miércoles, 7 de enero de 2015

¡Estoy contigo Charlie Hebdo!

Enfrentarse al poder, trae sus riesgos, sobre todo porque la vida del temerario siempre correrá peligro.
La revista francesa Charlie Hebdo,  hasta hace horas desconocida en el mundo, hoy  ha pasado a ser titular de todos los medios de esta aldea global, al haber sido blanco de un  atentado terrorista. Hasta este momento se cuentan 12 víctimas, dentro de ellos el editor del semanario Stephane Charbonnier y otros caricaturistas.
Según las imágenes difundidas, fueron tres hombres provistos con Kalashnikovs y chalecos antibalas los que irrumpieron en el edificio donde funciona la revista. 
Según  los especialistas en el tema, los que perpetraron el atentado aparentan ser veteranos de guerra  y expertos en la materia. La frialdad con la que rematan al policía,(ni siquiera el verdugo lo mira después de ejecutarlo), además, se ve en las fotografías que la forma agrupada de los impactos en el parabrisas del patrullero denotan una precisión que solo se puede lograr gracias a un especializado entrenamiento militar.
Pero, ¿Qué hizo la revista Charlie Hebdo, para merecer semejante represalia a vista de toda la enorme y eficiente seguridad gala?  
La revista Charlie Hebdo, fundada en la década de los noventa, forma parte de un periodismo francés que a jugado un rol muy importante en la historia de ese país, un característico periodismo mordaz e incisivo que ya se hacia notar desde el siglo XVIII, cuando destapaban la corrupción y el despilfarro de la corte. 
Hoy con su estilo siempre provocador hacia burla del cochambre de los políticos, la policía, los banqueros y extremismo religioso dentro de Francia. 
Entonces al referirnos a esta revista, no estamos hablando de un simple pasquín, si bien su tiraje había decrecido en las últimas  décadas. Su sátira aderezaba diariamente sus comics, su humor gráfico y sus infaltables caricaturas, y ponian de vuelta y media el ambiente político, incomodando a muchos grupos poderosos dentro de Francia, seguro que algunos de ellos habrán sentido un cierto alivio al observar la difícil situación que hoy está pasando dicha revista. 
En estos momentos, la prensa oficial habla que este atentado fue provocado por grupos musulmanes que despertaron su ira a raíz de la difusión que hizo el medio acerca de unas caricaturas de Mahoma. 
Las primeras consecuencias de estos atentados seguro será que los partidos y líderes de la extrema derecha francesa obtengan mayor cobertura, avivando de esta manera el fuego del nacionalismo y la xenofobia, que hace buen tiempo vienen madurando dentro de la política francesa.
Al ver esas crudas imágenes, pienso que a pesar de lo que creyeron los que perpetraron este infame atentado, estamos seguros que la revista saldrá adelante, ya que posee esa identidad y la historia suficiente como para poder curar estas heridas y revitalizar esas ideas que hacen que la libertad de expresión siga sobreviviendo en el mundo civilizado, algo magullada pero indemne.
Hoy Francia otra vez nos enseña lo importante que significa defender la libertad y la democracia, y que esta seguirá existiendo en el país europeo como aquí en el Perú (con sus 13 añitos), gracias a estos nuevos mártires, que con sus vidas nos han demostrado que la pluma siempre será más poderosa que cualquier supuesta omnipotencia económica, militar o como en este caso religiosa. 

No hay comentarios: