta empresa de taxi, si el qué escribe estas líneas,  sufrió hace un tiempo el robo de su cámara digital por parte del chofer de una de sus unidades. Cómo muchas de las supuestas empresas “formales” trabaja con los mismos modus operandi que las anteriores y, claro,  en total impunidad.
  • Empresa AREQUIPA CAMPIÑA: informal e inseguro
  • Empresa TURISMO LATINO: informal e inseguro

martes, 20 de diciembre de 2016

Julieta Rodríguez y el amor al extranjero

Si uno se encuentra dentro o fuera del país  y  pregunta  a ese extranjero ¿Cómo le trata el peruano? (y al decir extranjero me refiero  aquel que por sus rasgos y color de piel  se identifica  claramente como foráneo) encontrará que la mayoría de ellos responderá  que cuando visita o visitó el Perú encontró a un peruano muy atento con el forastero,  muy servicial que  hasta llega  al extremo de brindarle techo y comida y si fuera el caso le ofrece  hasta a su misma  hija, (sobre todo si este extranjero  resalta por su palidez). Esta actitud peruviana no distingue raza, porque lo hacen tanto cholos, negros, indios, charapas, criollos, etc. Tiene que ser peruano de pura cepa.
Pero qué hay detrás de esa conducta del peruano cuando se muestra  como en estos casos tan serviciales y atentos con el extranjero. Será producto de una muy buena educación o habrá detrás un muy bien tapado y encubierto sentido de inferioridad frente a todo lo foráneo porque desde hace cinco siglos le han hecho creer que es inferior a todo extranjero.
Y es que es así, en esa aquiescencia del peruano con el forastero está lo segundo.  
Aquí lo que ha existido siempre es que una minoría étnica domina culturalmente  a una  gran mayoría, y su cultura lo inyecta por todos lados y aprovecha todos los medios para hacer que el peruano  mayoritario y muy diferenciado de esa minoría quiera ser como ella, y si para eso tiene que recurrir  al cirujano o cambiarse el apellido,  él lo hará, sin medir el costo tanto psicológico como emocional.  Millones de peruanos seguirán este camino, el camino  de la aculturación.
Esto siempre ha ocurrido en la historia del hombre, pero aquí el problema está en que la cultura de esa minoría es torpe y degradada y muy escasa en valores;  en cambio los valores milenarios que están en ese Machu Picchu, en ese tapiz huari, en ese Capác Ñan, en esos  Incas,  son enormemente necesarios para  la felicidad y el progreso de esas mayorías.
Esta receta  de aculturación que excluye la cultura milenaria,  para el infortunio del país se continúa dando al peruano. No hemos aprendido de nuestros errores. Al final si seguimos así, continuaremos con una sociedad carente de autoestima, porque no existe  identidad nacional ni sentido de pertenencia, y cuando eso ocurre,  la decadencia se manifiesta con desorden, caos, corrupción, desdicha, violencia, el imperio de lo ilícito, la improvisación,  la corrupción. Males que por ejemplo se han agudizado y se ha generalizado en la sociedad mexicana. Ellos eligieron el camino de enterrar su pasado milenario y han creado el monstruo aculturizado que ahora conocemos. Gracias a la providencia no somos México y estamos a tiempo de no serlo nunca.
Han pasado miles de años y avances tecnológicos, y  los países que lideran al mundo,  sus sociedades se caracterizan por poseer autoestima, patriotismo, sentido de pertenencia, identidad nacional. Esto no ha variado con la economía de mercado ni con la moda de los tiempos, todo lo contrario.
Así qué,  si queremos que el foráneo nos respete, primero aprendamos a respetarnos nosotros mismos, aprendamos a querernos como somos  y a valorarnos. El día que llaguemos a esto,  el extranjero aprenderá de nosotros y ahí por fin conoceremos la palabra respeto.


viernes, 16 de diciembre de 2016

Jaime Saavedra y los perros de paja

En la política peruana desde el inicio del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski  se ha establecido una  especie de guerra fría entre el legislativo (con mayoría fujimorista)  y el ejecutivo. Este alto al fuego por estos días se ha roto  y el efímero armisticio entre los integrantes de Peruanos Por el Kambio y los Fujimoristas (y sus respectivos aliados) ahora  está tomando ribetes de un abierto enfrentamiento. El terreno elegido  para que ambos poderes muestren sus músculos  ha sido el ministro de educación heredado como bomba de tiempo del mediocre gobierno de Ollanta Humala.
Jaime Saavedra,  en realidad,  no reúne grandes virtudes, salvo que ha cumplido y cumple, sin querer queriendo,  ese papel mercenario en la labor de mantener a la educación peruana tercermundista y subdesarrollada.
Y ahora explicamos el porqué de este raciocinio.
A pesar de todo este lío armado,  con interpelaciones  y acusaciones en contra de ese  cabeza de turco, y en el que también han sabido sacar  provecho los nazis fujimoristas; con toda esta escandalosa milonga que no nos distrae para nada, al contrario, nos hace ver claramente qué está pasando en el Perú en materia educativa.
Alberto Fujimori  aseguró que la educación peruana mejoraría con la inversión privada. Han pasado  más de veinte años  y no se ha visto mejoras;  más bien,  la enseñanza  se ha convertido en un verdadero mercadillo ambulante en donde el mercantilismo vale más que la disciplina de estudio, la buena formación en valores,  la ética y la moral.
Ya han pasado varios gobiernos democráticos y  continuamos en esta situación. Pero, para ser sinceros, antes de Fujimori tampoco estábamos mejor,  porque en los años de la Guerra Interna  –por obvias razones-  el estado abandonó a la educación peruana, y esta cayó en manos de poderosos como la Iglesia Católica y  otros grupos económicos. Una vez que se pacificó  el país y se estabilizó su economía, las políticas neoliberales ortodoxas aplicadas con su conocido libreto de mínimo gasto público  no  han podido subsanar la deprimente situación de la educación peruana.
Jaime Saavedra  no es la estrella de este gabinete  ni tampoco lo sería de otro  y sus reformas que menciona continuamente  nunca  mejoraran la educación de este ni de otro país  porque están incompletas  al no tocar  dos problemas fundamentales que obstaculiza el camino para que nuestra sociedad sea verdaderamente democrática y justa,  y que son  evidentes,  sobre todo,   para el sabueso  que los ha husmeado de cerca.
El Perú viene de una guerra interna en donde se enfrentaron peruanos contra peruanos y tuvo un enorme costo para el país, tanto en vidas humanas como económicamente; pero a pesar de ello en la nueva curricula no se promueve la tolerancia a la diversidad ni el respeto a la libertad de pensamiento, y esto lo observamos cuando se sigue imponiendo  a los niños y jóvenes la religión católica con la enseñanza del curso de Educación Religiosa.
Según la C.V.R. (Comisión de la Verdad y Reconciliación) los prejuicios contra los quechua-hablantes y el racismo contra todo lo andino, fueron una de las causas de la violencia subversiva de las pasadas décadas;  pero a pesar de ello actualmente no mencionan  en la curricula  nacional la enseñanza  del  idioma quechua, el idioma nacional peruano que corresponde  a nuestra nación por la sensatez de la ciencia histórica.
Son dos reformas fundamentales y pragmáticas que se deberían de hacer en la enseñanza peruana  porqué  tanto la secularidad en la educación  y el respeto a los idiomas nacionales han sido los vértices para la nueva educación de aquellos ciudadanos que  han hecho posible  el desarrollo y el progreso  tanto del Canadá como de los países que integran la Unión Europea; sin embargo, aquí, estas ideas razonables y sensatas y adecuadas  para nuestro desarrollo real como sociedad y país son excluidos de todo debate para una coherente reforma educativa.
Está claro entonces, Jaime Saavedra, solo es el perro de paja de este circo tercermundista, incoherente, caótico y con mal argumento. Y detrás de este escenario, una educación peruana en espera de su verdadera mejora.

lunes, 5 de diciembre de 2016

El CADE y los comerciantes ambulantes


Domingo, seis y media de la mañana, enciendo mi televisor de 14 pulgadas pero de insuperable imagen y me encuentro al periodista Mario Gibellini estrujando en el rostro del afamado hacedor de encuestas y ahora encargado del CADE 2016 Alfredo Torres, lo inútiles que han sido a través del tiempo estas reuniones. Y como siempre ocurre en esta comarca, el entrevistado al no encontrar una repuesta racional y lucida recurrió a esa exagerada religiosidad para arrancar de ella la escusa necesaria, comparando a este evento empresarial con un retiro espiritual, en donde, los asistentes, apenas finaliza la reunión se olvidan de lo tratado.
Cuando uno lee sobre el comienzo del progreso y la prosperidad de los Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros tantos casos, la clase empresarial de aquellos estados jugaron un rol muy importante porque fueron y son el motor de los avances y crecimiento de sus determinadas naciones. Con lo visto y la forma como se cierra la versión del CADE 2016 nos damos cuenta que vivimos en un país sin brújula, porque esto que estamos pasando ya lo han vivido nuestros abuelos (los que aún quedan), en realidad es una fotocopia del Perú de los años sesenta del pasado siglo XX.
Hace unos días en Chile con su clásico estilo adormecido el presidente Pedro Pablo Kuczynski afirmaba desmoralizado que en nuestro país es una pérdida de tiempo fabricar acero porque nunca podremos competir con los productos ucranianos. Y sin dar alguna otra alternativa para esta desdichada realidad, daba entender que la industrialización en nuestro país es una verdadera utopía.
Bueno, si no podemos fabricar acero y la industrialización de nuestro país es una utopía, entonces, ¿Qué alternativa tenemos?, acaso ser un paraíso financiero o un lugar condenado a la eterna extracción primaria e importación de productos manufacturados. ¿Qué mierda vamos a ser en el futuro?
Es que no hay ideas, es que seguimos con el mismo pensamiento de Pizarro y sus 40 ladrones, solo expoliar y acumular una adecuada fortuna y cuando el saco esté lleno, ahí todo a la espalda y abandonar esta tierra de indios al borde del caos y la violencia como lo ocurrido en Huaycan uno de los numerosos guetos limeño.
Como en la segunda mitad del siglo XX, a las tertulias del CADE le falta lo que sí se observa en aquellas reuniones rusas, británicas o norteamericanas: sentido de pertenencia, amor al país, a la nación, banderas nacionales, un presidente propio del país, gente comprometida con una tierra que la siente suya.
Al final terminan como las reuniones que tienen algunos comerciantes ambulantes, en donde, la esperanza al mañana se ha perdido completamente conformándose miserablemente a ganar lo que se pueda en el día.
Somos un país que ha sido foco de civilización en el planeta. Aquí se formó el imperio más poderoso de América y también construimos maravillas modernas. Fuimos centro de la invención y la creatividad, pero es una pena ver que los que se reúnen en el CADE carecen de esta energía, de esta autoestima.
Y ya lo mencionó Hu Jintao y lo ratificó Xi Jinping, el desarrollo de China y su posición en el mundo solo dependerá si cuenta o no con grandes y competitivos grupos empresariales. Y aquí, no estamos alejados de ello. El Perú nunca dejará el subdesarrollo mientras su clase empresarial siga con esa inercia y congelado en el tiempo.
Quisiéramos ver grupos empresariales peruanos que conquisten el mundo con eficiencia y creatividad, porque es una lástima que hoy no exista algo parecido, solo conformistas y cabizbajos ex “turroneros”.
La BBC de Londres ya lo mencionó al catalogarlo como “triste” al actual crecimiento económico peruano, porque a pesar de los rimbombantes números esta realidad se asemeja más a la patética imagen de un orate ebrio recostado en la acera a punto de atragantarse con sus propios vómitos.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Fidel Castro y el caudillo arribista

Ha muerto (sin desmerecer a Martí y Celia Cruz), el cubano más famoso que nunca siguió la carrera militar pero le gustaba llevar ese huachafo  atuendo verde, y aquí, haciendo un alto  a la fuga de Nadine Heredia,  han comenzado a dedicarle las palabras exactas que irán en su epígrafe. Todos meten la lengua sobre el antiguo aspirante a actor de Hollywood  y  sabiondos calculan sobre cuáles serán las repercusiones dentro y fuera  de la  isla.
De todas las opiniones, lamentos, agravios y  rasgados de vestiduras que aparecen por estos días,  el más ridículo ha sido  lo escrito en las redes sociales por Ollanta Humala, en el que hace constar que  insiste  con su falso libreto  de  conspicuo izquierdista y defensor de las causas populares, un apócrifo guión que también usó en su momento y lo acompañó  hasta sus últimos días Henry Pease.
Seguro que Humala sigue con esa cháchara comunista porque aún no se ha dado cuenta que el resto lo ve como el ex “felipillo” de Telefónica  y  principal culpable de que muchos peruanos no tengamos  internet en casa  por los altos costos de ese monopolizado servicio.
Es que existen dos tipos de políticos: los que persisten y luchan por unos ideales solidarios y los que claudican a resignarse a ser simples monigotes del billete y el poder; como ese pusilánime que embriagado gritaba: ¡Los héroes están muertos!
Para saber lo que fue Fidel Castro, solo tengo que contrastarlo con “El Che” Guevara. El rosarino en fiel cumplimiento de sus ideales –buenos o malos, según sea el caso-, perdía  la vida  al internarse  en esa insana  jungla tropical boliviana;  mientras tanto, Fidel Castro muere longevo,  rodeado de lujos y sus cientos de millones de dólares. El tío cerró sus ojos rico en un país arruinado  salvo los integrantes  de esa especie de  “casa real” cubana que conforma  los  Castro y  su corte.    
Es que, si son políticos de Izquierda,  derecha  o de centro, no interesa, lo que sí importa  es cuan honestos son en su discurso con sus ciudadanos; supuestamente luchan por ellos pero en la realidad  solo les interesa un huevo de pato.  Sean honestos,  si son una mierda díganlo, al final la honestidad es lo que pide la población, sino veamos cómo ganó Trump.
Es que estos caudillos farsantes son tan numerosos que faltaría papel para enumerarlos:  cantamañanas y palanganas;  mercachifles que se asumen defensores del pueblo; topos miserables y siniestros charlatanes;  egoístas de pura mierda; voraces  e  inútiles; analfabetos dementes;  supersticiosos y  torpes burócratas;  resentidos y corruptos dirigentes gremiales; fanáticos de la sangre y  al culto de la personalidad. Y que en la búsqueda de la riqueza, el poder y la frivolidad, inventan tiranías y gobiernos dinásticos  con la  excusa de  buscar la igualdad y la justicia para su pueblo. Desean tanto la decadencia de su antiguo amo que al final terminan siendo como él.  
Hoy, seguramente, saldrán a dar vivas por la lucha de clases, y con ese conocido discurso  al que nos tienen acostumbrados, pero todo es una farsa,  porque estamos en un campeonato de pendejos, a ver quiénes son los más farsantes  y  quien reúne la mayor cantidad de incautos.

En esta América Latina atrasada el término caudillo debe ser considerado una mala palabra porque desde el rio Bravo hasta Tierra del fuego los  caudillismos con sus diferentes matices ha sido la principal causante de nuestro subdesarrollo; por consiguiente,  debemos fortalecer nuestras instituciones democráticas para así poder librarnos de estos tiranos, y si  no se puede,  por lo menos controlarlo como está sucediendo ahora en los EEUU.

domingo, 20 de noviembre de 2016

La Confederación de los Andes


Nombre Oficial: Confederación de los Andes
Extensión: 8.931.492 Km2
Población: 232.000.000 habitantes
Forma de Gobierno: República Federal Presidencialista
Gentilicio: Confederado, andino.
Capital: Andinia DF  (antigua Sucre)
Ciudades importantes: Buenos Aires, Santiago, Lima, Caracas, Bogotá, Asunción, Montevideo, Quito, La paz, Ciudad de Panamá.
Idioma Oficial: Español
Moneda: Nuevo peso
División política:  diez estados (Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Paraguay, Bolivia  y Uruguay)


sábado, 29 de octubre de 2016

Mario Testino y la huachafada del año

“Asistieron personajes de Alta Alcurnia” mencionó sin desparpajos Marycarmen Sjoo por las pantallas de televisión a nivel nacional.  ¿Y dónde más se podía dar semejante ridiculez?, solo  en RPP,  el templo del asfixiante y ahora huachafo conservadurismo que infesta al peruano todos los días a diestra y siniestra y sin ningún reparo.
¡Carajo!, ¿Dónde coño estoy viviendo? ¿En qué se está convirtiendo este muladar?
¿Alta alcurnia? ¿Qué significa esto? ¿Existe en este país gente de “Alta Alcurnia”?, así como se asegura.  ¿Dónde quedó la democracia, la igualdad entre las personas?, porque para esta reportera y los broadcaster que la ponen en pantalla,  el principio de igualdad que es base de la democracia  moderna  se fue al tacho,  porque vivimos en un Perú en donde todavía existe gente de “Alta Alcurnia” y, seguramente,  junto con las castas, la nobleza y  hasta los títulos nobiliarios.
Es que, no era para menos, teníamos que escribirlo. Semejante  torpeza se produjo cuando dicha periodista mencionaba a los asistentes a un evento  organizado por Mario Testino, un fotógrafo peruano, que se ha hecho famoso,  no por haber realizado una fotografía ganadora de un premio Pulitzer por despertar la conciencia social en el mundo, no, sino que se ha hecho famoso al  haber retratado a muchos personajes de la farándula internacional, y dentro de ellos, algunas abuelas con tanta cirugías en el rostro que han perdido hasta  las líneas de expresión, como la ridícula Demi Moore  que apenas salía al exterior se cubría el rostro de forma enfermiza con una diminuta cartera, sin saber que afuera la gente de a pie no la diferenciaba de cualquier otra gringa, pero ella seguía intentando vanamente cubrirse el rostro. Una ridícula más que la televisión basura nos estruja en el rostro, y ahora,  extranjera  que otro huachafo de nombre Mario Testino ha tenido a bien traerla por estos lares, desconociendo que aquí el Perú milenario los ve a estas estrellas de Hollywood, a pesar de su glamour, como simples y decadentes infelices.  
Es que no se esperaba otra cosa de la tierra de la huachafería y el conservadurismo que pare hijos como  Mario Testino. Los medios lo nombran a cada rato, que esto y lo otro,  un importante fotógrafo, ¿Importante fotógrafo?,  será para un adicto de lo vano y la frivolidad. Sería interesante que sus fotografías despertaran  en la ciudadanía la crítica a la pobreza,  el hambre o las guerras. No. No se puede pedir esto a un “famoso” peruano,  porque de aquí solo sale un escritor con  premio Nobel que escribe por y para la plata y al final  corona su biografía aceptando un título nobiliario y eligiendo como pareja a la reina de la farándula española. Es que esta tierra de conservadurismo nunca dará al mundo  gentes que verdaderamente dejen huellas importantes a la humanidad, solo suministrará de personajes superficiales,  símbolos de lo fatuo, como los famosos Testino y Mario Vargas Llosa.
Igualdad, esa, que es tan necesaria en el ser humano y que las sociedades más civilizadas en este planeta intentan formar  dentro de su población, pero aquí,  nada de eso interesa, porque vivimos en tiempos en donde los medios se sienten cómodos con  las desigualdades, la inequidad, las injusticias, y ponen en las pantallas a rostros como Marycarmen Sjoo, que no tartamudea  al vociferar que seguimos viviendo en un país en donde existe la “alta alcurnia”  las diferencias sociales, la servidumbre medieval con internet y  smartphone. Nada se ha avanzado, nos hemos estancado.
Intentan falsamente  mostrar un país del primer mundo y punto de encuentro del jet set internacional, pero solo se nota la peor ridiculez  de un pequeño grupo de gente que le llaman  “alta alcurnia” reunidos por un huachafo nacido en un país de huachafos y que intenta tapar sus complejos de descendiente de indios pobres que una vez más se avergüenza de su rostro,  en su lugar, traen una parte de Hollywood ahondando más la decadencia y la muestra de la peor huachafada del año.  

sábado, 1 de octubre de 2016

La Teletón y la gran estafa

Como todos los años por estos días, la publicidad televisiva nos anuncia sobre  el mayor evento benéfico que se da  por estos lares. Nos referimos a la Teletón. Sus organizadores y beneficiarios tratan de despertar en el televidente  esa solidaridad que son muy  necesarios para este tipo de  campañas, porque ayudan en el objetivo de recaudar la mayor suma de dinero para  así poder contribuir en la mejora de las condiciones de vida de las personas con discapacidad, sobre todo de aquellas de menores recursos. Bonitas historias y loables acciones. Pero como tantas otras, cuando husmeas  un poco,  te topas con una  realidad que dista mucho de lo que te publicitan.

Llegar a la Clínica Hogar San Juan de Dios no es tan fácil,  sobre todo, por el tráfico y los enormes huecos de la Avenida Ejército. Su playa de estacionamiento, si se le puede llamar así, es pequeña, pero a pesar de eso, cuenta con un moderno expendedor de tickets, que  te avizora  que para  estos presbíteros el dinero no es juego.                                             Dudé un poco,  pero igual ingresé al edificio,  y una vez en su sala de espera, pude comprobar cómo se maneja dicho hospital, supuestamente “solidario” con los que menos tienen.  
                                                                                                                                       Mientras esperaba mi turno, había una familia delante mío, eran delgados y empalidecidos. Conformaban el grupo una pareja de ancianos y una mujer joven,  llevando en una silla de ruedas a un pequeño. Se notaba que no eran de Arequipa, más bien, parecían del Cusco, de Quillabamba, alcancé a oír. Tímidamente la mujer más ajada se acercó a la ventanilla y mientras conversaba con la que atendía,  su rostro iba mutando de un  gesto esperanzador pasando por  uno de preocupación y,  luego para finalizarla, con esos alicaídos  músculos faciales que deja entrever  la frustración. 
                                                                                 
Derrotada se retira y regresa  junto a su tropa. Comenta desesperada que solo pueden descontarles diez nuevo soles y,  que entre  placas, análisis y tratamiento que le harían al niño se necesitaría  alrededor de 5,000 soles. Todos se miraron, y el viejo escéptico,  regresa  a la misma ventanilla para “sacarse el clavo”.   Se escucha que levanta la voz,  reclama, increpa, pero es inútil,  la señora de la ventanilla sigue moviendo el rostro de un lado al otro. El tipo de seguridad ya estaba  listo para  actuar, pero el viejo se calla y digno se retira, no vale la pena rogar ante tanto insensible hijo de puta. Da la orden,  agarran la silla de ruedas que lleva al  niño que por el cansancio se había dormido y abandonan la clínica.  

Mi caso no interesaba ni el alto costo del estacionamiento. Lo que no podía soportar era ver a ese niño dormido salir de esa Clínica sin haber recibido algo de  ayuda. Adónde quedó la solidaridad que prodigaban en la última Teletón por las pantallas de la televisión,  cuando un clérigo con túnica blanca aseguraba que con los recursos que recaudarían,  los niños con mayores necesidades serian atendidos.

Mentira, burdas mentiras, porque de solidaridad y preocupación por el prójimo, esa mañana no encontramos nada,  salvo un enorme interés por sustraerle la mayor cantidad de dinero al que ingresara a ese sanatorio,  desde el estacionamiento hasta los altos  costos  de la atención.

La honestidad y la solidaridad, escasean en estos tiempos de inequidades, la ambición por el dinero desprecia todo,  inclusive la vida humana y algunos, con el fin de acumular la mayor cantidad de dinero,  no dudan en recurrir, si es posible,  a la misma estafa.

Ya comenzó la Teletón con todo su show,  junto con sus inagotables promesas, mientras tanto, en algún lugar de Quillabamba, hay un joven discapacitado en silla de ruedas, que ha palpado en carne propia esta cruel  realidad que difiere mucho de lo que te pinta esa caja boba.

lunes, 22 de agosto de 2016

Olimpiadas y el chalán fracasado

Esas malas noticias que llegaban de Brasil, desde protestas parecidas a  aquellas primaveras árabes hasta una mortal epidemia causada por un peligroso mosquito tropical,  una tras otra se veían más que una completa información como una sutil campaña de desprestigio que no llegaron a opacar  a una de las Olimpiadas más alegres y coloridas realizadas en la historia de este tipo de certámenes, porque así fue Río 2016,  los primeros Juegos Olímpicos organizados en tierras  sudamericanas.
Desde la época de la Guerra fría no veíamos, previo a la inauguración, tan encarnizado enfrentamiento entre las grandes potencias como ese  “boicot” a un buen número de  atletas rusos cuya ausencia  supieron cosechar en el medallero final EE.UU.,  Gran Bretaña y China.
Los Juegos Olímpicos a través de su historia siempre han sido la mejor vitrina para que los distintos gobiernos y países expongan al mundo  el nivel de desarrollo alcanzado,  no es solo la participación aislada de un atleta o un grupo de atletas sino que ellos representan a sus sociedades que junto a ellos se están jugando su prestigio. Esto no  ha cambiado mucho desde los primeros Juegos Olímpicos de la Grecia clásica, los triunfos y derrotas reflejan el valor,  la moral,  la felicidad  y el grado de civilización al que han llegado o también pueden dejar en los espectadores con sus mediocres  participaciones  su podredumbre convivencia con la barbarie y los vergonzosos  hábitos de  hordas desvinculas y  sin amor propio.
En la ceremonia de inauguración de Río 2016 vimos, como todos, desfilar al Equipo Olímpico Nacional y nos llamó la atención que llevaran el atuendo de chalán, no vamos a negar que  nos pareció una decisión poco acertada,  elegir una vestimenta  que nos regresa a un pasado desigual e insensible y poco representativo para una población tan diversa como la nuestra, pero bueno, como nunca falta, alguien seguramente impuso esa vestimenta.
Es que después de ver en retrospectiva yo hubiera elegido otro traje porque el de chalán simboliza inequidad y anacronismos, en fin, derrotas y relajos que los peruanos hemos visto durante todos estos años de atmosfera criolla. No era una simple indumentaria, era el reflejo de un menguado espíritu que nunca iba dar energía y fortaleza a ese grupo de deportistas.
Fue un fracaso anunciado, ni una sola medalla ganada, fiel reflejo de lo que se ve en nuestras calles con la pobreza de valores, no hay arte no hay ciencia, solo ágrafos miserables que nos les interesa estas virtudes tan inherentes al ser humano.
Más se gasta  en un caballo de paso que en un atleta peruano de gimnasia, en templos  que en piscinas olímpicas y pistas de atletismo,  en festividades gastronómicas que en campeonatos de atletismo. El deporte se reduce como hace un siglo a solo observar un deprimente clásico de futbol entre Alianza Lima y Universitario con sus barras bravas hasta las orejas de pasta básica y alcohol.
Ese  atuendo de Chalan, refleja ese Perú del siglo XX que queremos olvidar, una Lima frívola e inculta alejada de un país pobre y hambriento,  hipocresía ante la inequidad, espíritu derrotero, desvinculado y  relajado, un criollismo que no ha dado los valores suficientes para darle al peruano la fuerza y la moral que se necesita para llevarlos al desarrollo.
“Hacerla a la criolla”  bien lo dice la Real Academia, significa actuar  con improvisación, sin orden, disciplina ni planificación, elementos  indispensables que llevaron al podio a esos atletas ganadores. Pensando como criollo y vistiendo como chalán nos conformamos  con la derrota y seguimos delirando envueltos en nuestros prejuicios sintiéndonos jinetes “superiores” sin darnos cuenta  que en la  realidad ante el mundo damos la imagen de que no le hemos ganamos a nadie.
Una vez más desechamos la oportunidad de recargarnos  con la energía de Machu Picchu, de la disciplina y el trabajo de  los Incas, de la fortaleza de Sacsayhuaman  o de la inmortalidad de Caral. En su lugar algún idiota perdedor eligió el otro camino, el mismo que nos llevará la cabalgata de ese chalan fracasado con su frivolidad, su racismo  y la apatía hacia un Perú milenario que sigue abandonado y visto con prejuicios estos casi doscientos años.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Donald Trump y el último cowboy

A diferencia de los holgazanes que llegaron aquí en sus carabelas y tuvieron la suerte de encontrar cálidas moradas, productivas tierras de cultivos y  mano de obra barata; la gente que desembarcó del Mayflower solo halló frío, fango inútil y ariscas hordas paleolíticas. Los estadounidenses con su esfuerzo construyeron ese país. La solidaridad y  la dignidad y,  también su coraje,  fueron sus mejores herramientas; pero, lo que parecía ser la historia perfecta, aquel capital que sirve de empuje  para hacer fuerte y respetable una sociedad,  hoy,  como  Roma hace dos mil años, pasa por una etapa de crisis. No se necesita ser un experto politólogo para darse cuenta de esto, solo basta  observar lo que muestran  los principales rotativos  internacionales. Es que aquí el asunto lo conocemos de cerca, cuando existe una falta de liderazgo o estamos en ciernes de un periodo en el que escasean las  ideas y  flaquean las instituciones, aparecen estas prácticas. Lo hizo alguna vez Perón y  el fenecido Kirchner y,  hasta Humala en su efímera “borrachera de poder” amenazó con hacer lo mismo. Es que muchos  gobernantes  del hemisferio cuando dejan el poder a sus consortes no tienen mejor forma de mostrar sus más prehistóricos caudillismos.  Esta práctica que parecía propia de  los latinoamericanos,  nos sorprende ver que algo parecido se esté produciendo en la tierra del Tío Sam  ahora que la candidata por el Partido Demócrata es la esposa del ex presidente Bill Clinton.  Pero bueno,  ese no es el tema, sino que para estas próximas elecciones presidenciales de la mayor potencia del planeta, un personaje ha puesto de vuelta y media a la política norteamericana, y  no es para menos, es que cada vez que abre la boca este frustrado galán de Hollywood y millonario exhibicionista, levanta enorme polvareda. 
La  prensa local boba,  como viejas locas y sin dejar su aburrida costumbre de imitar a otras,  han rebotado aquí las críticas que le hacen al  polémico Donald Trump, lo acusan de todo, pero lo  que más le  resaltan es su racismo y xenofobia en contra de los mejicanos y con ellos al resto de latinos. Ahí discrepamos mucho, porque solo necesito observar los programas de Televisa, sus 50 % de pobres y al hombre más rico del mundo, sus maquiladoras, su presidente y su primera dama, y sus distintos personajes populares como el conocido Chavo del Ocho,  para darnos cuenta que lo que llega de ese país no es nada grato ni recomendable  para aquella persona que busca un desarrollo digno para el ser humano. Seguro que para muchos esto les parecerá inaudito y hasta exagerado, pero solo basta ver a este personaje, nos referimos al Chavo del Ocho,  cuando  junto  a  su pandilla se burla de aquel profesor que quiere llevarles algo de educación, riéndose se mofan  insolentemente del maestro y guía, y hasta le ponen sobre nombres;  no existe algo tan grotescamente parecido entre los personajes populares británicos, franceses, chino ni  japoneses, porque, tal vez,  en esas poblaciones, se respeta la disciplina que impone ese maestro y guía, pero en México y el resto de  Latinoamérica,  tierras  de la anarquía y de los torpes y egoísta caudillos, se festeja cuando se hace burla de aquel que quiere  salvarlos de la ignorancia.                     
La brutalidad de Donald Trump, quizás es el reflejo de lo que siempre existió en la  sociedad norteamericana y producto del desarrollo de los medios de comunicación hoy sale a flote porque en estos tiempos es muy difícil de ocultar. Hace algunos años, unos analistas políticos hablaban sobre la falta de motivación dentro de la población estadounidense, ya no les inspira nada, lo tienen todo, lo han ganado todo, no existe rival para ellos y,  seguramente, esto lo refleja su actual coyuntura  que no está  para ver  a personajes con notorias virtudes como  Thomas Jefferson o un John F. Kennedy,  solo tenemos un menguado escaparate que muestra  a  un áspero y lenguaraz  Trump  y a la mujer de un ex presidente.  

martes, 26 de julio de 2016

Diez diferencias entre la cultura Andina y la cultura hispana

Cuando nació el Perú en 1821, sus creadores tomaron la decisión de apartar la cultura quechua (andina)  de la idea de nación que se intentaba formar, en su lugar  promovieron  la cultura hispana impuesta en estos territorios desde la conquista. A casi doscientos años de esta decisión señalaremos diez diferencias entre la cultura quechua y la cultura hispana, que hemos encontrado:
PRIMERA: El quechua, que es el idioma principal de la cultura andina, tiene una antigüedad de más de 5,000 años; mientras tanto, el  idioma castellano o español se comenzó a hablar en la península ibérica alrededor del siglo IX de nuestra era.
SEGUNDA: Dentro de la cultura quechua emergió la civilización de Caral (2,700 A.C.)  junto con Mesopotamia , China e India, es considerado uno de los pocos focos de civilización en el planeta; la cultura hispana no posee algo parecido en su territorio original.
TERCERA: En sus miles de años de desarrollo la cultura quechua construyo Machu Picchu gran obra de ingeniería hoy proclamado por el mundo maravilla moderna; la cultura hispana aún no ha logrado construir algo parecido.
CUARTA: Junto con Napoleón y Alejandro Magno, uno de los estadistas más destacados por los historiadores del mundo ha sido el quechua Pachacutec; la cultura hispana no posee un personaje similar.
QUINTA: Dentro del apogeo de  la cultura quechua se encuentran muchos valores humanos, sobre todo: orden, laboriosidad y disciplina; mientras tanto, la cultura hispana siempre ha destacado  por su caos, relajo  y corrupción. 
SEXTA: La cultura quechua edificó el imperio del Tahuantinsuyo, según la BBC el más extenso del hemisferio occidental; La cultura hispana no ha logrado emular estos logros.
SÉPTIMA: La cultura quechua construyó dentro de la historia universal la más eficiente red de caminos (Qhapaq Ñan); la cultura hispana aun no ha hecho algo parecido.   
OCTAVA: La cultura quechua domesticó muchas especies alimenticias que hoy son un importante aporte para la alimentación de la especie humana; la cultura hispana en su historia no tiene domesticado ningún producto alimenticio.
NOVENA: La cultura quechua tiene muchos símbolos de poder y energía que da fortaleza al ser humano (Puma, Oso de anteojos, Cóndor, etc.);  la cultura hispana traída al Perú ha apartado toda esta simbología.
DIEZ: La cultura quechua desde su idioma,  busca la cohesión,  la armonía con la naturaleza y el desarrollo sostenible e igualitario de la sociedad;  en cambio, la cultura hispana es nociva, sanguinaria, injusta y fanática.

lunes, 18 de julio de 2016

Chapa tu fujimorista

De esa casta de sicarios y carniceros  que dominaron la política en la década fujimorista tres crueles amazonas destacaron por inhumanas  defensoras de la tiranía, el  genocidio y la cleptocracia. Todavía queda en la retina las imágenes de unas antropomorfas  viudas negras, carcajeándose de todo aquel  que clamaba por democracia  o de las lágrimas de mujeres humildes que exigían migajas de justicia. Ese trío apocalíptico de jinetes  lo conformaban: Martha Chávez,  Luisa María Cuculiza y Luz Salgado;  como los más intolerantes y fundamentalistas  Ku klux klans  con guadaña en mano  decapitaron los derechos humanos de los peruanos en aquella época dominada por  Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.
Cuando parecía que esa pesadilla iba a quedar en el pasado  como tantos otros oscuros episodios que nos han manchado, en estas últimas Elecciones Generales los medios conservadores y aburridos no tuvieron mejor gusto que colocarnos en el menú a  la primogénita del dictador, muchos creyentes de la caja boba y de  la  prensa basura se embelesaron de unos supuestos atributos y  por poco los  convencen  para colocar su nombre en la lista de presidentes;  pero toda esa publicidad engañosa y una Ley Electoral inservible fueron suficientes para que hoy infesten de agentes naranja el legislativo.
La pesadilla continúa, la paramnesia peruana es real, estamos maldecidos por la historia, condenados a escupirnos en el rostro continuamente, a pisar nuestro propio excremento. Es una vergüenza ver esta realidad, se nos hace imposible controlar el asco, es que después de leer la historia, los causantes de nuestras peores derrotas siempre tuvieron el mismo perfil, el mismo lenguaje y similar pensamiento,  hoy se llaman fujimoristas.
La tiranía, la corrupción, lo abyecto, la prostitución política, los cobardes que venden sus pensamientos por morlacos, los criados a puntapiés y puteadas, los genocidas, los supersticiosos y fundamentalistas, los pendejos que al final resultan siendo los perdedores. Los que salen sudorosos de sus pías reuniones. 
Los conocemos  de cerca, ultras fascistas, tercos analfabetos,  sumidos en vicios, ruines e  irracionales, gallinas por naturaleza, hipócritas que  por dinero le chupan el dedo a cualquiera. No tienen límites, cuando aprovechan la miseria de otros ofreciéndoles dinero y lentejas por toneladas a cambio de que relaman  las axilas de la corrupción y el despotismo que venera el robo y la navaja. La democracia y los valores humanos son para ellos inservibles  y para uso solo de cojudos, si no da plata no interesa.
En el pasado el ondulado arrastre de muchos felones y apátridas han regalado nuestro territorio poniendo miles de excusas,  así como en 1995 Fujimori  cedió al Ecuador importantes enclaves  en el rio Marañón  y negó a los jóvenes estudiantes el sentido de pertenencia con la historia de su patria reduciendo las horas de enseñanza de esta materia  en las aulas peruanas.    
Como puede verse, ese olor a fujimorismo ya lo hemos percibido en muchos personajes en nuestro pasado, como ese tal Miguel Iglesias, extranjero que haciéndose pasar de peruano dio el Grito de Montán y concretó el más humillante tratado cediendo Arica y Tarapacá  a cambio de poder y dinero; similar comportamiento mantuvo el fundador del fujimorismo cuando siendo japonés disimuló una peruanidad a cambio de pisotear los derechos humanos y alentar la corrupción  institucionalizada, y ¡cómo no! de regalar también nuestro territorio.
Por mucho tiempo  los culpables de nuestros mayores  fracasos como apócrifos demócratas estuvieron dispersos y confundidos entre distintas tiendas políticas, hoy han salido amenazantes a la superficie izando su distintivo en ese montículo de estiércol a la  puerta de su madriguera con un escabroso rotulo llamado fujimorismo.  

lunes, 11 de julio de 2016

El tapiz Huari y sus miserables enemigos

Era un extraordinario tapiz Huari cautivo  en ese panóptico que hacía de museo. Sus impresionantes colores  y  simétricos acabados junto con su fina textura era un completo deleite para el tacto, despertaba inexplicables sensaciones. Ese tejido aunque  inerme sobre esa vieja y polvorienta mesa parecía cobrar vida  como queriéndome expresar algo,  acaso eran gritos de auxilio porque era evidente que corría un inminente peligro entre tanto miserable al asecho.
¡Si supiera cuántos miles de dólares vale!  Profirió el trivial cuidante, terminando  bruscamente con mi corto diálogo con ese inextinguible mundo milenario. Una vez regresado al cuerpo, solo quedaba resignarse de cómo puede ser posible que para ese desdichado salvaje y sus amos,  la antigüedad y formas de ese textil, y el hecho de que fue  hilado por el pueblo que representó el periodo de unificación del mundo andino, no interesaba nada, porque igual como aquel montaraz muchos dominados por ese pensamiento de muerto de hambre  les importa  solo saber cuántas monedas podía valer.   
Era un día soleado, seguramente a finales de la década de los noventa en aquella facultad de la Universidad Nacional de San Agustín que conocía como la palma de mi mano. Ingresé a  ese pequeño auditorio acomodándome en la  única butaca vacía,  y apareció en escena, intentado torpemente articular algunas palabras. Cuando terminó su perorata, el  estudiante que tenía al costado no tuvo mejor juicio que decir: “esperé otra cosa”, y es que no era exagerado, un catedrático y decano con tantos años de experiencia cómo pudo dar semejante discurso, fueron tan escasos sus recursos que no alcanzaban como  para  diferenciarlo  del más ordinario y lenguaraz mangante.                             
Pasaron los años y  esa universidad no tuvo  mejor idea que premiarlo con el puesto  de  rector. ¿Qué ocurrirá ahora? Dije. No pasó mucho tiempo para darme cuenta de que mi desconfianza no tenía mejor asidero, porque esa noche,  las noticias hablaban sobre un robo producido en el Museo de la U.N.S.A. Las víctimas: ceramios  y otras piezas precolombinas, y dentro de ellas, ese hermoso tapiz huari que hace algunos años clamaba por ayuda.  Para la mayoría de la población este hurto pasó casi desapercibido, solo tomaron algo de atención cuando se enteraron que el monto de lo robado superaba en el mercado negro los  8 millones de dólares.
Ha pasado casi un año y hasta la fecha no se sabe nada, es que fue el robo perfecto, todo conjuró: una sociedad desvinculada con su cultura milenaria, autoridades desinteresadas frente a la depredación de nuestro patrimonio cultural, un tapiz huari abandonado a su suerte, un rector analfabeto y temporalmente en el cargo, la ambición miserable, una representante del INC excusándose que ese huérfano  textil como otras piezas hurtadas no estaban inventariadas,  y, sobre todo, ese enfermizo  y encubierto odio a nuestro milenario pasado.                                                                                                               
Es que en este momento miles de ceramios y textiles,  restos de  nuestra rica y milenaria cultura se encuentran en completo desamparo, hacinados en oscuros depósitos y sucias repisas y  en manos de personajes que  a  pesar de sus discursos y falsos caretos hoy  no pueden ocultar que son los principales enemigos de nuestro patrimonio cultural, estos pueden simples  estropeados que en su afán de ocultar cualquier ligazón con su pasado indígena  no dudan en destruir y desaparecer cualquier ceramio o textil andino. También están algunos que les regurgita todo lo precolombino y hasta ostentan importantes cargos en el INC, disimulan muy bien  sus peores prejuicios y deliran una infundada superioridad racial  convirtiéndolos en tercos custodios de una hispanofilia anacrónica y degradada,  y a la primera oportunidad censuran o destruyen todo lo que signifique  resaltar la cultura andina milenaria. Es qué vivimos un periodo en donde el mundo a cocachos quiere hacernos entender que nuestro pasado fue muy  importante y que ese pasado es la mejor fuente en donde podemos extraer aquellos  valores humanos que son tan necesarios para una  sociedad que quiere desarrollar,  y esto, como es lógico,  provoca una  agresiva reacción de parte de sus principales enemigos, aquellos almas en pena  que siguen obstinados en no aceptar que  mucho de lo que trajo en el equipaje Pizarro hoy se ha corrompido tanto que ya no son necesarios en un mundo tan competitivo como este.    

sábado, 11 de junio de 2016

Pedro Pablo Kuczynski y la modernización del Perú

Me fumé hasta el último impuesto del cigarrillo, esperando que esa noche del domingo 5 de junio no termine en otra decepción, y  mientras encendían  la televisión, no podía contener los malos recuerdos,  cuando una desagradable pecosa llamada  Mónica Delta con su recordado a boca de urna intentaba en vano vernos la cara de cojudos  cambiando intempestivamente  los resultados de aquellas elecciones presidenciales del año 2000 favoreciendo sorpresivamente a su idolatrado Alberto Fujimori.  Es que el fujimorismo junto con el aprismo deben ser lo más repulsivo que ha parido este país, reducto de indeseables, con sus Del Castillo y  Marta Chávez  se ven casi inalterables y hasta acarician victorias en lides electorales gracias al apoyo de los de siempre: uno de los ganados más indoctos y ruines que deben existir en este orbe, son un verdadero peligro y únicos responsables de las peores derrotas y traiciones que hemos sufrido los peruanos en nuestra historia.
El Grupo El Comercio, al final a los píos corderos les redujo el menú a solo  dos platillos de fondo. Aprovechando los prejuicios y estereotipos de los terneros, a los candidatos que poseían las propuestas más  vanguardistas y modernizadoras  los satanizaron acusándolos de instigadores de  matrimonios entre maricones y abortistas, y apoyados por los presbíteros, los  indujeron a votar por esta pareja  que al final llegaron al balotaje. Ese enorme  monopolio de medios de comunicación  en la última semana le bajaron el dedo a “La china”,  revelando cochambres  a sus más cercanos colaboradores,    –solo ellos saben cuál fue el verdadero motivo-  porque hasta unos días atrás fueron los más conspicuos  defensores de la primogénita del dictador nikei. La victoria ajustada de PPK solo se pudo consolidar con el apoyo de Verónica Mendoza y sus huestes izquierdistas.
Pero bueno,  a pesar de todo, ganó Pedro Pablo Kuczynski. Este veterano, debe ser  el más civilizado de los presidentes que hemos tenido como país  independiente. Y si lo dudan, solo recuerden a los recientes: uno acusado de borrachín y de tener un enorme complejo de inferioridad que intento vanamente aplacarlo poniéndose al costado de una gringa. El otro sátrapa con frecuentes ataques de histérica que lo empuja a dar puntapiés  a quien  tenga al frente  y que se burla continuamente del pueblo construyéndoles  monumentos  idólatras en cuanto cerró baldío encuentre y mostrándose como el  más repulsivo devoto demagogo cuando carga las andas de alguno que otro santo. Y ni que decir, para alguien que ha sabido entender en dónde radica el respeto del hombre y la mujer, ver como los diarios sacuden como a  un simple pusilánime de saco largo y  en la mollera  una exagerada proyección ósea que supera con creces al alce mejor provisto,  esto ya es para auto exiliarse por respeto a uno mismo y al resto. Y la lista es larga de los que los han antecedido: cobardes supersticiosos, genocidas de todo tipo, rateros de esquina y caudillos idiotas.
Sin lugar a dudas después de ojear a los mejores representantes de una república bananera, Pedro Pablo Kuczynski viene a ser el más civilizado de los mandatarios que hemos tenido. Apenas conocido  como virtual presidente, en esa primera entrevista,  la concluyó deseando que lo recuerden como  el hombre que modernizó el Perú. Muy acertadas sus palabras, porque es justamente el atraso que sufre un buen número de peruanos uno de nuestros mayores problemas. Es urgente modernizar al peruano y sacarlo de ese oscurantismo plagado de  supersticiones, estereotipos, prejuicios, concordatos medievales  e  inquisidoras instituciones fundamentalistas; para encaminarlo por la tolerancia, sensatez, secularidad y libertades que se respiran en aquellas sociedades que progresan.
Pocos presidente que hemos tenido los peruanos han guardado el  pragmatismo que posee Pedro Pablo Kuczynski, quizás no ha existido uno parecido. No tiene nada que perder, está en sus manos realizar esos cambios que el Perú necesita para ser un país moderno y verdaderamente liberal. Estamos a  puertas del bicentenario de nuestra independencia y esperamos que esa modernidad llegue algún día al pueblo peruano, porque solo así la democracia será sustentable y los buenos gobiernos se sucederán y las tiranías desaparecerán, dejando para siempre el siglo XIX y XX con sus oscurantismos y  torpezas. Y si no es así, esta paramnesia tan peruviana seguirá en ese círculo eterno de oportunidades perdidas.

jueves, 14 de enero de 2016

Marionetas y el despotismo mediático

Bueno, está claro, no quiero ser aguafiestas ni mucho menos, así que,  lo que salga  de todo esto,  me llegará al tuétano como a todos, porque  sabemos que no va cambiar nada de lo que padecemos, porque siempre ha sido así y así será por los siglos de los siglos. Agradezco a la providencia estar con vida  y de mi auto exilio en esta  anatema bien protegida, libre de este establishment,  salvo que tenga que hacer algún trámite,  ahí sí, me veré obligado a  sufrir su barbarie y degradación.
Entonces,  no tomen en cuenta mis palabras, ya que solo nacen de la poca lucidez producto del amodorramiento de una prolongada noche y de haber leído  las últimas encuestas en un pasquín fujimorista llamado “Correo”.
No se cómo funcionará en otras latitudes, pero aquí los grandes grupos económicos nacionales, los lobbies extranjeros y aquellas familias acaudaladas, para estas próximas elecciones generales ya tienen sus propios candidatos. Sus gustos son conocidos. Por estas razones el  frankenstein que construyan  será creado a su imagen y semejanza, muy bien descritos  por  Mario Vargas Llosa en ”El pez en el agua”.
Esto sería insultante para la inteligencia o dignidad de un francés o británico pero aquí lo disimulan casi como un buen lavado de activos,  así que cuidan con esmero cada detalle para que todo esto no se vea como  algo alejado de los civilizados cánones democráticos, aunque al final termina  todo convertido en un circo  muy bien elaborado y hasta creíble,  en donde los bufones se turnan de acuerdo al criterio del director de escena. Este, los cambia  según la memorización que han hecho del  guión preestablecido lleno de privatizaciones, desindustrialización, debilidad de instituciones democráticas, neocaudillismos, reinado de las AFPs, privatización de la salud, proliferación del cáncer, corrupción social, prostitución generalizada, decadencias  que alegremente vociferan  al  respetable.
El espectáculo es muy  dinámico porque los bufones juegan con el público constantemente, distrayéndolos con sus payasadas y torpezas, no les dan respiro, para esto ayudan los culos y los drogos, los maricones y las estrellas putas y esa telebasura que da en estos momentos como anillo al dedo.
Después de sus diarias funciones  la opinión del público no interesa porque este es suplido por  la labor que hacen las encuestadoras que en realidad son grupos muy bien organizados de  mercachifles que con siglas pomposas intentan darles seriedad a sus opiniones y encuestas,  casi siempre,  ofrecidas  al mejor postor de  este “Polvos Azules” electorero.
Ese ranking del Hit Parade  que todos los meses publican estas conocidas encuestadoras solo es pública  en los grandes medios,  siempre y cuando pasen sus rígidos filtros. Es que el verdadero propietario   del circo  sabe jugar  con  los números y con  la verborrea y las metidas de pata de los protagonistas, es que son sus mimos  y  marionetas en este gran teatro interactivo, y si existen encuestas  fidedignas e imparciales, estas nunca serán publicadas porque son reservadas para aquella gentita del palco VIP.
Si al final toda esta farsa va continuar como siempre lo ha sido. Por qué  entonces,  los que mueven los hilos no demuestran algo de linaje y mejores gustos haciendo  un poco  más interesante esta tercermundista puesta en escena  y toman la temeraria iniciativa de dejar a un lado a sus miserables y torpes candidatos y los  reemplazan por alguno que no figure en las encuestas, uno  que  esté “al dente” y que no amenace  sus birrios intereses pero que a la  vez modernice al país con industrialización y federalismo, uno que hable de educación y salud universal junto con la interiorización de valores humanos, uno que ponga a la población peruana en el mismo escalón evolutivo que un francés  o un británico. De seguro que los hay dentro de esos 19 candidatos.

sábado, 2 de enero de 2016

Argentina aparta de mí este cáliz

El año que se acaba de ir,  estuvo plagado de muchas decepciones. En el plano internacional, ni bien salíamos de la resaca de la despedida del  2014 cuando el mundo se conmocionó  al recordarnos las pantallas de televisión que ahora la muerte es  en vivo y en directo, los sacrificados: unos periodistas franceses de la revista satírica Charlie Ebdo, masacrados al mismo estilo de Tarantino.  La  primera  consecuencia  de este atentado ha  sido la propagación de un miedo que ha impregnado las miradas de los franceses, y para aquellos escépticos  los últimos hechos violentos en Paris  terminaron  por someterlos completamente.  Y después de la controversia con los portahelicópteros de clase Mistral,   a Francia ya no se la ve como antes ni tampoco a Europa.
En la Guerra de Siria, el derribo del caza ruso por parte de Turquía, le puso por el momento  un “estate quieto” al oso ruso luego de su destacado regreso  como potencia militar global, cosa que no ocurría  desde la desintegración de la URSS.
En nuestro continente después de la crisis inmobiliaria del 2008 la recuperación económica de los EEUU coincidentemente ha ido de la mano con el declive de las economías latinoamericanas, ese efímero periodo en donde este maltratado hemisferio daba destellos de un sorprendente e inusual crecimiento conjunto que hasta hacía acariciar una exigua  ilusión de un cercano desarrollo,  ha finalizado abruptamente con el estancamiento y el caos brasileño, en el cadalso está Dilma Rouseff  y Lula junto con un gigante que sigue pesándole los pies de barro.
Quizás la mayor de todas las decepciones del 2015 ha sido Argentina, la otra “potencia” latina que parecía vivir un periodo de autonomía sin parangón en su reciente historia. Es que es cierto del poder que guardan los medios de comunicación en los países sudamericanos pero con sus propios intereses,  casi siempre alejados de las necesidades de  un país que busca desarrollar y destacar en el hemisferio.
También el llenar los estadios y dejar las bibliotecas vacías siempre ha traído nefastas  consecuencias a la sociedad rioplatense, y el daño es más terrible cuando algún personaje de ese mundo se lanza a la política, esto lleva al país a la mayor incertidumbre.
Mauricio Macri, ha sido el peor autogol que se ha hecho el pueblo argentino,  desde   Menem no ha existido  mejor agente  de ese  apocalipsis que arrastra inequidad y podredumbre.  Las  primeras acciones del ex dirigente de futbol  nos confirman  en esto,  cuando apenas asume  el cargo de presidente las medidas tomadas han  estado marcados  por la desintegración latinoamericana y con el correr de los meses, seguro, se irá endureciendo la reducción de los derechos individuales de la población. Todos aquellos logros sociales se irán desactivando haciendo posible la “mexicanización” de la Argentina.
En perusalem la agenda la puso la patética mutación de un  respetuoso equilibrio entre hombre y mujer para dar lugar a un humillante matriarcado insolente y  frívolo.
He visto parejas y parejas, unas más infames y repulsivas que otras, pero la que se ha formado entre Alan García y Lourdes Flores es ya casi de un libreto de “Risas y Salsa”. El ex trovador de los balconazos e improvisado participante del “yo soy”  ochentero “Trampolín a la Fama” se ha aburguesado demasiado al punto de quitarle a sus rezagos políticos aquella motivación, cayendo como otros improvisados  en la burda copia de un plan de gobierno, para después sin reaccionar por el ego sobredimensionado y casi desequilibrado, en un concubinato necrofílico.
Desde esta comarca mistiana se nota que la influencia limeña es cada vez más fuerte con esto de la mexicanización de la sociedad y la política peruana, y se nota sobre todo cuando una enorme camada  de indeseables buscan integrar aquellas listas congresales de las distintas agrupaciones políticas. Como lo decía un medio local,  resaltan los “casi fijos”: analfabetos repugnantes, tan malignos como el mismo demonio, un cáncer dentro de sus proles que  terminaran de podrir también el parlamento.
Es tanta la regurgitación de mis tripas al ver todos  estos subhumanos que mil veces votaría en estas elecciones no por algunos de ellos sino por un conocido podenco llamado “scooby”  por los universitarios, fiel chucho que los acompañó en tantas jornadas de protestas que se sucedieron en este año por las calles de Arequipa.