domingo, 15 de febrero de 2015

Asu Mare, regando tanta mierda

Mira, no conozco ni quiero conocer a sus hacedores, pero sé que por menguar el hambre muchos anónimos y anónimas se atreven a hacer tanta porquería, ahí están como ejemplo en  mi urbe la avenida Jesús y todas sus madrigueras en donde por una determinada suma entregan todo hasta el poto.
Mira, este país es tercermundista por convicción  y muchos colaboraban para que esta condición no cambie, así que hay tanto hijo de puta que aprovecha esta condición de la mayoría de la población  para sacar provecho y cumplir muy bien su papel de pendejo y timador.
Lo ignorante y cerril  está muy difundido y es evidente que los más mierdas aprovechan este establishment para hacer que esta mugre continúe perpetuamente. En ese contexto y sabiendo esa condición de bufones dentro de esa farándula los  han elegido para colaborar con toda esta mierda y lo han  hecho muy bien, tanto que les  han dado la oportunidad de repetir ese bodrio llamado “Asu Mare”.
Ese film es sucio y mediocre pero para la salvajada les da  como anillo al dedo. Se habla dentro de este desperdicio fílmico  todos los prejuicios que congelan a este país en el siglo XX y no dan siquiera una solución para poder cambiarlo, solo entregan  un triste espectáculo para poder con la panza llena,  reírse  y alimentar tanta ignorancia e incultura.
En esta  segunda parte repiten esta pamplina, no habiendo siquiera un mínimo de argumento para considerarla  una película para el recuerdo.
Está claro esto, los más poderosos han elegido esta tierra milenaria para timarnos y vendernos lo peor. Nos va salir caro y saldremos perdiendo. Los medios colaboran con todo esto, el cáncer la infelicidad se difunden con la estafa de que todos serán  Bill Gates y en ese camino  depredarán y matarán.
Ese bodrio de “Asu mare” colaborará con toda esta basura, junto con sus proletarios Carlos Alcántara y Johana San Miguel, son los que junto con todos estos mercachifles ensucian a una sociedad joven que intenta salir dignamente del subdesarrollo.  


No hay comentarios: