miércoles, 29 de junio de 2011

Rosa María Palacios, despedida al pelmazo fujimorista

Me sorprendió escuchar del periodista la cantidad de años que ha estado al frente del programa “Prensa libre”. Fueron siete los años que nos hemos tenido que soplar a esta señora y su estilo de conducción.
Apareció la desconocida conductora de repente en una pantalla plagada de bustos parlantes y abundante en periodistas sin pesadas cruces deontológicas y bajo el seño la marca de todos esos federicos salazares, pero, escaso muy escasos en huevos y temple.
Los vientos han cambiado y como siempre ocurre con ello, los canales de televisión se van acomodando de acuerdo al son de los que ahora se han turnado en la dirección de la orquesta.
Soy honesto no la voy a extrañar, como no extraño tampoco a los que tienen la oportunidad de tener pantallas y lo único que hacen es mostrarnos la debilidad y la cobardía de ciertos bustos que aumentan mi sorpresa cuando sé que son inteligentes y leídos, pero por razones que ellos mismos deben saberlo, se empecinan en sus devotos miedos y conceptos retraídos, inundando de conservadurismos la polvorienta televisión peruana.
Nunca fue imparcial, su defensa al fujimorismo nunca lo pudo ocultar, su apoyo a causas conservadoras también. Fueron pocas las veces que soporte un programa entero de “Prensa libre”. Espacio que si estuvo libre de algo fue de todas aquellas ideas vanguardistas y liberales, pero, a cambio inundaba la televisión de todo lo mohoso, aburrido y huchafamente pacato.
Fueron años también de impune muestra de cómo se hacía descarada apología fujimorista, pero como dice el dicho no hay mal que dure cien años y fue eso lo que al final dio termino con ese programa que en ostracismo solo podía competir con el aliento y las silabas que despedía esta conductora que desde la comodidad de este humilde servidor se la veía como una señora -recalco- pacata y conservadora al culo como aquellas personalidades de algunas mujeres que pierden su virginidad pasado los treinta con padres racista extremos que con gritos y rigidez católica de tipo talibán les inculcaron una religiosidad y conservadurismo que ni siquiera sus estudios en el extranjero pudieron extirpar; en realidad Rosa María Palacios fue el más espantoso pelmazo que ha tenido que sobrellevar este ciudadano.
Leía –y viene al caso- un libro sobre la sociedad peruana durante la segunda mitad del siglo XIX, y en ella descubría que seguimos con las mismas taras y conductas de esa época. Salvo lagunas computadoras y combis, el pensamiento de la mayoría sigue siendo el mismo, el gallinazo sigue en el mismo lugar y el vendedor ambulante también, como que también están los mismos personajes con escrúpulos hipócritas haciendo de líderes de opinión, si no veamos el diario El Comercio, muestra viviente de todo lo que decimos.
Necesitamos un cambio y este solo va surgir desde el momento que exista una buena parte de la población que deje su estado de ignorancia y se culturice, desde aquellos que viajan continuamente a Miami y son asiduos consumidores de whiskies -como lo afirma Vargas llosa-, como de aquellos nuevos profesionales que van engrosando la clase media peruana.
Leamos, ampliemos nuestros conocimientos, aventurémonos en la ciencia y en los procesos. Ese cambio del que hablamos, ocurrirá cuando en la mayoría de hogares y aulas de las escuelas peruanas encontremos siempre un buen diccionario y no como sucede ahora en los que escasean estos, pero en su lugar siempre están esas innecesarias biblias.

lunes, 27 de junio de 2011

Stephanie Cayo y Carlos Carlín, “La bella y el papanatas”

Verla aunque sea algunos minutos me inmovilizo por completo. Repentinamente había quedado paralizado, absorto. Mis pupilas se dilataron de tal forma y los parpados quedaron tan abiertos que parecían que ambos globos oculares en cualquier momento iban a salir disparados de sus cavidades como proyectiles, describiendo una trayectoria imparable para irse a estrellar en esa pantalla del televisor en un intento fallido de poder siquiera acariciar algo de la provocadora imagen de Stephanie Cayo.
Agitando el cabello ingresó al escenario, induciéndome inefables deseos que eclosionaron cuando alzando los brazos al ritmo de esa conocida melodía, nos regalaría piadosamente parte de su tersa cintura, cúspide de todo ese tormento provocador, poniéndonos casi al borde de la taquicardia.
Este tipo de diosas, con su figura y su gracia nos hacía creer que solo un país mágico como este podía parir este tipo de beldades.
Es que es realmente es muy hermosa, sus ojos inteligentes, vivos, y accesibles para aquel que ingeniosamente pudiera arrancarles alguna confidencia, iluminaban todo ese sombrío estudio de televisión, corrigiendo una noche lesionada por un grupo de bulliciosos barristas que hacían de público invitado, guiados por alguien que a pesar de sus vanos intentos, no traspasaba el cristal de esa caja boba.
Aquí es donde el sueño se dio por terminado de golpe, porque el idiota anfitrión con el más frio desinterés, casi a los niveles de un eunuco –como si tuviera al frente a una Abencia Mesa- sin el menor reparo, nos la quitó de la pantalla para ponernos en su lugar la viril imagen de Natalia Málaga.
A Stephanie, nunca más la volvería a ver esa noche, porque de pronto, este improvisado conductor nocturno había coronado su insufrible presencia en esta deplorable televisión, desechando la única oportunidad que teníamos los simples mortales de ver a esta lindura siquiera unos minutos más como respiro en esta televisión peruana plagada de magalis, reinas del medio día, aguas turbias, obesos presidentes, rubias al pomo, desabridas de todo tipo y edad, en fin, desperdiciando una de esas pocas ocasiones que teníamos para darle un sano disfrute a nuestra vista, pero, que gracias a Carlos Carlín con sus tartamudez y ese conocido dialogo estulto había desperdiciado la presencia de la chica más bella que ha dado la televisión local y que hoy tribulete y afligido hago pública mi protesta.
No entiendo que poder tendrá Carlos Carlín para seguir con ese bodrio de programa, pero, ¿Qué estoy hablando?, es como pedirle peras al olmo, sabiendo que los que producen esta viruta televisiva tienen la misma creatividad del más rápido quemador de CDs piratas del mercadillo más popular de La Victoria.
Carlos Carlín, después de lo que hiciste con la entrevista a Stephanie Cayo deberías de retirarte de la televisión, porque formas parte de todos esos fiascos que arrogantes anteriormente han intentado adueñarse de una noche que la escasa simpatía, el limitado floro y bagaje cultural desencadenaron en un completo fracaso, y ahí están para el recuerdo Raúl Romero por ejemplo y otros que ahora no me acuerdo.