viernes, 6 de marzo de 2015

Patriotas, espías y un nuevo estado de la unión

Resulta paradójico y hasta con un cierto aire a doble discurso escuchar al presidente Humala exigiendo explicaciones sobre el caso de espionaje a los chilenos y por otro lado se permita el ingreso de un importante contingente de soldados estadounidenses a nuestro suelo patrio.
Según las agencias internacionales ingresarán a nuestro territorio para asesorar en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico un importante número de efectivos del ejército norteamericano llegando para el mes de setiembre a ser unos 6,000 marines. Con esto los EEUU tendrán  más presencia militar en el Perú que en la misma zona de conflicto de Ucrania. 
Pero, bueno, seguro que nuestras autoridades que  siempre están pensando en la patria habrán tenido sus motivos para permitir el ingreso de estos militares extranjeros a nuestro país.
Y justamente, debido a toda esta coyuntura, no puedo impedir que mi imaginación vuele libremente, un poco, y en esos delirios vea al Perú como un estado más de la Unión Americana.
¿Qué ocurriría si nuestro país formara parte de los EEUU como el estado número 51?
En esa supuesta realidad, nuestro idioma oficial sería el inglés, lo cual me parece práctico, ya que esta lengua es la más difundida en el mundo y nos ayudaría mucho para tener acceso a más y mejor información en todos los campos.
Ya no habría un presidente de la república sino un gobernador del estado.
Por la eficiencia de la cultura anglosajona seguro que todo sería más ordenado y organizado, desde las calles hasta las instituciones públicas.
Seguro que también el ingreso per cápita del Perú crecería, ya que en esa nueva realidad no se podría permitir que un estado integrante de la mayor potencia del planeta mantenga el actual paupérrimo ingreso per cápita de 8,000 dólares, seguro que con el aporte y las subvenciones de Washington este ingreso tendría que equipararse con el resto de la Unión, incrementándose a más 30,000 dólares.
Un profesor del estado denominado Perú percibiría un sueldo equiparado con un docente de Miami, incrementándose a alrededor de 4,000 dólares promedio y este incremento también se daría con el resto de profesionales como los médicos, ingenieros, etc.
Las carreteras y ferrocarriles del Estado peruano tendrían que tener los mismos estándares que la metrópoli estadounidense, por lo tanto, ciudades como Lima, Trujillo y Arequipa tendrían sistemas de transportes tan modernos como los que existen en Miami o San juan de Puerto Rico.
En el aspecto de salud el número de médicos y hospitales aumentarían al promedio nacional estadounidense, sobre todo en calidad y tecnología.
Siendo pragmático y poniendo todo en la balanza, al final resultaría beneficioso para la mayoría de los peruanos formar parte de los EEUU ¿no les parece? 

No hay comentarios: