miércoles, 22 de agosto de 2012

Jorge del Castillo Gálvez y los que huelen guisos

La política es un mundo roñoso, punible y sobre todo tiene la particularidad de ser tan adictiva como el más eficaz estupefaciente. Un día eres el todopoderoso y sin darte cuenta al rato te vuelves el más insignificante de los mortales. Algunos, al verse que ya no están dentro de ella como protagonistas, creen que sus vidas se vuelven inútiles, y la muerte coquetea con ellos oronda apoyada por la postergación y el hastío, como lo hace muchas veces con el recientemente jubilado.
Un día a este personaje se le ocurrió marcharse a Seúl. Eso no tenía nada de malo, el detalle estaba en que lo hizo desempeñándose como alcalde de una Lima llena de basurales, comercio ambulatorio, apagones y jaqueada por los coches bombas del terrorismo. Todo el mundo por esos días se preguntaba: ¿Dónde está el alcalde? Y nadie daba razón de su paradero. Después de unos días, regresó Del Castillo, no solo más relajado sino con la escusa de que su viaje a Corea del sur no fue por motivos de las olimpiadas, sino, para adquirir algunos buses y aliviar en algo el caótico transporte de la ciudad de Lima. Su acelerada respuesta no cesaron las críticas de la opinión pública, más bien, sirvieron para que los programas cómicos lo eligieran como el preferido para sus imitaciones.
Un par de décadas después, lo vimos esa mañana en aquella entrevista. Ya no excusándose de algún viaje hecho, sino que ahora intentaba evadir la imagen que lo había venido acompañando hace ya mucho tiempo. Él, sin querer, resumía lo que había sido su vida política con un “ya no quiero ser el huele guisos”.
Palabras cortas pero muy reveladoras si conocemos lo que significa ser un “huele guisos”, que si utilizamos la expresión correcta, tendríamos que decir en realidad “huele pedos” o lo que en España le llaman “lame culos”. Al final todos estos términos hablan de lo mismo. Son aquellas personas que se caracterizan por asumir cargos importantes o de alguna confianza del jefe, pero con la pequeña salvedad de que esa notoriedad no es consecuencia de haber superado al resto por poseer un enorme cúmulo de ejemplares atributos. Esos no serán nunca los motivos de su ascenso, más bien, dentro de sus malas artes destaca haber sido el mejor de los huele guisos, el más capaz de los huele pedos, el campeón de los lame culos.
La lista de estos es muy larga, y están por todos lados y en todo tipo de organización desde aquel taller de mecánica hasta la más importante empresa o agrupación política peruana. Estos como ruines y cobardes tramposos no hay quien les gane, porque para sobresalir del resto, perpetraron eficientemente su principal maniobra que consistía en buscar al más lúcido y capaz del grupo y acabar con él, utilizando cualquier medio para que el tuerto siga siendo el rey. Al final este tipo de seres se mantienen pero con la desgracia de que junto con ellos se quedan también la mediocridad y el estancamiento.
A través de la historia han existido tantos que faltaría papel para enumerarlos, la mayoría anónimos por lo intrascendentes. Por ejemplo, durante la Guerra del Pacifico, el mejor barco peruano “Independencia” no lo conducía Grau, sino un desconocido que seguramente formaba parte de ese grupo al cual hoy le dedicamos estas notas.
Cuantos personajes tienen estas conductas. En el trabajo, cuantas veces nos hemos chocado con gentes tan mediocres y obtusas pero intocables, porque, ostentan ciertos beneficios por ser el mejor huele pedos del jefe. Cuantos huele guisos existen hoy en la política peruana, intrascendentes, pero eso sí, sirvieron de mucho a su amo, porque al final de cuentas ese fue el papel que siempre representó el huele guisos con su actitud, ser un simple siervo.
Del Castillo en esa entrevista, después de tranquilizarse por no encontrar quispes y mamanis en el primer gabinete de Humala, dijo que se encargaría de mantener la institucionalidad de su partido. Irónico, con un partido que ha sido purgado de líderes y sometido a los gustos e intereses de su eterno caudillo. Porque es fácil hacer a un lado a los huele guisos, ya que por las pocas virtudes de estos, nunca serán competencia para el más holgazán de los aprovechados.
Jorge del Castillo, pertenece a una generación de políticos que no sirven para una sociedad joven y con grandes deseos de superación. Esos métodos que en realidad significa utilizar la pendejada acriollada como forma de hacer política, servirá quizás para llegar a liderar una agrupación política en el Perú, pero, nunca, para fortalecer las instituciones democráticas de un país y hacer de una sociedad más fuerte y competitiva.

No hay comentarios: