lunes, 14 de abril de 2014

Referéndum para australopitecus

Con el respeto al ágrafo e ignorante. Y digo respeto,  porque hasta lo merece el mas insignificante ser vivo que puebla este planeta. Agradezco al destino el  haberme puesto una biblioteca escolar, para mi propio uso, cuando apenas tenía siete años. Como doy gracias también  a esa Enciclopedia Sopena que por esos tiempos,  lo leí,  hasta que no quedó ningún tomo indemne que pueda  acreditar  esas innumerables  correrías.  
Soy libre, hace buen tiempo,  de cualquier prejuicio, estereotipo o superstición. Y  dentro de lo poco que he aprendido,  puedo  asegurar  que la democracia,  respetando los derechos individuales,  es el sistema menos nocivo al que ha evolucionado la especie  humana.  
El peruano en su gran mayoría está aquejado por un  terrible mal. Y esta dolencia  no es la pobreza como muchos creen.  Esta  fatal  enfermedad que se ha vuelto  endémica en toda esta  comarca es la ignorancia.  Lo padecen pobres y ricos. Deben ser –sin lugar a dudas- uno de los más atrasados pueblos del mundo, (incluyo a muchos familiares de este servidor,  por si acaso). Y lo digo también con frustración,  porque  sé,  y pondría mis manos al fuego, que esto nunca va cambiar, es un eterno  círculo vicioso en el que giran ya varias generaciones.  Soberbios profanos, que nacen, crecen, se reproducen y mueren,  dentro de un total oscurantismo. Permitido por todos,  desde el viandante,  el cura hasta el político.
A muchos,  les conviene  mantenerlos así. Están en su derecho. No les discuto. Total, que después de conocerlos,   vivo -sin exagerar- tan aislado al peruano común,  que   mi círculo social se ha reducido  casi al nivel  de un judío polaco en plena ocupación nazi.    
El cardenal Cipriani, sabio conocedor de las debilidades de sus píos corderos,   propone un referéndum porque astutamente conoce que sus ejércitos de feligreses son mayoría en este país, y si algo les va a caracterizar,  es que,  esa  biblia que terminarán de leer  este año,  quizás sea,  el único libro que leerán en toda su vida. Sus hijos jalaron la prueba PISA  y a duras penas aprenden a leer casi finalizando la primaria; esto quiere decir,   que esta ignorancia está asegurada para las futuras generaciones.
Esos prejuicios,  miedos y estereotipos  que abundan dentro de las sociedades más ignorantes e iletradas sazonan también  el pensamiento y las actitudes de la mayoría de los peruanos. La última encuesta  lo corrobora. Más del  70% de la población se opone al  aborto terapéutico y a la unión civil de parejas  homosexuales.
Esta es la realidad de  los que mantienen a esta sociedad como está, corrupta  y con autoridades infectas. Eligieron en su momento  a Fujimori y a Susy Días y hoy,  en pleno siglo XXI,  estos con rostros de indio se cambian el apellido a uno español para que los vean como más humanos. Prefieren que su hijo se quite la vida antes que aceptarlo como homosexual. Se oponen al aborto cuando niegan  que sus hijas y sobrinas disfrutan  de una sexualidad irresponsable,  terminando al año,  más de 400 mil de ellas en el aviso del diario que dice: “solucionamos tu atraso menstrual”. Y les da asco el homosexualismo porque  desconocen  que la ciencia ha descubierto que un hijo homosexual lo puede tener cualquier pareja heterosexual,  yo,  tu  o  el.

Exigen un referéndum,  a los que poseen un conocimiento deprimido y  nutrido con la peor educación de Latinoamérica, las escasas bibliotecas, la nula lectura,  la vil televisión basura y una  prensa en manos de monopolios tan  conservadores y malintencionados que junto con los políticos y la iglesia,  han jurado proteger este, su  tablero de ajedrez,  para siempre.  

1 comentario:

Alejandro Cruzado Balcázar dijo...

Señor Cipriani: su frívola propuesta de organizar un referéndum para preguntar al pueblo si quiere el matrimonio homosexual, constituye una vergüenza para el ordenamiento jurídico y el Derecho Natural, que ni siquiera un monaguillo podría plantear.
En primer lugar señor Cipriani, el referéndum solo tiene naturaleza política. Es el sometimiento al voto popular de leyes o decisiones políticas. De esto se infiere que los principios del Derecho Natural JAMÁS pueden ser sometidos a consulta para que una sociedad decida si la Ley Natural pueda modificarse o no.
El Derecho Natural, por si no lo sabe, es el cuerpo de leyes absolutas, eternas e inmutables, establecidas por la razón natural humana, contra los que no podría atentar autoridad alguna. Al desdoblarse en un aspecto subjetivo, originó los derechos inalienables e imprescriptibles, llamados individuales, y también derechos del hombre que las constituciones garantizan.
En consecuencia, nada ni nadie puede enajenar, alterar o modificar los principios de la Ley Natural. Sin embargo Vd. está proponiendo que la sociedad decida si procede o no poner en vigencia la unión matrimonial antinatural. Su despropósito es un aberrado producto de una ignorancia supina. Porque ninguna autoridad y ninguna sociedad tiene poder suficiente para modificar las estructuras jurídicas absolutas del Derecho Natural.
Documéntese bien, antes de lanzar las promiscuas opiniones a las que está Vd. acostumbrado en sus desatinadas homilías.

Alejandro Cruzado Balcázar