lunes, 19 de octubre de 2015

Argentina entre la soberanía y el puterío

Este domingo 25 de octubre se decide mucho en la Argentina. Como es muy conocido fuera de nuestras fronteras, aquí la prensa parcializada solo muestra  lo que le conviene, y no siempre se ajusta con la realidad, pero, lo cierto es que hace varias décadas no se veía en la patria de Gardel  estas acciones de formarse una idea de nación soberana,  impensable en muchos  cuando la frivolidad y lo malsano se ha apropiado tanto del ser humano sometiéndolos a una mexicanización que se va extendiendo también por distintas partes de Latinoamérica.
Es que en la historia de los rioplatenses elegir el camino de la emancipación siempre ha estado presente, desde el rechazo que hizo su pueblo a las invasiones inglesas de 1806 y 1807, fueron  precisamente esas victorias el embrión  de lo que sería la  junta de gobierno de 1810. Nunca Lima hubiera respirado los aires independentistas si no hubiese perdurado aquel autogobierno iniciador de la expedición libertadora del surliderada por José de San Martín.
A mitad del siglo XX no disminuyó ese  espíritu,  porque el peronismo con sus errores y aciertos al final nos dejó la intención de querer hacer de la Argentina una nación autónoma. Aunque dentro de ella siempre han existido grupos triviales y conformistas muy  influyentes de la misma escuela que Mirtha Legrand,  que han obstaculizado cualquier intento progresista.  Después de desbrozar  todo lo que llega del Rio de la Plata nos queda que el kirchnerismo, con sus aspectos positivos y negativos,   ha hecho al  argentino lúcido  verse al espejo con la frente en alto.
Argentina, con sus altos y bajos y teniendo a muchos conspirando dentro y fuera de sus fronteras, hoy se encuentra  con el dilema de elegir en esa bifurcación, si seguir con este proyecto histórico de dignidad e independencia o de nuevo caer en la tentación de los mercachifles que ofrecen dentro de sus promesas de prosperidad ese  entreguismo, superficialidad y  decadencia moral que está pudriendo muchos países latinoamericanos.
En estos años el actual régimen argentino ha recibido duras críticas y seguramente muchas con fundamento, y si en materia económica no irán muy bien,  de lo que si se pueden enorgullecer es que el kirchnerismo a lavado el rostro de los argentinos de aquella mugre dejada por el nefasto Proceso de  Reorganización Nacional que convirtieron a una Argentina que en 1975 poseía solo un 15% de pobreza, en el  desastre de 1984 con más de 40% de pobres y la economía totalmente destrozada. Estaba claro entonces cuál era el verdadero  objetivo de aquella dictadura. Pero, por esos azares del destino no se cumplieron sus  vilezas porque ahora ese país sigue vivo y  dando el ejemplo como en su momento lo hizo aquella  solitaria  junta de gobierno que a comienzos del siglo XIX logró sobrevivir a la reacción retrógrada de  Abascal.
Para estas elecciones el dirigente de fútbol Mauricio Macri va segundo en las encuestas, él como todos los candidatos de la oposición no se pueden apartar de  ese tufo que siempre emanan  los aprovechados y pendejos barateros que  anteponen  sus apetitos personales por sobre los intereses de toda una  nación que  busca avanzar libremente.
Esperamos que este 25 de octubre  el pueblo argentino  elija el camino  seguido  por aquellos pueblos que han madurado lo suficiente como para saber que es el momento de caminar por sus propios medios.

jueves, 8 de octubre de 2015

Alan García contra el agente naranja

Qué tal hedor. Por esas circunstancias  que solo te puede poner  este destino cruel  originado  por los mismos  de siempre,  corderos que deben ser de  los más ruines e  ignorantes,  esa terquedad de rumiante y su acostumbrada cerrilidad son justamente  los principales causantes de que estemos  al borde  del abismo.
Es que una buena parte de la elite ágrafa y medieval  no se acomoda con la civilización democrática,  y el pueblo por su condición primaria  extraña de vez en cuando el trato vertical y la bota en el trasero.
Sería bueno saber  que su terca ceguera y analfabetismo los llevaría directo  al  fondo del desfiladero, pero eso nunca ocurriría,  porque lo irónico de toda esta historia es que sus acostumbradas torpezas arrastrarán no solamente a ellos sino  también al resto del  país: tirios y troyanos, inocentes y malhechores.
Hoy la venenosa decadencia fujimorista otra vez nos amenaza  con su desempolvado cinismo.  Hoy los vientos  fascistas y de ultraderecha  dispersan este agente naranja extremadamente tóxico por todo el territorio nacional, sus compuestos son demasiado conocidos: la carnicería y el robo.
Marta Chávez y lo más regurguitante del pasado hoy se levantan soberbios agitando sus mortales ponzoñas, porque ahora lideran las encuestas. La memoria es débil dentro de los cerriles porque ya se olvidaron de que estos caínes durante una década embadurnaron  a los peruanos con el excremento de la corrupción y la prostitución del estado.
No se trata de darle la oportunidad a la heredera del ratero y asesino, no se trata de ignorar  la real transmisión del gen asesino y de la cleptomanía, no se trata de ser buen cristiano y de perdonar los pecados de tu padre, no es solo eso. Se trata de limpiar la memoria de un país que intenta mejorar y  regenerarse, no de regresar al pasado,  y el fujimorismo es ese ayer sucio que los pueblos más dignos e inteligentes  han sabido ocultar. 
Como es lógico después de verse liderar las encuestas la primogénita del ex tirano ahora se muestra tolerante y más de centro,  pero no logra esconder a un marido con su parentela impresentable  y todo ese ejercito de sanguijuelas  y  pendejos que van engrosando sus filas por todo el territorio nacional.
Pero no está todo escrito, los píos corderos si algo les caracteriza es que  eligen a su presidente las últimas horas antes del día de las elecciones generales, esto dará tiempo para que pueda aparecer aquella opción que nos libre a los peruanos de este agente naranja.
Viendo las alternativas que se presentan, el único que puede hacer frente a esta toxica y corrosiva  amenaza naranja es  Alan García.
Nunca hemos sido devotos de este santo, y ustedes lo pueden asegurar;  pero ante estas circunstancias cae como anillo al dedo para librarnos, si se quiere, de estas amenazas.
Los apristas son una cagada y Alan Garcia  es su mejor representante, pero si algo hay que resaltar de él  es que es un demócrata, le habrán acusado de ladrón de esquina,  pero este típico sátrapa sudaca es en este momento aquella opción que podría ser un gran obstáculo a las aspiraciones anaranjadas.
Alan García debe ser el político más destacado en  la reciente historia  de nuestro país, conoce el terreno y al ganado,  y no lo vemos derrotado por esta nube toxica naranja. Una  amenaza que por más que lo intento no podría dormir tranquilo inhalando estas emisiones antidemocráticas  desde palacio de gobierno.