miércoles, 13 de julio de 2011

Sergio Markarián y la sobrevivencia del armenio

El origen de su apellido representa la tozudez del pueblo armenio por sobrevivir  a todas esas persecuciones y genocidios sufridos en el transcurso  de su agitada historia. El más mortífero de todos estos pogromos fue el provocado por los turcos a comienzos del siglo XX, obligando a buena parte de su población civil a una diáspora por distintas partes del mundo.
Después de dispersarse por todos los rincones de planeta, uno de sus descendiente, hoy, se encuentra entre nosotros, pero, ahora este heredero de la perseverancia por existir de un  pueblo,  tiene una tarea muy difícil. La lucha esta vez no será por la vida, porque si fuera así dependería solo de él y sus fuerzas. Esta vez no sucederá así, porque su triunfo y exito dependerá de otros. Es por ello que el objetivo planeado por Markarián se vuelve casi  utópico al querer llevar a un mundial de futbol  a este  país y a sus más genuinos representantes, un grupo humano tan atípico como  la Selección Peruana de Futbol.
Encontramos dentro de ellos –salvo algunas excepciones- futbolistas con una moral y autoestima de subsuelo, como aquel, que ganando buenos euros -mejor dicho millones-,  ostenta un sentido de pertenencia menoscabado, claro reflejo del tipo de autoestima que posee, un amor  propio  vejado y reflejado en una vida personal marcada por la constante mendicidad ante la pálida superioridad y la convivencia con el puterio la marginalidad y el desorden. Muestra su falta de huevos no solo con esto, sino también cuando desprecia a su terruño como el más vil cobarde,  fingiendo una lesión para así no jugar ese partido decisivo.
Dentro de esta pequeña muestra aleatoria de la sociedad peruana encontramos también otros que detentan una disciplina que se acerca al más ranqueado delincuente, como si quisieran emular a todo lo mangante, ineficiente, infecto y fermentado, principales ingredientes que han hecho de este futbol peruano caracterizado por ser desorganizado, sin objetivos y con una normatividad que apunta siempre a la improvisación. Sus dirigentes, ni que decir, mantienen toda esta milonga porque les resulta muy provechosa.
La labor de este técnico de futbol se vuelve dificultosa cuando tienes este tipo de futbol y de “profesionales”. Juntarlos y formar un equipo ganador teniendo toda esta realidad, en definitiva será más complicado que lo hecho por el pueblo armenio para  sobrevivir.
Sabemos que por la herencia genética este entrenador no se dará por vencido, a pesar, de que a tientas se va dando cuenta que el material que va manejar es muy alejado de lo que él conoce y siente, porque Markarián, si llegó a clasificar al mundial a un equipo chico como el paraguayo fue porque aquellos estaban integrados por seres con otro tipo de autoestima y otro orgullo, distinto al que posee el peruano común.
Sin exagerar, una autoestima que te haga perseverar y ganar, un orgullo alejado de complejos y prejuicios, por ejemplo, que te haga hablar en guaraní, De ahí, es donde obtuvo el paraguayo, la fortaleza necesaria para luchar hasta el último aliento contra la Triple Alianza a mediados del siglo XIX.
Esa misma perseverancia encontró el maridaje perfecto con la sangre armenia de Markarián y todos vimos los resultados con la clasificación al mundial de futbol de la selección paraguaya.
Y te preguntaras ¿De qué puta te sirve, este concepto psicológico para el futbol?
Sencillo, porque en la cancha esgrime mucha importancia. Si la tribuna está en tu contra y te ensordece, gritándote insultos. Uno que posee una autoestima sana, no se “achica”, si no, todo lo contrario, extrae esas fuerzas necesarias, para callarles la boca haciendo un mejor trabajo; pero uno que no la posee, se pone nervioso y la inseguridad hace preso de él haciéndole cometer un autogol.

3 comentarios:

Vic dijo...

Hi guys, just wanted to say I still enjoy seeing posts, it's wonderful and it helps me a lot with букмекеры you are unbelievable

ginger dijo...

Very interesting blog, it really helped me learn a great deal!too many interesting things Dog obedience training

Anónimo dijo...

Serrano acomplejado porque no hablas de lo maloliente y cochina que es la gente en Arequipa,utiliza el transporte publico y veras (tal vez ni lo notes porque tu apestas igual)