martes, 21 de febrero de 2012

La Movida Arequipeña

Unos anónimos reclamos y el hecho de saber que no se había escrito sobre el tema, fueron las principales razones que me impulsarían a documentar esos sucesos que por lo novedoso y porque tuvieron como protagonistas a toda una nueva generación de jóvenes arequipeños hicieron de ese breve lapso realmente trascendente.
Eran finales de los noventa y la dictadura fujimorista ambicionaba hacerse de un tercer periodo más. Para ese fin, empeñosa, invertía cientos de millones de dólares en la compra de conciencias que más tarde estelarizarían algunos famosos “Vladivideos”.
Con una economía en cierta forma recuperada, su liberalización, sorprendentemente se había ido abriendo a otros sectores de la sociedad peruana. La ciudad de Arequipa que en ese entonces contaba con algo más de medio millón de habitantes no era ajena a toda esa realidad. De un momento a otro se notaron ciertas manifestaciones atípicas dentro de su sociedad, caracterizada sobre todo por su marcado conservadurismo y una pía religiosidad.
Estas señales liberalizadoras se fueron evidenciando en sus jóvenes, pero no de aquellas entumecidas clases altas, sino, que los protagonistas fueron integrantes de una nueva clase media emergente. Durante ese periodo, las noches mistianas se volvieron muy movidas y el desistimiento de ciertas prácticas morales tradicionales se fue difundiendo entre toda esa juventud agitada. Esos valores, tendencias y formas sociales que chocarían con los establecidos, se fueron constituyendo en un verdadero movimiento contracultural que utilizaría el rock como principal forma de expresión.
Si bien es cierto que en la Ciudad Blanca ya existía una cierta actividad en la escena underground de bandas rockeras, pero, no se comparó con ese fértil periodo de esta especie de Movida Arequipeña, en donde, surgieron numerosas agrupaciones, que por su cantidad tomaría la forma de un verdadero fenómeno musical nunca antes visto en la historia de esta ciudad.
Algunas bandas surgidas en aquella época llegaron a gozar de cierta fama, ocupando muchos de sus temas los primeros lugares  en las listas de las radios locales. No era extraño verlos llenar importantes escenarios.
Dentro de todas esas agrupaciones, destacaron: Xdinero con sus conocidos éxitos “Perez” “Ella besa así”, Ramón con “agítalo” y “viejo amor”, Vr5 con su tema “cierra los ojos”, Los Duendes con “no me digas que no”; también destacaron la banda Dr. Beat y muchos otros que hicieron de esta época la más importante para el rock arequipeño.
Todo este movimiento rockero ha quedado en la memoria de los arequipeños porque intentaron darle identidad al rock mistiano, y lo hicieron. Con ellos se comenzó a formar un rock propio y singular, con sus propios matices y características que seguramente con el correr del tiempo convertirán a sus protagonistas en verdaderos grupos de culto.
Ese efímero periodo finalizó debido a varios factores, dentro de ellos encontraríamos la nefasta influencia de las radios capitalinas que inundaron la señal con una cumbia que hacía furor en el gusto limeño. Además la falta de una plataforma organizada en el género musical y los escasos estudios de grabación, junto con el poco apoyo de parte de las principales emisoras que en realidad eran señales re-transmisoras de la capital, ayudaron para acabar con ese corto, pero, prolífico periodo del rock arequipeño.
A pesar de los años nos hemos dado cuenta que esa generación de finales de los noventa y comienzo del nuevo siglo constituyeron un referente en la historia de la ciudad de Arequipa, porque fueron estos jóvenes que se deleitaron con una música con características y estilos propios. Fue sin lugar a dudas la mejor época del rock arequipeño y definitivamente marcó a toda esa generación de jóvenes de aquella tumultuosa época.
Si Madrid tuvo su movida después de la sádica dictadura de Francisco Franco y los argentinos tuvieron el despegue internacional de su rock en los años ochenta después de su régimen militar y la Guerra de las Malvinas, los arequipeños tuvimos algo parecido a finales de la década de los noventa y comienzos del nuevo milenio.
Porque el destape de los vladivideos la renuncia al cargo de presidente vía fax de Fujimori, la marcha de los cuatro suyos tuvieron como fondo musical para gran parte de esa generación de jóvenes arequipeños la música de todos esos grupos rockeros, y que gracias a esos comentarios leídos en la web, me obligaron hacerle un cierto homenaje, porque estoy seguro que con el correr del tiempo serán recordados como una importante etapa en la historia del rock arequipeño y de toda esa generación de jóvenes.


viernes, 3 de febrero de 2012

Francisco Morales Bermúdez y su espada de Damocles


Uno de los ex dictadores que se ha sabido escurrir de cualquier juicio o denuncia en contra de su pasado régimen, aquel que rigió nuestro país durante la segunda mitad de la década de los setenta,  ha sido el general Francisco Morales Bermúdez. Seguro que para un joven o adolescente peruano su nombre no le recordará nada. Pero sus cinco años de gobierno estuvieron marcados por denuncias de felonía y, constituyeron también un caldo de cultivo para problemas que años más tarde desencadenarían una crisis económica junto con la violencia y el dolor que nunca antes había sufrido el Perú en su historia republicana del Perú.
El empresariado y la clase política de aquella (época enormemente agradecidos), le firmaron una especie de amnistía a su agonizante régimen, ya que  les había restituido sus medios de comunicación y esa democracia perdida en 1968 con el golpe de estado de Juan Velazco Alvarado.
Basadre en sus memorias calificó a su gobierno de felón, deslizando la acusación a este personaje de haber estado detrás de la infidencia cometida con la cual se logró filtrar información a la inteligencia chilena sobre la existencia de la intención peruana de querer hacer uso de sus poderosos tanques T- 54 en contra de la en ese entonces disminuido ejercito mapocho, y esto,  como una forma de conmemorar los cien años de la Guerra del Pacífico de 1879.
El  régimen de Morales Bermúdez fue uno de los mas torpes de la historia peruviana  ya que  se  agudizó la crisis económica que el mismo germinó con su ineficiencia cuando fue ministro de economía  en la primera fase del experimento que había creado Mercado Jarrin y tuvo como rostro principal al ex compadre de aventuras golpistas Juan Velazco Alvarado.
El alienígena  senderista comenzó a crecer en el blando vientre del régimen de  Morales Bermudez (y él ni cuenta se dio)  desencadenando más tarde en los años ochentas y noventas esa desmedida violencia que los peruanos recordamos.
Las huelgas y los paros eran pan del día, por el  alza constante del costo de vida y su figura desacreditada ante la opinión pública solo tuvo un pequeño respiro, cuando sus guardaespaldas aprovechando la celebración del momento, vieron que se le podía dar una baño de popularidad levantándolo  en hombros para colarse en la fiesta que no fue invitado y así confundirlo con toda esa muchedumbre que enfervorizada celebraba en ese estadio nacional repleto la clasificación al mundial de fútbol. Quién diría que  Francisco Morales Bermudez  al celebrar la clasificación a Argentina 78 no solo sería esta la única relación que habría tenido el régimen de los carniceros de la dictadura rioplatense; y también, organizadores de dicho mundial de futbol, sino, que según la denuncia interpuesta el día de ayer por la justicia rioplatense llegarían inclusive a tener conexiones con el conocido PLAN CONDOR.
Nada le haría presagiar que la alegría sentida en esos momentos al verse en Argentina 78 se transformaría en la inquietud de conocer que la justicia de ese mismo país estaría exigiendo hoy su captura internacional. Serían -paradógicamente- las posibles relaciones con el Plan Cóndor y las dictaduras del cono sur sudamericano durante esos agitados años setenta acaso las causantes de que ahora se esté solicitando para ser juzgado no en su amnésico país sino en el extranjero, terminando así con esa tranquila y exenta jubilación que el aciago destino hasta ahora le había reservado.
Hoy la justicia argentina exige la presencia del ex tirano. Hoy la vida una vez más me demuestra que lo que sembramos cosechamos. Todos esos autócratas que alguna vez hicieron mucho daño a nuestros países latinoamericanos pareciera que serán juzgados permanentemente por la historia y algunos quizás saldaran sus deudas en prisión. Qué paradojas tiene reservado la providencia para aquellos que un día creyeron que sus delitos serian impunes por siempre.