viernes, 4 de abril de 2014

México y el pinche destino

Después de un  gratificante  coctel de San Pedro,  emprendo un viaje odre  y chiflado  que me lleva  directo  a un mundo irreal, en donde, todo se vuelve de cabeza. En esos  desvaríos,  veo  que  miles de mejicanos  empiezan  a reunirse en las principales avenidas y plazas del Distrito Federal,  no  para ver el concierto gratuito de alguno de estos  conocidos cantantes de Televisa,  si no, que, aparentemente, a  toda esa gente se les entró la  locura de  protestar  –digamos -  porque  estaban  cansados  de formar parte de esos más de 51 millones de pobres.  
Miles de indignados - pero del otro bando-,  como si se inculparan  con esa  expresión natural  la conciencia de algún  ficticio y bicentenario  estado fallido,  comienzan a colmar de pronto las principales calles y avenidas de la capital mejicana.  Un mar humano por oleadas van lentamente inundando  el Paseo de la Reforma,  el zócalo y  la plaza Tlatelolco,  exigiendo el cambio de la política económica  y  la inmediata  renuncia  del presidente  Peña Nieto.    
Con el correr de los días,  lo que fue en un principio  unos cuantos gatos,  gracias a la convocatoria  de unas redes sociales manipuladas desde Moscú, las  protestas se van  a multiplicar  a tal punto que al finalizar la semana llegan a ser  mas de tres  millones.  Cansados de ver que sus  reclamos son  desoídos, la  gente se descontrola,  volviéndose  cada vez más violentos, dejando regados en el camino  cientos de autos quemados. Tras la dura  represión  se ven obligados a parapetarse en improvisadas barricadas hechas con los escombros de ladrillos y el asfalto destrozado.  El  centro de la ciudad de México cae bajo el reinado  de la anarquía y el caos. 
Esta descomunal  protesta también  va ser  imitado en otras ciudades;  así,  como hongos,  van eclosionando por  todo  el territorio mejicano,  Guadalajara y Monterey sucumben también en el  desconcierto y la violencia.
Después de casi un mes de protestas, para el gobierno de Peña Nieto,  la situación se vuelve insostenible. Presionado por la masa descontrolada,  y los miles de muertos producto de la dura represión,  se ve forzado  a dejar el cargo y a abandonar el país.  En  esos dramáticos momentos  como era de esperarse  van asomando como oportunistas aquellos grupos opositores al  gobierno  para sacar ventaja de todo este  mogollón.
Así es como el frívolo ex mandatario,  sube a un avión que lo lleva directamente a  San Antonio-Texas, en donde,  apenas desembarcado  da una conferencia de prensa afirmando que ha sido  víctima de un golpe de estado y que sigue siendo el legítimo gobernante  de México; en tanto, al otro lado de la frontera,  los dirigentes que organizaron las protestas,  ponen como presidente  a uno de sus representantes más extremistas  que después de firmar algunos  decretos de urgencia estatiza  Televisa,  TV azteca  y  PETROMEX y todas las prosperas fabricas de automóviles,  instaurando  en el transcurso de la semana  un régimen de tipo chavista y norcoreano,  declarándose obviamente antinorteamericano y  aceptando  la ayuda financiera de Moscú, solicitando  su ingreso a la CEI, y permitiendo el establecimiento de una  base militar rusa en Tampico .

A las dos semanas de ocurridos estos  hechos,  las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos ingresan al territorio mexicano,  tomando en pocas horas la Capital del país. Ni bien se establecen en la zona ocupada,  reponen  en su cargo al defenestrado  Peña Nieto y en pocos días todo vuelve a la normalidad como al principio de esta novela.

No hay comentarios: