miércoles, 13 de marzo de 2013

La revocatoria y el espíritu limeño

Las gentes que habitan una determinada urbe, desarrollan ciertas particularidades que se irán constituyendo  con el tiempo en  su sello personal, siendo una especie de  distintivo de toda su población. Así se formó ese aire cosmopolita y de apertura del neoyorkino o el apego de acoger la literatura de otras culturas que tiene el parisino.
Esa  malsana  humedad y su insufrible cielo gris junto a la aridez de sus alrededores va influir mucho a sus pobladores  y el hecho de que sus fundadores  procedían de una patria que los  marginaba por ser mozárabes pobres y oscuros, hizo de ellos, seres podridos en complejos de inferioridad. Estos orígenes bárbaros de los fundadores de Lima les crearán miedos y traumas, marcándolos para siempre, una de esas heridas serían los prejuicios raciales, látigos que ellos conocían muy bien por ser mestizos de sangre mora.
El desenvolverse entre la inmundicia y con los peores  proscritos les fue moldeando  como los mejores discípulos en el robo y la falta de honor y dignidad.
El analfabetismo e ignorancia les produjo muchos temores y supersticiones cayendo por estas razones vulnerables en las manos del fanatismo irracional de la religión católica.
Sus recelos hacia el mundo  andino y su sabiduría hicieron de ellos abrazar los compases africanos y esa violencia furtiva de marginal  ensombrecería siempre sus acciones  llenándoles de cobardía. Estos fueron los principales ingredientes que formaron el espíritu limeño heredado de sus  fundadores que  tuvieron también estos apellidos. Aunque por vergüenza algunos lo callan.
Ese particular espíritu significó, en cierta forma, el origen del triste final que encontraron estos y con los siglos, para mala suerte, del resto de peruanos, estas innobles enseñanzas se propagarían  como uno de los peores males por toda la ciudad y el resto del país.
Hasta mediados del siglo XX  gracias al aislamiento que ella misma se había impuesto frente al  interior,  todas esas boñigas se mantuvieron contenidas dentro de los linderos de esa  ciudad,  pero, con las décadas y el desarrollo de las comunicaciones, toda esa cultura corrupta e improvisada,  llena de egoísmo  y entreguismo y que provocaron la derrota de la Guerra del Pacífico y la reducción de nuestro territorio, gracias a la política centralista del estado se fueron  diseminaron libremente  por el resto del territorio peruano, contaminando a su población con todo ese decrépito espíritu limeño.
Hoy somos observadores una vez más de la insensatez del poblador de la capital de la república, otra vez los limeños se enfrentan entre ellos desperdiciado cuatro años valiosos,  mientras tanto, esa ciudad que posee la tercera  parte de la población del país sigue tomada  por el caos y la delincuencia. Y esta conducta no es de ahora, porque hace más de cien años,  mientras el numeroso  ejército  chileno    desembarcaba en Lurín,  los limeños no idearon mejor defensa para su urbe que enfrentarse entre ellos  en una estúpida guerra civil.
Es de nuevo ese espíritu que caracteriza a la población de  esta gran urbe, son esas particularidades que se fueron instituyendo con los años, adquiridas de sus fundadores cuando  allá por el siglo XVI sin pensarlo Pizarro y sus maneras heredó a la futura población de la ciudad que estaba erigiendo.   
Los resultados de esta revocatoria, será lo de menos. Al final quien salga triunfante no interesa, si es Castañeda, Alan García, Susana Villarán, Lourdes Flores o el fujimorismo. Lo cierto es que la gran derrotada una vez más será  la propia ciudad de Lima,  porque perdió tiempo valioso en discusiones egoístas de grupos que siempre anteponen sus propios intereses por sobre las verdaderas necesidades de esta caótica ciudad.

Y lo más triste de este culebrón es que esta  ciudad llena de gentes insensatas “guían” al resto del país por esas trochas llenas  de incertidumbre y confusión.

No hay comentarios: