martes, 11 de febrero de 2014

Fiorella Rodríguez y la televisión anoréxica

Coincido con el veterano  Julio Iglesias cuando  afirma que lo  mejor en la música anglo  se hizo en la década de los setenta. La lista es larga de todos esos  eximios solistas y  notables  grupos  que  aparecieron durante esa época. Uno de los que más éxito cosechó fue el dúo de hermanos “The Carpenters”, durante su carrera obtuvieron varios números 1 en la lista de la Billboard,  llevando a que sus clásicos temas sean hasta ahora  programados por las radioemisoras locales.
A propósito de ello,   este cuatro de febrero se recordó  un año más de la sensible desaparición  de su conocida vocalista Karen Carpenter, poseedora de una voz privilegiada, pero también fue la infausta  protagonista de una de  esas  conocidas  historias que se repite en  muchas estrellas estadounidenses,  en donde el denominado sueño americano se manifiesta como una fantasía fatua  y  vacía  que se reduce al   éxito económico y desenmascara  la podredumbre humana de la pena,  la soledad,  el abandono y  la envidia de  los más cercanos. El drama de Karen Carpenter, giró alrededor del  que no acepta la gravedad de su enfermedad y al final  termina por sucumbir ante esta.
TELEVISA, repulsivo   conglomerado de medios de comunicación   que día a día embrutece y censura a millones de  analfabetos  mexicanos, tiene en el Perú a su más destacada deposición: América Televisión. ¿Qué más  se podía  esperar del canal más importante de Lima? Su  programación le da como anillo al dedo.  Noticieros en donde se muestra malformaciones,  suciedad y decadencia  y  sus estrellas que cada vez que se destapa algo de ellos despiertan en muchos vergüenza ajena  del nivel de  degradación  al que han caído. No solamente han perdido el respeto al público con tanta programación basura sino  sobre todo han perdido el respeto por ellos mismos.
En ese estudio de televisión,  en donde,  diariamente Fiorella Rodriguez  da  las noticias de la farándula,   las cámaras ya no saben que tomas más hacerle  para disimular  en algo su extrema  delgadez. Al final,  resignados, el director optó  por hacer  “las tomas”  desde un ángulo superior, así,  su desmejorado aspecto no se notará mucho. 
Cuando alguien intenta indagar sobre su estado de salud, ella ansiosa insiste que está bien y más sana que el Doctor TV. Queriendo convencer a todo el  mundo  que no pasa nada,  resaltando  que sus negocios van viento en popa. Contradictoria   y temblorosa   como si estuviera hasta las orejas de barbitúricos cambia de tema y terca recalca que aquí no hay de qué preocuparse y que profesionalmente esta recontra bien.
La brutal cadena de televisión peruana ha puesto en escena el mejor reality, para que diariamente   los peruanos observen  cómo  se  deja morir a alguien. A tal punto ha llegado la salvajada de estos insensibles que gozan  del morbo de los asistentes a este circo romano. Nadie mueve un dedo en ese estudio hipócrita y malnacido. A nadie le interesa la salud de nadie. Solo quieren dinero y ganancias como el peor  muerto de hambre.
Necios,  niegan,  que están cegados por la soberbia del  insignificante, despreciando  la vida y la salud, aunque esta sea  mental.  Quieren tapar el sol con un dedo, intentando ocultar la descomposición a la que han llegado,   pero solo dan vergüenza  por el  primitivo estado al  que han caído como su desdichada proveedora TELEVISA.
América televisión colabora de forma notable  para que nuestra sociedad no de un paso más adelante en educación y dignidad, es una pena que todavía mantenga las malas artes que les caracterizó cuando dirigidos por los Crousillat se convirtió en el abanderado del fujimorismo.

No hay comentarios: