jueves, 30 de diciembre de 2010

Alan García Pérez el mejor presidente de la historia del Perú

Aun recuerdo a ese profesor de religión de gordas manos y uñas amarillentas, alto, cano y de voz muy gruesa y siempre con su boca seca, expeliendo un aliento a tabaco que se podía sentir a metros. Los evangelios y la doctrina católica se volvían una tortura no solo para mi, si no para el resto de mis compañeros. Ese suplicio solo podía ser contrarrestado respondiendo con una total y constante falta de atención acompañados de juegos y bromas que muchas veces llegaron a colmar la paciencia de ese fumador empedernido. Las lisonjas de mis compañeros llevaron una vez a los límites de la tolerancia de ese cura apellidado Málaga al romper en su ira descontrolada una de sus reglas de madera en la espalda del más indisciplinado del salón.
Para nadie es un secreto y sobre todo para un peruano que ha vivido la obligatoriedad de la enseñanza del curso de religión en las escuelas o colegios secundario que siempre fue visto como de “relleno”, una asignatura inerte sin fines ni objetivos claros, al que uno sabia que lo tenía que pasar si o si, aunque esa historia de Adán y Eva te pareciera tan difícil de creer como el resto de su contenido, pero tenias que fingir que era cierto toda esa fabula para poder aprobarlo. Pero con el tiempo te das cuenta que ese inofensivo curso era dictado con una obligatoriedad que al final le traería consecuencias fatales para la mente de ese pequeño receptor, creándole al niño y adolescente la idea malformada de pensar que no tenía otra opción de pensamiento, -en realidad no le daba opción para tener otro tipo de pensamiento, condenándole a ser –dentro de otros males- un eterno supersticioso, una eterna alma en pena en busca de -como en este caso- la religión católica o de cualquier otra u otras, por esta razón observamos la cantidad de sectas que aparecen en nuestro país y sorprendiéndonos además nunca les son escasos los feligreses, peruanos y peruanas en una constante búsqueda por encontrarse alguna creencia que se ajuste a su religiosidad formada desde pequeños.
Esa persona adulta desde niño se vio obligado -sin darse cuenta- a ser seguidor a una religión que él nunca eligió, con el tiempo y en represalia su subconsciente hábilmente le hacía ausentarse de aquello que le había sido impuesto, como cuando dejo de ir a misa y dejar de creer en toda o parte de esa doctrina, pero debido a su desconocimiento, se detuvo ahí, marcándose su propia frontera religiosa y convirtiéndose en un católico no practicante. Este no le hará atreverse a dar ese siguiente paso porque desde esa escuela y con el curso de religión aprendió a sentir temor a creer que está haciendo algo muy malo, si al menos se le pasara por la cabeza alejarse de aquella religión, creando un ser extremadamente supersticioso y de esta forma nunca se atrevería a alejarse de esa idea tan enquistada de dios, así sea este uno propuesto por el Vaticano o algún gran maestro de las santos de los últimos días.
La libertad de pensamiento es un derecho inalienable que en nuestra constitución política está bien establecido pero en la práctica –como tantas otras leyes- significó siempre un saludo a la bandera, hasta ahora, porque hace algunos días el hoy presidente Alan García Pérez nos ha demostrado que -en el fondo- el vivir buenos años en Francia sirvió de mucho para que su cerebro le diera precisión y templanza a su diestra para firmar aquel decreto que daba la igualdad religiosa para todos los peruanos, un gran avance, si sabemos que con esto el curso de religión ya no sería obligatorio.
Entendemos que en esta sociedad de hipócritas muchos lo habrán tomado en silencio, pero para los que creemos en los derechos fundamentales de las personas sabemos que es un hito histórico y que fue el único presidente que se atrevió a firmarlo porque hábilmente por un lado decretaba a los peruanos obligados devotos del señor de los milagros y por el otro daba la legislación para que un niño tenga la libertad de elegir con su desarrollo autónomo la religión o la creencia que el vea conveniente, y sin que para ello deba sentirse obligado a una vulnerable corta edad como lo que existía en nuestro país. Con esto la educación pública se irá convirtiendo en la más demócrata dejando la intolerancia y la censura a esa enorme cantidad de colegios católicos o a otras pertenecientes a las distintas religiones existentes.
La secularización de la educación en los Estados unidos se dio desde su fundación en 1776, en Francia desde 1789, en el Reino Unido desde 1688, y en nuestro Perú se va dar comienzo recién con este decreto. Te das cuenta en cuestión educativa cuanto es nuestro retraso, ahora ya sabes a quien echarle la culpa de la pasada mediocridad peruana y todo lo que acarreo como consecuencias de esa irracional imposición.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Augusto Thorndike y su plato de lentejas

Al muchacho se le notaba inteligente, leído y con algunos de sus comentarios nos mostraba -aparentemente- una forma diferente de hacer periodismo. Comenzó a hacerse conocido con un intrascendente programa dominical en América Televisión. En donde, cada cierto tiempo con su glosa, evidenciaba que era un pichón ambicionando alzar vuelo en cualquier momento. Y eso sucedió, después de algún tiempo le ofrecieron dirigir el principal noticiero de Panamericana Televisión, -dicho sea de paso- un canal de televisión hoy muy venido a menos.
Hasta ahí todo seguía su curso normal. Pero tenía que ocurrir algo. Un hecho lo suficientemente trascendente como para notar la clase de perro de presa que había adquirido ese canal. Con cada uno de sus pusilánimes ladridos nos mostraban resplandecientes sus recién estrenados colmillos, goteándole todavía esa saliva fujimorista con cada una de las palabras vertidas a favor de su candidata predilecta. Sus estériles ladridos nunca opacarían unas expresiones nacidas solo de la indignación de ver como resurge la sinvergüencería y la mafia. No necesitaba un apetecible Ricocan ni mucho menos un suculento plato de Pedigree, porque este novel cánido se alimentaba desde que firmó su contrato con esa televisora, con los rezagos, pellejos y vísceras de ese fujimorismo que inspiraron ideas tan creativas como esas imborrables imágenes plagadas de axilas sudorosas y pesuñas hediondas y como no, con su infaltable plato de lentejas.
Las palabras vertidas en el noticiero 24 horas por el ex rastafari, intentaban criticar con total cinismo las declaraciones hechas por Mario Vargas Llosa sobre la abyecta candidatura de Keyko Fujimori. Mostrándonos que lo que se hereda no se hurta, y que este tipo puede ser tan insolentemente atrevido de finalizar sus críticas diciendo temerariamente que: “como político Vargas Llosa es un buen escritor”.
No, mi querido británico de la victoria, si diciendo “mal político” te refieres al hecho de que en su pasada candidatura a la presidencia, Vargas Llosa en su ingenuidad no mintió a la población, y que por esta razón fue derrotado en las urnas. Si a eso tu le llamas ser mal político. Entonces, significa que personas como tú nunca comprenderán a alguien con principios y que no vende su opinión como tu quizás lo estás haciendo ahora, al referirte a él con esos términos, en tu nuevo papel de defensor de la candidatura de la hija del reo Fujimori.
Con tus diatribas de asalariado de los rezagos sobrevivientes de ese abyecto gobierno que se empecina en desaparecer, intentas confundir a ese analfabeto funcional, y quizás, lo has logrado con tus comentarios, pero quiero aclararte, que existen todavía gente como nosotros que aun tenemos reservas de lucidez suficientes como para darnos cuenta de todo esto; porque existen todavía personas -y es bueno que lo sepas- que creen en sus capacidades y convicciones lo suficientemente como para no caer en eso de ser un gil lameculos, solo por unos buenos dólares y que es tan común en esta tierra de caines y navajeros miserables. A esa clase de personas los periodistas como tú nunca pertenecerán. Criticar a lo dicho por Vargas Llosa, te coloca en ese lugar donde purgan los hijos de puta, los que no son capases de mirarse al espejo, los que depredan y se sienten cómodos de vivir en tanta decadencia.
Augusto Thordike es otro más del montón y lo más terrible, es que es joven. Lo entendemos de Lucar, Salazar y de tantos otros formados en las décadas de los ochenta y noventas. Pero que este novato periodista comience de esta forma su carrera, lo hace de la talla que merece un país del tercer mundo y hasta del cuarto. Sin la inteligencia suficiente como para poder decir, ¡basta ya! a tanta pestilencia que arrastramos centurias. Y que no merecemos más de toda esta mierda que junto a los videos de montesinos y sus consiguientes aprendices nos ha llegado verdaderamente a asquear por estas toneladas de cochambres. Basta ya de todo este periodismo gamberro.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Chef Roberto Grau, desinformado discipulo de Gaston Acurio

Oiga. Pero, lo que acabo de escuchar me ha dejado afligido y a la vez hasta enfurecido. Obligándome de un brinco a levantarme de la cama para escribir esta nota. Es que en este país de ágrafos y analfabetos, aparece de vez en cuando,  alguno que articulando alguna frase nos muestra con total descaro a un improvisado gamberro de nuestra importante historia –porque desde esta tribuna no nos cansaremos de darle esa categoría a la cultura que se niega a aceptar como suya estos testarudos-.
Uno de estos desatinados, decía a las cámaras la otra noche cuando la reportera le preguntaba sobre la comida japonesa. Ése conocido chef apellidado Grau ante tal cuestión  respondía: “es muy importante” –lo cual es cierto-, y absorto continuaba -“son dos mil años de cocina, uff, nos llevan mil quinientos años”, finalizaba. ¡Que tal metida de pata!  ¡Una total falacia!
Es que este señor, no sabe que cuando habla de cocina peruana está hablando de una gastronomía que no tiene doscientos ni quinientos años –como nos daba a entender- sino supera hasta los dos milenios. Pero, claro que,  para fatuos como este, es totalmente desconocido, porque sabe de historia peruana lo mismo que el carretillero que vende fritanguita en la parada. Pero, el tal Grau labora nada ni nada menos en un restaurant exclusivo en Buenos Aires. Ahora, el problema no pasaría de solo ser una muestra más de esa incultura tan característica en este país de iletrados, pero si lo dice uno de los chef más importantes que posee la cadena de restaurantes de Gastón Acurio en la capital rioplatense, y según nos cuentan además, uno de sus mejores discípulos, esto se vuelve  realmente preocupante.
Todo sucedió en una entrevista que se emitió en un programa de noticias este domingo último. La nota trataba sobre la promoción que se estaba dando a la comida peruana en el Japón, y ahí de repente aparecieron los comentarios de este chef.
Soltar semejante disparate, nos muestra un total desconocimiento de la verdadera antigüedad de nuestra cultura peruana. Porque, como ya dijimos la cocina peruana no nació con la llegada de los españoles como quiso o intento decirnos equivocadamente este chef, seguro, desde su patológica posición de ficticio descendiente en segunda generación de inmigrantes europeos asentados en el Perú-.
Solo basta ingresar a un museo cualquiera y enterarse que muchos insumos con los que hoy prepara esos reconocidos platos peruanos aquel ágrafo cocinero, como el maíz, el ají, la chicha, la papa, la carne -sea de cuy o de alpaca-, etc. el antiguo poblador peruano ya los consumía -y no crudos, como seguro creería este extraviado cocinero-, si no, cocinados desde hace ya cientos de años antes de la llegada de los españoles a estas tierras. Esta es la verdad; como que también es cierto que los aportes que trajeron los hispanos se fue fusionando paulatinamente con los anteriores en los siguientes siglos y posteriormente la llegada de otros pueblos harían de la comida peruanas lo que es hoy esa rica y variada gastronomia. De la mezcla de todas estas contribuciones nace lo que en este momento está enriqueciendo al Chef Gastón Acurio. Porque ese picante con lo que se prepara el ají de gallina ya lo consumía el habitante de chavín o quizás mil quinientos años mucho más antes en Caral al igual que la chicha. Y no es cierto entonces que la cocina peruana no tenga un carácter milenario como él que posee la gastronomía japonesa.
Este tipo de profesionales del que forma parte ese chef apellidado Grau, solo sufre lo que buena parte de peruanos sufren y la verdad desde nuestra visión llega a ser hasta enfermizo. Perú no es Argentina ni Uruguay ni Brasil. Aquí se desarrolló una cultura milenaria que logró poseer una enorme cantidad de manifestaciones y muchas de ellas han logrado sobrevivir hasta nuestros días como su gastronomía.
Que promocionara un tipo que piensa que los platos que el mismo prepara no tiene esa antigüedad y por lo tanto esa trascendencia. Quizás, creerá esto porque vio aquel plato japonés tan bien presentado, sin saber que para estar así, tuvo que pasar primero por un proceso para hacerla más sofisticada y por lo tanto más competitiva y así poder venderla al mundo. Seguidamente capacitaron a los que se iban a encargar de promocionarlo colocando a un chef conocedor de su historia y teniendo así la capacidad suficiente para referirse a ella dándole su carácter milenario, y no como el peruano que tiene la patética visión de alguien que no conoce la verdadera antigüedad de los platos que todos los días prepara.
La verdad es que estamos en un país plagado de ignorantes, en donde las autoridades educativas no tienen la inteligencia y la ética necesaria como para poder lograr una curricula de acuerdo a nuestra importancia, creando una población que lee solo a punta de navaja y que muestra esas limitaciones sobre todo cuando abre la boca como este chef, y lo más grave, refiriéndose a su cultura. Somos muy atrasados que nos limitamos a solo copiar y a no crear. Nos falta autoestima para creer en nosotros mismos, y nos faltan huevos para aceptarlo.

viernes, 29 de octubre de 2010

La “California” brasileña

Cuando uno ve el mapa político sudamericano y se detiene un momento en el territorio brasileño, se da cuenta que la salida natural al Océano Pacífico para este país es por el territorio peruano.
Haciendo un rápido análisis, el territorio carioca se nota incompleto. Y ¿Por qué afirmamos esto? Por la sencilla razón que comparamos su proceso de formación con el expansionismo estadounidense, el cual culminó su objetivo de llegar al Pacífico durante la segunda mitad del siglo XIX.
Apreciamos tambien que los brasileños culminaron su objetivo de consolidar el oeste mucho después que en el caso norteamericano, pues los cariocas lo culminaron durante la segunda mitad del pasado siglo XX, cien años después que los yanquis, no con los extensos ferrocarriles estadounidenses, pero si con una eficiente red de carreteras.
Salvo algunos bailes exóticos y el tema del fútbol, la influencia brasileña sobre el resto de la población peruana no ha sido importante. La barrera de los Andes y la enorme jungla amazónica y el hecho de no existir conexiones físicas como carreteras o ferrocarriles entre los dos países, han significado mucho para que se presente esta realidad.
Pero, todo va cambiar cuando se culminen los tramos faltantes de la carretera transoceánica del sur peruano. Esa red de autopista cobrará mucha importancia y servirá dentro de muchas cosas para que la población peruana note la verdadera influencia que tiene la décima economía del mundo.
Solo basta comparar el enorme cambio que significó para un pequeño pueblecito del oriente boliviano como Santa Cruz de la Sierra tener conexión física con el gigante brasileño, ese intercambio comercial establecido en un principio gracias a los ferrocarriles y posteriormente con las carreteras han hecho con las décadas que esa ciudad ya no sea el antiguo caserío -muy parecido a los que abundan en nuestra amazonia-, todo lo contrario, ahora es una urbe que sobrepasa los dos millones de habitantes y su economía rivaliza en importancia con la misma capital paceña y en muchos ramos la supera, convirtiéndose en el principal núcleo económico del país altiplánico.
Brasil forma parte del BRIC, el grupo de países emergentes con mayor crecimiento económico en el mundo y dentro de ellos destacan claramente China y la India, que son en la actualidad, los motores de la economía mundial, cuyo crecimiento ha servido de mucho para aminorar los efectos de la reciente gran crisis inmobiliaria norteamericana.
Entonces, nos damos cuenta de la influencia que tendrá la economía brasileña sobre nuestro territorio cuando ingresen sus camiones por aquellas autopistas que hoy tienen un 95 % de avance en todos sus tramos.
Una vez que se complete dichas obras al cien por ciento, notaremos la importancia que tiene su cultura y su economía en el mundo.
Un gran beneficiado dentro de todas las partes interesadas será sobre todo el sur peruano que históricamente ha estado olvidado por el centralismo capitalino.
El intercambio constante de mercaderías revitalizara la economía de la región. La inversión encontrará el espacio ideal para que se desarrollen mayores vínculos comerciales y culturales entre ambos países, incrementando de esta manera, el dinamismo económico de toda la región y particularmente de ciertas ciudades del sur peruano.
Y si vamos más allá, todavía. Al sombrear con el mismo color tanto el territorio brasileño como el peruano, tendríamos un espacio de alrededor de diez millones de kilómetros cuadrados y una población de más de doscientos treinta millones de habitantes y definitivamente una potencia mundial de primer orden.
El territorio peruano está estratégicamente ubicado en Sudamérica y sus enormes recursos naturales darían como anillo al dedo para una creciente economía como la brasileña. Por lo tanto calculamos que se acerca un enorme tsunami carioca para los siguientes años.

jueves, 28 de octubre de 2010

Aldo Mariátegui, el asqueado y resentido nieto

Que duro debió ser para un niño salido de ese estrato social tan conservador, segregacionista y racista al culo que es la clase media alta limeña y además, para coronar su desgracia ser el nieto de José Carlos Mariátegui, el autor de aquel librito famoso y también de aquellas ideas que siguieron siniestramente los futuros nóveles senderistas y emerretistas. Las burlas durante su adolescencia calaron muy hondo en la formación de la futura personalidad del joven Aldo. Los golpes de aquellos años no tenían mejor forma que manifestarse de adulto con una personalidad tan extremista, insensible, apátrida y racista. De nada sirvieron sus viajes y estudios por Europa y los Estados Unidos, de nada le sirvieron respirar algo de tolerancia y democracia aunque sea desde la óptica de un extranjero tercermundista. Lo que pareció en un principio una persona lúcida y objetiva, con el trascurrir de los meses se fue mostrando con la realidad un enorme conflicto interno, sobrecargando de resentimiento las pantallas, constituyendo uno de los tantos ejemplos que nos inspiran continuamente a teclear y del que no hay peruano que no lo posea en cierta medida. Porque en este mercadillo atestado de salvajes y combis asesinas no existen términos medios o amas u odias, o eres el más cojudo a la vela o el mayor de los corruptos y genocidas.
Lo descolorido en su rostro refleja esa pálida insensibilidad ante la inequidad y las desigualdades que se suceden en esta galera romana.
Aquel joven Aldo, burlado por su innombrable ancestro, cada mañana se manifiesta y vuelve con sus comentarios vertidos en su matutino programa, algunas veces sorprendiéndose burlonamente del eficiente papel formador del estado chileno en su última rueda del coche al ver y escuchar el canto orgulloso de su himno por parte de unos mineros atrapados, o cuando sus arcadas internas se traslucen en gestos y miradas cuando tiene del otro lado del micrófono a una pobladora de rasgos indígenas.
En algún momento de su vida decidió negar su ascendencia “terruca”. Desterrando todo mínimo signo de pensamiento e ideas de tipo izquierdista, porque, para su reminiscente raciocinio esos conceptos serían permanentes improperios y malsanas conductas.
Aldo Mariátegui, por estas razones no nos sorprende ni tampoco nos molesta cuando suelta sus discutidos comentarios haciéndose acreedor de insultos y oposiciones en el ciberespacio. Él solo es una muestra del tipo de personajes que posee un DNI peruano y que dirige un diario, un país, una familia, una empresa, un puesto de frutas o un programa de televisión y del que siempre nos da y nos dará motivo para escribir estos post.
La respuesta de  Aldo

martes, 17 de agosto de 2010

Luis Cáceres Velásquez, rancia putrefacción

A pesar de mi enorme retisencia y desgano, el compromiso para  asistir a aquella reunión era ineludible. Sobre todo,  porque,  era para celebrar el onomástico del hijo de una de los políticos que más aversión me causaba, claro que también tuvo mucho que ver aquel recinto en el que se iba a realizar la celebración, situado en una de las arterias más festivas de la ciudad de Arequipa, evocando la vez que me sirvieron una parrilla realmente espantosa.
Apenas  ingrese al establecimiento,  observé que todavía  algunas mesas estaban vacías, aviso de que la fiesta todavía no había comenzado. Me ubiqué en la mesa junto al pequeño grupo que acompañaba al candidato a la alcaldía de uno de los municipios de esa ciudad sur andina. De pronto, los gritos de aquella mujer capto violentamente mi atención. Su forma de dirigir el evento me recordaba mucho a aquellas voces que se destacan entre  esos mítines caracterizados por ser los más escandalosos y agresivos. Sus gestos y ademanes vulgares le daban la apariencia exacta de esas matronas que regentan aquellos conocidos burdeles, encontrándosele por todos lados, cuidando hasta el más mínimo detalle de aquella reunión.
En las mesas cercanas había un buen número de adultos mayores que seguro habían trabajado con el ex alcalde Cáceres en alguna de sus pasadas gestiones. En una mesa contigua había un viejecito que llamaba mucho la atención porque lo acompañaba una mujer muy joven que –obviamente- no era su hija,  más bien,  se notaba que era su “amiguita”; esto se calcaba en otros dos ancianos más,  con el mismo careto y seño descarriado. El hijo del ex alcalde,  tampoco se quedaba atrás, ya que había una coqueta y guapa joven que lo acompañaba a todas partes. En resumen, el festejo ya se había convertido en un verdadero lupanar.
El círculo más exclusivo del candidato a la alcaldía provincial de Arequipa y de su hijo estaba ubicado en las mesas más próximas al estrado. En ese momento, todos gracias al whiskie ya se mostraban alegres y conversadores,  haciendo brindis porque con este acontecimiento se estaba dando inicio a la campaña por las elecciones municipales y regionales de este año. El ánimo parecía que en ese momento se iba apoderar del lugar, pero, eran de nuevo esas expresiones, hipócritas y ruines hasta el culo las que iban a saturar el ambiente de desconfianza, era imposible apartarse de ello.
Después de un par de horas el ruido del gentío ahí reunido había aumentado. Fue cuando le tocó hablar al celebrado, que dicho sea de paso, también fue alcalde de la ciudad blanca. – me contaron que en esos años, su padre,  cuando se refería a él,  lo hacía jocosamente, diciendo: Roger - así se llamaba su hijo-, siempre fue un “burro” para el estudio, pero un día le di un consejo, y le di el consejo de Yanahuara” (Distrito arequipeño del que fue alcalde gracias a la gran ayuda de su padre Luis Cáceres que pasaba por su  mejor momento político).
Se sucedieron los halagos, inclusive del personaje dueño de la “franquicia” del movimiento político –una ex autoridad de una provincia arequipeña, con un prontuario que asustaría hasta al más avezado delincuente de Castro Castro-.
Así se fue desenvolviendo la reunión de esta sarta de mierdecillas. Todos comprando un palco exclusivo para el festín que se avecinaba de ganar este viejo campeón del transfuguismo.
Teclear esto lo hago tranquilamente al saber que las encuestan en la “Blanca Ciudad” hoy le dan ganador a otro candidato.
Para Luis Cáceres Velásquez su tiempo ya ha pasado. La energía de antes para insultar y actuar como el peor de los patanes, aprendido desde su nacimiento entre los más sucios y salvajes mercaderes, ahora languidecen y se ha reducido a conformarse con ser,  el títere de una sombra tan ruin como él durante sus mejores épocas.
Las ambiciones desmedidas de estos mercachifles y la ausencia de sensibilidad social es un aura del que no se pueden apartar ni tienen forma de ocultarlo. Después de observar a todo este ramillete de abyectos navajeros, me disculpe con mis anfitriones y apresurado abandone ese nido improvisado de víboras y gente de la más baja calaña. Luego, me preguntaba,  cuántos de esta clase de reuniones se habrán iniciado en los distintos puntos del país por motivo de estas cercanas elecciones regionales, deben ser miles, no crees.

viernes, 16 de julio de 2010

El estrangulamiento del águila

El día no podía ser mejor. Lo que tanto habia esperado. El producto del esfuerzo de tantos años, hoy sería utilizado para hacer realidad ese sueño tan anhelado por él y por su esposa recientemente embarazada. Juan, había retirado todo ese dinero reunido desde que comenzó a trabajar en aquella empresa y hoy lo utilizaría en lo acordado con su pareja. El hecho de tener en sus manos toda esa cantidad de dinero con el correr de los minutos hacian aumentar más su nerviosismo. Todavia le resonaba en su conciencia las palabras de Lourdes –su guapa esposa-, aconsejándole que baya acompañado por algún familiar, a lo que él, -obstinado como siempre-, se habia negado hacerlo.
Juan, apresurado y mochila en mano, abandona el banco. Su mirada rápida y nerviosa solo atinaba a seguir de frente. Pero es cuando en uno de sus bruscos movimientos de cabeza, observa la presencia de un par de sujetos que en ese instante lo señalaban. Instintivamente, apresura sus pasos rogando que aquella esquina tan distante se volviera por algun milagro cercana.
Al sentirse ya cercado por los delincuentes y al verse inundado por la terrible idea de perder todos sus ahorros y con ellos la idea de comprar la cuna deseada para su futuro bebé. Juan, de pronto, siente un enorme respiro al advertir la presencia de dos policías que en ese momento custodiaban una cercana agencia bancaria.
Él, nervioso, se acerca a los uniformados advirtiendoles de la presencia de aquellos sujetos que lo estaban siguiendo.
De un momento a otro los uniformados, después de observarse mutuamente, a empellones lo arrinconan al muro del aquel edificio y con gritos e improperios lo conminan a levantar los brazos y a separar las piernas. Encañonado con sus revólveres, reducida la victima es obligada a guardar silencio.
Juan, no podía creer lo que le estaba sucediendo, de un momento a otro había pasado de victima a victimario. Pero al final le tranquilizaba pensar que todo esto era solo una equivocación y que pronto los custodios lo dejarían libre -Cándido raciocinio de un humilde poblador que no sabe los niveles de corrupción que alcanza la policía en países tan subdesarrollados como este-.
Juan es llevado enmarrocado a las oficinas de aquella agencia bancaria. Sentado observa que tras el cristal que lo separaba de la oficina contigua, sobre una mesa se encontraba su maletín conteniendo todos sus ahorros.
Aun con las esperanzas de que esta equivocación, pasaría pronto, observa atónito que dentro de toda la gente aparecen de repente los mismos sujetos que anteriormente lo estuvieron siguiendo. Horrorizado ve como aquellos indeseables se saludan amigablemente con los policías que hasta hace algunos momentos lo habían detenido. Ellos voltean hacia él y lo observan con una sarcástica sonrisa, un haz de frigidez sintió cubrirle todo el cuerpo. Es esa sensación de presentir que estas al borde de la muerte. Era ese instinto de supervivencia que te prepara para recibir o esquivar esa muerte que te rondaba.
Es ahí, en donde la situación se hacía ya insostenible, obligandolo a Juan a tomar la decisión de insubordinarse contra sus captores. Comenzó de pronto a pedir auxilio de forma iracunda. Inútiles alaridos de una víctima que había sido elegido por un grupo de delincuentes, con un poder tan grande que sus ramificaciones llegaban a alcanzar hasta las mas altas esferas de la politica y que de enterarse la victima, simplemente no lo creería. Y ellos no permitirian que saliera vivo de todo esto.
Los policías con esa mirada fría y la voz simulando tranquilidad, se le acercan, y uno de ellos rápidamente lo sujeta por el cuello. El se calma creyendo otra vez ingenuamente que la presión del brazo de su captor terminaría pronto, pero se da cuenta tarde que las verdaderas intenciones del brazo de su asesino no era solo calmarlo si no de matarlo.
Mientras aumentaba la presión del garrote, en la mente de Juan discurría los rostros de su mujer, de sus padres y de su futuro hijo.
Mientras la vida de Juan se apagaba. En la sala de al lado un grupo de uniformados con una águila negra bordado en el pecho de sus uniformes, holgadamente se repartían los ahorros que tanto le había costado juntar a la víctima. Con el mismo escrúpulo y frialdad los mismos sicarios le "sembraban" una pequeña bolsita repleta de mariguana dentro de aquella humilde mochila que hasta hace algunos minutos habia cobijado los sueños de una pobre familia.

miércoles, 14 de julio de 2010

La Madre patria de los soplapollas

Con una mayoría de la población marcadamente indígena, indigenismo que se nota  en ese rostro redondo de Alan García o en esas caderas anchas de la Gisela Valcárcel o en los labios de la Huarcayo o en las facciones de Raúl Romero o en los cabellos lacios y el careto de cabeza clava de Jorge del Castillo. Y el hecho,  que los peruanos tenemos en la lista un ex presidente de origen japonés, junto con aquellos anónimos  que poseen el apellido Zanetti cuando de italianos solo tienen eso, nada.
Y como no, esa  gran parte de la población con apellidos indígenas o andinos, incluyendo también a esos  millones de cholos  acomplejados que se los han cambiado por uno español,  millones de peruanitos que teniendo el rostro moreno y recio se enorgullecen de  seguir llevando  un apellido ajeno heredados  de los que anteriormente le daba con azotes  como aquel esclavo negro liberto norteamericano llamado Jackson o Smith.
Entonces, con toda esta variopinta realidad, aún encontramos verdaderos soplapollas utilizando el termino de “madre patria” cuando se refieren a España, y peor aún, lo nombran en las pantallas sin el menor desparpajo.
Y jode más, cuando estos  subnormales hacen de periodistas  que haciendo gala del menor escrúpulo lo vociferan a diestra y siniestra por las pantallas  y también  en  lo que escriben, confundiéndole más al ya confundido poblador  peruano.
Con una sociedad tan diversa como la peruana que posee un conjunto de etnias y culturas en su mayoría abismalmente diferente a la española, se vuelve enormemente ridículo nombrar a España  como la madre patria.
A pesar que estos bucaneros del sentido crítico  no tienen la mínima  noción de lo que significa patria peruana, siguen manteniendo en su subconsciente ese pensamiento servil.
Hasta cuando uno tiene que soplarse a este tipo de mercachifles del periodismo en las pantallas de los canales llamados  “ importantes”.
Utilizar hoy por hoy en el Perú el término “Madre patria” refiriéndose a España, es una completa ridiculez y la mayor de las huachafadas o es que el hijo de puta también tiene madre y la puta hijos. Hay que ser bien gilipollas. Y si existe alguna "madre patria" ese definitivamente es el mundo andino.
Los peruanos debemos de asumir  cierta madurez para  enfrentar la historia venidera, pero,  de forma autónoma para que de esta manera podamos  formar  algún día una nación, con ciudadanos  libres mentalmente de sus antiguos amos.

sábado, 3 de julio de 2010

La derrota argentina

Si uno observa el mapa de ese país se da cuenta que la providencia le ha dado a la Argentina el territorio necesario como para poder alcanzar los más altos grados de desarrollo y brindar un bienestar suficiente para toda su población. Llano y con gran parte de su territorio ubicado al sur del trópico de capricornio, hacen de estos lugares propicios como para ser poblados densamente y alcanzar los confines de sus extensas fronteras.
Ricas tierras que para un pueblo laborioso y organizado sería el lugar perfecto para construir una gran nación. Pero es aquí en donde el sueño se convierte en una pesadilla dramáticamente dolorosa. Así es, por diferentes motivos, hoy de aquella irracional Argentina soberbia y orgullosa por tener la errónea idea de ser la heredera de occidente, de esa pequeña Europa rodeada de hostiles indios salvajes, hoy por hoy ha quedado reducido a la peor minucia.
Con un 30 % de pobreza, su clase política totalmente corrompida y un pueblo idiotizado por una televisión plagada de piolas tercermundistas a lo Tinelli o Jiménez. Observan toda esa basura sensacionalista y amarillista de Telefe como de otras cadenas televisivas que lo embrutece y lo enferma al punto de refugiarse ciegamente en una autoestima patológicamente inflada que no le ayuda a darse cuenta de su patético estancamiento.
Ahora más que nunca es cierto cuando se manifiesta que el futbol indudablemente representa lo bueno y lo malo de una sociedad y en el caso argentino nos muestra con su selección esa decadencia que ya viene arrastrando hace ya varias décadas.
Los militares fascistas y la iglesia católica argentina exterminaron a una buena parte de los intelectuales argentinos durante los años 60, 70 hasta 1983. Y con ellos los últimos rezagos de la lucidez que había sobrevivido de ese rosario de gobiernos dirigidos por ese torpe aprendiz fascista llamado Perón.
Hoy lo visto en el partido de futbol entre al albiceleste y el equipo teutón grafica todo lo que escribimos. El estancamiento argentino es el reflejo del estancamiento de su sociedad, de su país. Un país que -como muchos en Latinoamérica- mientras no se independicen mentalmente de todas aquellas cadenas que lo atan permanentemente a la corrupción, el desorden, los deísmos y todas aquellas manifestaciones anacrónicas, nunca podrán salir de ese escollo al que han sido condenados por ellos mismos. Porque los rostros de un boliviano, un paraguayo o un argentino son notablemente distintos, pero, cuando piensan los hacen indiscutiblemente muy parecidos.

Diez diferencias entre el blanco peruano y el blanco uruguayo


Después de analizar la conducta de la etnia que tiene el dominio económico y cultural en nuestro país, me atrevo a hacer algunas diferencias entre el blanco peruano y el uruguayo. Hay que aclarar que este no es un escrito de corte racista ni mucho menos,  porque creemos que  el homo sapiens  está muy mezclado, y que por tanto para ser torpes o hábiles no necesariamente  pesa el color de la piel, también está claro  que generalizar no es racional, pero, en su gran mayoría es acertado. Todo parte entonces de analizar conductas y mostrarlas,  nada más.
Primera: el blanco peruano tiene un enorme prejuicio infundado sobre sus pueblos aborígenes, en cambio el uruguayo no.
Segunda: el peruano se asume español, italiano, en inclusive se inventa alguna otra nacionalidad como croata, etc. el uruguayo es uruguayo.
Tercera: el peruano nunca se llama con orgullo inca en cambio el uruguayo grita a los cuatro vientos orgulloso ¡CHARRUA!
Cuarta: el peruano es recontra católico en cambio el uruguayo lo es menos e inclusive se manifiesta no creyente.
Quinta: el peruano cuando ve al equipo charrúa quiere ser uruguayo mientras tanto al uruguayo no se imagina ser peruano.
Sexta: Cuando al peruano blanco le insultan muerto de hambre se enoja porque lo han comparado con ese cholo pobre, en cambio el uruguayo se ríe porque es una total estupidez.
Séptima: El blanco peruano, oculta que sus bisabuelos o ancestros son originarios de algún lugar de los Andes mientras el uruguayo no tiene ningún problema en decir que son españoles, italianos o de canelones.
Octava: Los uruguayos quieren ser una nación unida y no formar parte de argentinos ni brasileños, en cambio el peruano fácil sería chileno o argentino.
Novena: El peruano es falto de carácter en cambio el uruguayo lo tiene en su gran mayoría.
Decima: El equipo uruguayo de futbol clasifica a semifinales de un mundial defendiéndose hasta con las manos para evitar la derrota, en cambio el blanco peruano por esa característica falta de carácter no se motiva lo suficiente como para defender sus colores y prefiere no hacerse problemas y seguir jugando asalariadamente en su club europeo. 
                                                 
                                                                    II
Después de lo hecho por Juan Diego Flórez en Londres, nos demuestra que lo escrito anteriormente está dejando de tener asidero      https://www.youtube.com/watch?v=E53mX2SwsG4

                                                

sábado, 26 de junio de 2010

Gustavo Rodríguez y la publicidad para una sociedad enferma

Todavía recuerdo  un reportaje sobre el racismo en el Perú emitido en un programa local hace ya algunos años, uno que en realidad no se diferenciaba mucho de los tantos que se habían hecho en la TV peruana, hasta cuando el periodista tomó la opinión de un reconocido publicista. Se trataba de Gustavo Rodríguez  y el motivo de la entrevista era saber, el porqué se observaba continuamente en los medios y en particular en la TV una publicidad hecha con actores de rostros tan pálidos y rubios que parecieran representar a pobladores de algún país escandinavo y no a un país como el Perú que posee una distinta realidad étnica.
La respuesta que dio el creativo fue lo que hizo diferente aquel reportaje y me motivaron a escribir este post. Él, dijo aquellas palabras que significarían mucho y serian uno de los motivos que me harían crear este blog.
Bueno, volviendo a la entrevista, el publicista respondió: “Elegimos esos rostros porque la gran mayoría de la población peruana desea verse así...es una sociedad enferma”, puntualizó. Estas palabras honestas solo describían una realidad que se muestra cruda cuando se habla de un tema que hasta ahora es muy espinoso tocarlo para cualquier persona en este país y del cual  se ha escrito tantos libros que llenarían bibliotecas enteras.
El hecho de no aceptarse tal como uno es y sobre todo, en el caso del físico, desear tener un distinto  rostro otro color de piel  acompañando a una identidad ajena, le a creado al peruano con el correr de los años, enormes problemas de autoestima que se refleja en muchos aspectos y manifestaciones de nuestro pueblo.
Este cáncer plagado de estereotipos y prejuicios a infestado silenciosamente a millones de familias en el Perú debilitándolos  permanentemente. Como  alguna vez le preguntaron  a Eva Aillón: ¿Por qué todos los padres de tus hijos habían sido de raza blanca? y ella, toda oronda respondió  con aquella frase tan popular entre los peruanos de todos los colores, “para mejorar la raza, pues”. Esa ingenua respuesta que muchas veces la repiten millones de personas en el Perú solo denota un gravísimo complejo de inferioridad que lo corrompe y lo desalienta, guiándole de la mano a derrotas permanentes, haciéndole pensar que no merece otra vida mejor con una seguridad y una autoestima que le haga plantearse retos cada vez más grandes.
Mañana seguiremos observando todos esos comerciales mostrándonos un Perú étnicamente homogéneo, en donde todos los trabajadores y clientes del banco son blancos, el que entra al supermercado es blanco, el que toma la leche evaporada también lo es, el que se alimenta de aquellos cancerígenos alimentos embolsados también.
Ni que decir de aquellos libros con los que aprenden algo los jóvenes estudiantes peruanos,  dentro de su “inofensivas” páginas tienen dibujos, imágenes, figuras y personas con los mismos rostros blancos y de pelo rubio, hasta aquellos nidos en polvoriento asentamiento humanos de la capital dibujan  a sus niños con los rostros de piel clara y los cabellos claros e inclusive se ve a una Micaela Bastidas rubia y de ojos redondos.
En fin, solo una muestra de cómo algunas sociedades que después de haber sufrido una flagelación de casi quinientos años llevandolos casi a su exterminio se obliga irracionalmente a olvidar ese traumático episodio tomándose una identidad falsa y verdaderamente enfermiza.

jueves, 10 de junio de 2010

Nicolás Lúcar y el ascensor erótico

Cuando uno afirma que el cielo y el infierno lo encontramos en vida aquí en la tierra, no es para menos, porque hoy los hechos una vez más nos dan la razón.
Cuantas veces como televidentes hemos visto al periodista Nicolás Lúcar despotricar infundios en contra de muchas personas, sus polémicas formas de utilizar el periodismo, siempre buscando los métodos menos decentes y honestos, lo llevaron a estar permanentemente en el ojo de la tormenta.
Por esas cosas del destino, hoy lo vemos paradójicamente, ya no de incendiario, si no, como una indignada víctima y amenazando a los cuatro vientos abrir un proceso penal al causante de que hoy aparezca ante los televidentes como él actor principal de un video en el que se lo ve dentro de un ascensor en plenos escarceos y meneos con una madura moza, sobresaliendo como diminuto protagonista de ese film erótico aquel índice derecho, sí, ese que tantas veces levantó alegremente para señalar a las víctimas de sus mentiras, pero, ahora, lo tenía alegremente, hurgando entre las posaderas de una guapa señora.
Lejos quedaron sus días de principista dirigente estudiantil en aquella universidad,  porque, con el tiempo y con mucha astucia, Nicolás Lúcar,  logró darle un matiz más interesante a su biografía, asegurándose la vida y el estatus, desposando a la hija de un conocido broadcaster de la televisión.
La nueva parentela conseguida le va servir de mucho con el transcurrir de los años, porque, mediante la televisión va a encontrar aquel protagonismo que siempre había deseado.
Sus apariciones al principio fueron tímidos, como cuando se desempeñaba como reportero de un programa conducido por el experimentado periodista César Hildebrandt y que gracias a una de sus accidentadas e intempestivas salidas de ese canal, el “leal” Lúcar no tuvo mejor idea que quedarse con la conducción de aquel programa, aprovechando el momento y el escenario como para desenvolverse de acuerdo a su estilo, y así lo hizo, porque durante la década de los noventa hizo lo que tenía que hacer, el esposo de una de las hijas de unos de los empresarios que más colaboraron con el pasado régimen nikkei.
Esos años fueron los mejores, pero como todo en esta vida no es eterno, el régimen se hundió por su propio peso y con el algunos de sus principales colaboradores.
Lúcar, en su desesperación tuvo la infeliz decisión de atreverse a soltar algunas acusaciones sobre el desaparecido ex presidente Valentín Paniagua, a esas alturas, sus pendejadas y excesos ya no serían permitidos, obligándolo inmediatamente a abandonar el país.
Ahora que el régimen aprista le había dado ese ambiente de turbidez preciso como para que Lúcar apareciera en la televisión con los bríos de siempre, presentándose  como mejor lo sabe hacer, conduciendo un programa dominical de corte sensacionalista.
Todo iba perfecto, su rostro otra vez en la pantalla, instalado de nuevo en su cómoda rutina, pero, no contaba que en este país de campeonato de pendejos y de cojudas victimas, en algún momento entre bomberos se iban a pisar la manguera, y así fue, porque ahora, la providencia le permitió vivir lo que anteriormente sintieron sus ocasionales víctimas.

jueves, 20 de mayo de 2010

Francisco Franco Bahamonde, el perfecto hijo de puta

Una de las maldiciones que siempre ha caído sobre la historia española ha sido la clase de líderes que ha tenido ese país. La gran mayoría de esos gobernantes destacan principalmente por su poca inteligencia, convirtiéndolos para el recuerdo en personajes intrascendentes y arrastrando con ellos a toda su población en esa irremediable tragedia. Uno de estos y quizás el más torpe y despiadado de todos ha sido Francisco Franco Bahamonde.
Aquel dictador español significó el resumen de una España golpeada por el destino, este vástago de lo más repulsivo que pudo parir aquel sector putrefacto y pestilente que siempre ha mantenido a España rezagado del avance europeo, no tenia mejor figura para representarla, y así lo hizo. De esa guerra civil salió triunfante él y todas esas ideas mohosas y polvorientas. En esa lid asimétrica ganaron los malos, acabando con lo mejor y más respetable que ha dado toda la decadente historia ibérica, la segunda republica.
Cómo ya dijimos de su persona no hay nada rescatable salvo su maldad y sus escasas y casi inexistentes virtudes – y esto nos corroboran sus principales y también escasos biógrafos-
Esas minucias que nos dicta su biografía nos sirve de corolario para describir a este ser tan lleno de perversidad que llevó a España a un estancamiento terrible sino hubiera sido por la Guerra Fría, y gracias a ella, su gobierno fue beneficiado con la ayuda Norteamericana -previo pacto con la CIA y la OTAN-
Así su pérfido gobierno solo pudo acabarse cuando la vida del tirano se iba apagando con la vejez, pero antes de su extinción, hábilmente dejó atado la conciencia y a la memoria colectiva española a una ley de amnistía que daría una segura impunidad a todas sus aberraciones y crímenes cometidos durante su régimen.
Fue tan perverso este engendro que en sus últimas semanas de vida y casi con las fuerzas menguadas por la senectud y la enfermedad, tuvo la suficiente energía como para levantar su temblorosa y arrugada muñeca, y firmar con el último aliento unos decretos que darían muerte a algunos de sus tantos presos políticos, condenados a la pena capital por el solo hecho de querer ver a una utópica España democrática.
Esta es la biografía de uno de los más grandes hijos de puta de la historia, y que más, digno representante de esa hispanidad que en estas latitudes hincha de orgullo irracional a una enorme sarta de ignorantes, acomplejados y prejuiciosos peruanos.

jueves, 29 de abril de 2010

Colegio Mayor Secundario “Presidente de la republica”, El colegio del terror

No se esperaba más, cuando con bombos y platillos anunciaba su funcionamiento un colegio en el que se iba a reunir a los mejores estudiantes de escasos recursos económicos de todo el Perú. Hasta ahí, suena muy bien la progresista idea, pero, cuando lo anuncia el actual presidente de la república, la idea es envuelta automáticamente por un aire de enorme suspicacia. Dicha desconfianza, hoy tiene su mejor asidero.
El día de ayer, decenas de estudiantes, de nuevo los mismos de siempre, con los mismos rostros, aquellos a los que la vida no se cansa de patear, eran estudiantes de aquel frankensteniano experimento llamado hoy Colegio Mayor Secundario y con el no menos apropiado nombre “presidente de la republica”.
Esas decenas de estudiantes fueron intoxicados al ingerir un delicioso ají de gallina, manjar que tuvo la particularidad de estar preparado con lo mejor que estaban guardando los encargados de crear este centro de trabajo de instructores partidistas.
Aquel mortífero menú contenía los insumos mejor seleccionados de ese centro de abastos aprista.
Las imágenes de una de esas madres preocupadas por la salud de sus hijos, temerosa contestaba las preguntas del imprudente periodista. La pobre mujer, a duras penas lograba unir algunas palabras, y de nuevo, con el mismo temor de poder soltar más de lo debido. Seguro por la preocupación de que algún reclamo suyo, significaría truncar la única salida que le daba su país a su vástago, la única salida para poder cambiar ese oscuro destino al que le espera cuando uno es cholo y pobre, aunque el costo sea envenenarse.
Alguna mente “creativa” seguramente vio en París algunos de estos liceos franceses y quiso imitarlo en el Perú, pero con la salvedad de que aquí el trato va ser muy distinto a sus nóveles estudiantes.
Es esta la realidad, esos jóvenes estudiantes para los encargados de este experimento nazi no merecen siquiera una comida digna para un ser humano, si no, los desechos donados con caducidad vencida de algún depósito polvoriento.
Es simplemente el trato que hace un gobierno a las únicas víctimas de sus experimentos, esas víctimas son las mismas de siempre, los pobres.

viernes, 9 de abril de 2010

Túpac Amaru II y Braveheart

Alguna vez un periodista a raíz de la serie chilena “Epopeya”, le preguntó al conocido cineasta peruano Francisco Lombardi si se animaría realizar un film inspirado en algún pasaje de nuestra historia; él en pocas palabras respondió que los temas históricos peruanos no le interesaban. Aquella respuesta solo nos mostraba su poco conocimiento de nuestro pasado.
A raíz de esto si uno lee un poco sobre nuestra historia encontrara personajes que por sus actos y trascendencia resultaría el guión propicio para una gran película épica como aquel “braveheart” realizada por Mel Gibson hace algunos años inspirado en la vida del caudillo escocés William Wallace la cual se hizo ganador de 5 estatuillas de la academia .
Al igual que la historia escocesa en la historia de nuestro país existe un personaje que por su biografía sus correrías y su posterior inmolación, previa tortura, estamos seguros, superaría a la versión norteamericana.
Tupac Amaru II y su movimiento visionario y adelantado de su época, libertario, liberal, igualitario, dirigió a su pueblo contra la ocupación española al igual que Wallace lo hizo en contra de los ingleses, teniendo toda esa trama y escenas requeridas como para crear el mejor cine épico.
La derrota de ambos ante dos fuerzas muy superiores y también sufriendo la traición de sus propios partidarios, junto a sus posteriores torturas y ejecuciones, nos hacen asegurar que esta historia en las manos de un gran realizador seria ganadora no solo de uno si no de varios premios de la academia.
Esperamos que algún día llegue a las manos de Mel Gibson la historia de este gran caudillo sudamericano, con la cual, y después de ver lo que hizo con Apocalypto creemos que le intresaria mucho la historia.

lunes, 29 de marzo de 2010

Federico Salazar y Verónica Linares, el secreto de sus ojos

Hoy en día el trabajador está sujeto a diario a una rutina y a un enclaustramiento obligado como consecuencia de las distintas obligaciones que realiza, y es justamente que en medio de ese presidio crea formas de reingeniería psicológica, llevándolo a buscar formas para acabar con todo ese asfixiante tedio y en ese objetivo, algunas veces se involucra en affaires dentro de su centro laboral.
La experiencia de los que lo han vivido, hablan de una sensación sin igual, esos encuentros a ocultas de furtivos amantes proscritos y el jugar sutilmente con miradas y gestos en recintos en donde la intriga y la presión espesa el ambiente, iluminan de vida aquellos deprimentes lugares.
Estas tentaciones están presentes siempre en todo centro laboral y más aún cuando dentro de los trabajadores aparecen como ángeles caídos del cielo, féminas que despiertan todos aquellos deseos que te hacen ingenuamente creer que solamente te ocurre una vez en la vida.
Cuando esa mirada del deseo es correspondida, es ahí, donde se da inicio a todo ese juego, en donde, ambos, saben de los riesgos, pero son aquellos riesgos los que los motivan y los atraen más. El primer encuentro es el mejor de todos y el resto discurre naturalmente como el rio por su cauce.
Cuantas historias han tenido el mismo inicio y quizás el mismo final, cuantas historias hoy se está escribiendo y cuantas faltan por escribir.
La otra mañana, justamente, me pareció percibir una de esas miradas. Mirada que me motivó escribir este post, pero lo curioso fue que los que la protagonizaron fueron la conocida pareja que conduce el noticiero matinal de América televisión: Federico Salazar y Verónica Linares. Y me puse a meditar, ella joven y guapa, él maduro y carismático, pienso, no sería la primera ni la última historia nacida a ocultas entre los bastidores o en la mente de los que conducen algún programa de noticieros. Pero bueno, quizás sea la imaginación o el hecho de haber visto la noche anterior aquella cinta argentina ganadora del Oscar a mejor película extranjera, no sé. En realidad qué importancia tiene.

jueves, 25 de marzo de 2010

La Guerra de las Malvinas y la gran estupidez peruana

Uno de los pasajes más vergonzosos de nuestra a veces tragicómica historia fue la intervención peruana en el conflicto de las islas Malvinas de 1982 entre la dictadura Argentina y el resucitado imperialismo ingles. Todo ocurrió durante uno de los gobiernos peruanos más ineficientes del pasado siglo XX.
Asi es, el gobierno del ya desaparecido arquitecto Fernando Belaúnde, no tuvo la más cándida idea que apoyar a una de las más mortíferas dictaduras que estaba mándando al matadero más argentinos que vacas. El expresidente Belaunde, inventándose una panamericanismo cándido y ficticio. Panamericanismo que en realidad solo mostraba el poco caracter de este mandatario y su mengüada visión de estadista y también, como no,  su interior conservador y autoritario. El exceso cometido de enviar pilotos, misiles y hasta aviones fue la ayuda decisiva para un régimen que solo le interesaba, no recuperar sus islas, sino, extender su dictadura militar que ya tenía en su haber 30,000 desaparecidos y que se venía atragantando no solo por esos miles de cadaveres sino tambien por las innumerables denuncias de corrupción y con las multitudinarias protestas que se venían produciendo en sus principales ciudades exigiendo la vuelta de una democracia perdida desde 1976.
Esta realidad ya se conocía en los despachos más lúcidos, pero aquí, teniamos al siempre "ingenuo" Belaunde que nunca se atrevió a mirar o no quiso ver más alla de los hechos.
La ayuda peruana fue exagerada y no lo decimos por la posterior “reciprocidad” rioplatense vendiendoles armas al Ecuador cuando nos encontrábamos con ellos enfrascados en un conflicto casi una década y media despues en 1995, sino, criticamos la candidez y las pocas nociones de estadista que tuvo este gobernante en esa época.
Hoy, ese infausto conflicto, no fue más que el enfrentamiento de un pais latinoamericano colonizado hasta el tuétano y enfrentado con uno de sus principales modelos de conducta, la cultura anglosajona; de esa colonización mental, que les vuelve cobardes, de esa que te desmoraliza y los insta a rendirse, de esa conducta que solo tiene aquellos pueblos permanentemente subdesarrollados, porque eso es Argentina hoy, un país con rostro de europeos mediterraneos pero con una firme mentalidad tercermundista; y claro, siempre habrán presidentes y gobiernos que servirán de tontos utiles, como el ocurrido con el apoyo peruano a la Argentina en ese conflicto de las islas malvinas.
Guerra estupida, como estupido fueron los militares argentinos, como aquel Galtieri aficionado al whysky, y aliado con el empresariado y la iglesia católica argentina , dejaron que sus jovenes reclutas se convirtieran en helados en aquellas australes islas malvinas, enviandoles en paracaidas cajas llenas, no de alimentos ni abrigos, sino, de rosarios, porque el lavado de cerebro a esos pobres e ignorantes reclutas fue hacerles creer que enfrentaban una “guerra santa” entre los “buenos catolicos" contra los "herejes protestantes", finalizando los gurkhas la historia jugándose una improvisada ”pichanguita” con las cabezas mutiladas de anónimos adolescentes argentinos.
Pero es que esta latinoamerica, es la misma, solo cambian los rostros, pero el pensamiento y las actitudes son la mismas desde el sur del rio grande hasta la tierra del fuego, es la estupidez argentina, es la estupidez peruana, es en resumen la gran estupidez latinoamericana.

sábado, 20 de marzo de 2010

El ateo peruano

Los ateos por naturaleza somos muy individuales,  porque la razón  junto con la firmeza de nuestros conocimientos nos da la tranquilidad necesaria. Pero, muchas veces, este sosiego se interrumpe cuando observamos un gran número de personas a la deriva, sin brújula y manipulados al antojo de malsanas costumbres de  sectas y grupos religiosos  egoístas  que solo buscan el beneficio propio a cambio de entregarles una salida ficticia a sus problemas, como un pasaje gratuito con dirección al mágico mundo de Disney.
La fe perdida en miles de peruanos a religiones como la católica por ejemplo,  simplemente por aplicar inconscientemente la razón, y decimos inconscientemente,  porque,  esas personas aún no se han dado cuenta de que esa fe perdida, ha sido producto de haber  aplicado la razón al cuestionarse como todo ser racional los ritos,  las doctrinas y los evangelios  de los distintos tipos de religiones que existen.
Cuando esto ocurre,  esta persona se convierte en un cordero suelto de la manada y si a esto adicionamos  la falta de interiorización de valores humanos, estos corderos son presa fácil para unas  fieras hambrientas por hacerles sus siervos y devorarlos con sus  doctrinas y evangelios, disfrazados sutilmente de tranquilas religiones y sectas  con idolatrías distintas; o peor aún, estos seres humanos  se refugian en ese culto a la dual deidad dinero-consumismo, completando con esto su  deshumanización y cayendo de esta manera en la peor degradación.
Esas almas en pena producto de una formación religiosa que desde niños los empujaron a creer permanentemente en deidades  los hace con el tiempo ser presos de una fuerte superstición,  que cuando quieren salir de todo ese embrollo,  sienten que están haciendo algo malo y que pronto, sobre ellos, les caerá una maldición,  no quedándoles otra salida que  migrar a otra religión de corte cristiana,  musulmana o de extraterrestres. Pero al final, la mayoría de estas personas seguirán sin encontrar esas respuestas que tanto estaban buscando, desconociendo que solo se alejarán  de esos miedos y supersticiones, si  cultivan su intelecto, así, entenderán que  se puede vivir en un mundo sin dioses,  y racionalmente entenderá que aquellos valores que proponen el bien siempre han acompañado a nuestra especie durante su evolución, así,  encontraran muchas respuestas y esa tan buscada paz interior. El bien es innato en el ser humano sano.
El ser humano puede  llevarse bien,  tanto con el mismo como con el resto de personas, solo tienen que entender que salir de una religión, cualquiera que esta sea, o volverse no practicante porque no cree en esas historias "bonitas" pero irreales, es solo el primer paso para escapar de esos miedos y supersticiones que los  mantuvieron encadenados.
Estas personas que  han dado ese primer paso, solo les faltará complementarlo con  la práctica de valores humanos que junto con el conocimiento suficiente, les hará actuar siempre pensando en el resto de sus congéneres y la naturaleza que lo rodea, y así, esas respuestas  que estaban buscando,  lo encontrarán desde la coherencia de su propia razón, a partir de ahí,  sabrán que, como ser racional, han elegido el camino del librepensador, un rumbo que te muestra con hechos que el hombre para respetarse y respetar al resto de seres humanos, no necesita de ninguna religión, no necesita de miedos,  sino de aplicar simplemente su propia razón.

Bienvenidos aquellos que se han liberado de esas cadenas que nos vuelven obtusos e intolerantes, temerosos, bienvenidos al grupo de libre pensadores o ateos,  y olvidémonos de los prejuicios,  un ateo puede ser la persona más buena y no necesita de dioses ni de ninguna de estas sectas y religiones para vivir con esa virtud.

Telefónica y su poesía ridícula II

Estas últimas semanas, las pantallas de la televisión peruana han sido inundadas por una seguidilla de comerciales de telefónica del Perú. Esto no tendría nada de extraño si no fuera por el corte poético que le intentan dar a toda esa publicidad, pero, lo único que causan es un sentimiento de vergüenza ajena en la persona que lo ve y lo escucha. Así es, primero fue la publicidad que habla sobre “Zavalita”, ahora es el de un demente “sentimental” tratando de gritar un inentendible mensaje, que viniendo de telefónica suena completamente ridículo toda esa verborrea huachafa que lo finaliza toda irónica con un “conéctate”.
Ese “conéctate” resulta paradójico viniendo de la principal causante de que el peruano posea el servicio de internet más caro de Latinoamérica, obstaculizando de esta manera a que pueda remontar la gran brecha informática que lo separa de otras sociedades; mientras en un país escandinavo, internet es un derecho ineludible, aquí en el Perú, por sus prohibitivos costos la poseen solo un pequeño sector de la población, y sería totalmente desconocido en el resto, si no, fueran por las creativas y siempre necesarias “cabinas de internet”.
Estos verdaderos hijos de puta de la desvergüenza, se ríen del televidente, mofándose del abuso al que está sujeto el peruano, se mueren de la risa al ponernos este ridículo comercial que solo despierta en el televidente informado una vergüenza del que estos caraduras nunca la poseerán.

martes, 19 de enero de 2010

Perú potencia mundial

Al notar la gran herencia cultural que nos han dejado nuestros antepasados y despues de compararla con otras  similares que existen en  otras latitudes, nos afirma en nuestra concepción de que los peruanos debemos de buscar siempre  tener un protagonismo muy importante no solo en la región si no tambien  en todo el mundo.
Este protagonismo se debe de dar tanto en el campo político, económico como tambien en el  tecnológico. Y cuando hablamos de ese peruano que está predestinado a realizar esta importante tarea, nos referimos a aquella persona que ha logrado desterrar de su mente todo rasgo de inferioridad, sobre todo, aquella provocada por recibir una educación mediocre por ser improvisada y sin claros objetivos,  que lo único que le ha hecho al abandonarlo,  es que este ser humano se forme silvestremente,  creandole pensamientos y conductas ajenas a su pueblo, naciendo con esto un ciudadano desvinculado totalmente de su importante  pasado cultural, y  haciéndole girar en un vorágine  enterno de intrascendencia  y  mediocridad. Desde aquel político hasta aquel artista y ni que decir del ciudadano de a pie. Todos viven creyendo que estan condenados a ser de por vida intrascendentes tercermundistas y subdesarrollados,  porque desconocen su verdadera valía. Es como la historia del patito feo.
Describiremos por lo cual, cada una de esas  razones  que sustentan estas afirmaciones. Claro  que estos argumentos por diferentes motivos son desconocidos por la gran mayoría de compatriotas.
Los territorios en los que ahora se asienta el peruano, fueron hace más de 5,000 mil años un centro civilizador,  no solo en la región si no tambien en el planeta,  al igual como lo fue Egipto, Mesopotamia, China o la India. Mientras que en Europa existian  antropófagos aquí en nuestros territorios ya se vivia  en ciudades. Esta es la realidad y aquí nadie lo sabe, ni siquiera los presidentes, ni menos aún, los burócratas del Ministerio de Educación.
Aquellas regiones al igual que el Perú,  que por su antiguedad  son  denominadas cunas de la civilización, en los últimos tiempos han despertado un gran interés y a la vez tienen un importante protagonismo en sus respectivos hemisferios, proyectando su importancia hasta a  niveles globales.
El noroeste de África cuna de la cultura egipcia, hoy se encuentra ahí establecida la Republica Árabe de Egipto, país que en este momento constituye el centro político y cultural de todo el mundo árabe, despertando siempre el enorme interés de las grandes potencias mundiales por la gravitante influencia que posee en la región.
Mesopotamia, dentro del Medio Oriente es una región geográfica que sirve de asentamiento a la Republica de Irak, estado que a pesar de su pequeñez (la tercera parte del territorio peruano) ha logrado desarrollar una capacidad suficiente como para hacer frente a una numerosa coalición internacional liderados por la mayor potencia militar del planeta,  lo cual le llegó a costar la ocupación total de su territorio.
Otra cuna de la civilización mundial es la India, potencia nuclear, actualmente es ya conocido su  gran avance en los campos de la economía y la tecnología teniendo en la actualidad la categoría de gran potencia emergente a escala mundial.
El último ejemplo es China, milenaria cultura que en este momento es el centro de las miradas del mundo entero por el  impresionante crecimiento económico de las últimas dos décadas, colocándola actualmente como  la segunda economía del orbe,  y para muchos expertos en política internacional en menos de veinte años,  la primera potencia mundial.
En estos pocos puntos del planeta fue en donde la humanidad comenzó  esto que ahora llamamos  civilización. En esos territorios se han asentado estados y naciones que en alguna medida han mostrado o muestran hoy un importante protagonismo a nivel mundial.
Estas ideas son producto de hechos tangibles que se debería de difundir entre los peruanos  con el fin de que despierte en él  esa iniciativa y  creatividad que lo inste permanentemente a mejorar  en todos los campos, buscando siempre ese obligado protagonismo que otras culturas tan importantes como la nuestra lo han conseguido.
Todo esto es producto de un nuevo ser humano con una autoestima y un pensamiento muy diferente. Los que ahora detentan el poder político deberían dejar a un lado sus apetitos particulares e imbuirse de este tipo de pensamiento. Es la gran diferencia de pensar como un líder del primer o del tercer mundo.

lunes, 18 de enero de 2010

Lima, el aniversario de una puta

Hoy Lima celebra un aniversario más de su fundación española, que según sus autoridades intentan hacerlo a lo grande. Pero, estos miopes conservadores, no saben el contexto histórico y social que gira en torno a este hecho. Celebrar su fundación española es celebrar el día de una vejación o algo peor, el día en que el “proxeneta” Pizarro y su grupo de sucios y bárbaros bandidos la nombraron comadrona de su burdel, porque así fue. Lima nació sucia y carente de valores, de moral, de autoestima. Tal es así que su fundador murió en ese lugar, sin cumplir su más grande deseo de volver a su Extremadura árida y pobre para poder al fin disfrutar de su gran botín y su nuevo estatus. Lima fue calificada ciudad de los reyes “bamba”, la podredumbre, la pestilencia y el hedor era tan insoportable que hicieron su aparición “las tapadas”. Lima ha sido y es acomplejada, su imaginaria blancura hispana se borra de un golpe al ver los oscuros rostros de sus verdaderos habitantes. La ciudad nunca tuvo carácter ni personalidad como Londres, Roma o como Cusco, porque siempre fue un lugar de paso, porque sus fundadores y primeros habitantes solo querían enriquecerse lo más pronto posible para luego lograr ese deseo que les quitaba el sueño de volver a su Hispania recordada.
Lima nunca se sintió capital de nada, nunca cobijó a sus migrantes, como sí lo hizo Barcelona, Londres o Buenos Aires, su trato al inmigrante pobre fue como la de esa comadrona ebria rodeada de sus hijos mendigos y harapientos.
Lima, por lo tanto no representa el alma ni el espíritu del Perú real. Por estas razones se debe devolver la capitalidad política a la ciudad del Cusco, porque esta ciudad andina representa para el Perú por historia e identidad y con el objetivo de formar un verdadero estado- nación , lo que Londres es para Inglaterra (Reino Unido) o Berlín es para Alemania; no es casualidad, que apenas ocurrido la reunificación alemana los políticos teutones regresaran inmediatamente la capital germana a las orillas del Spree. Otro ejemplo es Pakistán que cambió la capital colonial Karachi por la de Islamabad, por las mismas razones que lo hicieron los Alemanes, para devolver el cerebro al centro espiritual de la nación. Lima no representa eso. Los peruanos seguimos sufriendo la decadencia colonial en nuestras mentes y en nuestra degradada conducta, por eso seguimos manteniéndola como capital, constituyendo siempre un lastre para que el peruano crea en sus verdaderas posibilidades, por el simple hecho de poder sentirse parte de una de las culturas que constituyeron uno de los pocos centros de civilización en el planeta. El día que eso se logre volverá la dignidad y la autoestima definitivamente al peruano.

sábado, 16 de enero de 2010

Perú, la Haití de sudamerica

La solidadaridad de buena parte del mundo se muestra ahora con el desastre ocurrido al país más pobre de América. Los diarios peruanos hacen eco de la desgracia que vive el país caribeño, hasta incluso con sus peculiares titulares lo comparan con el pasado terremoto de Ica. Inclusive, los medios lorchos se alarmaban y hasta se indignan del grado de pobreza alcanzado por ese pedazo de Africa en el caribe latinoamericano. La indignación era tan grande, porque, seguro se piensa que es un país más pobre que el nuestro. Pero lo cierto es que nuestro país, el Perú, posee nada más y nada menos que más pobres que ese país caribeño. Asi es, nuestro país, según los ultimos datos estadísticos posee un 38 % de su población por debajo de la linea de la pobreza, esto quiere decir, que alrededor de 11 millones de nuestros compatriotas son pobres, superando en mucho a la población total de ese país que ronda los 9 millones de haitianos.
La pobreza en haití es verdaderamente indignate; pero, más indignante es que esto no lo sepa el peruano de a pie, como indignante tambien es seguir manteniendo todo ese enorme porcentaje de pobreza en nuestro país, junto con todos esos gobernantes y políticos supracorrompidos, dirigiendo a su antojo a una población exageradamente desinformada y sometida a un constante lavado de cerebro con grandes dosis de religiosidad, consumismo y circos transformados en conciertos de grupos cumbiamberos y rokeros pasados de moda, y atragantándolos con una cerveza barata que silenciosamente los malforma genéticamente. Acompañado por un neoliberalismo a la peruana o sea “bamba”. Todo esto, hace ver a Rosa Maria Palacios y al caricato periodista Federico Salazar como unos reverendos miopes al no distinguir o no tener el valor de decir la verdadera pobreza que vive su país. A cambio, nos muestran las desgraciadas notas sobre el país caribeño y sin hacer siquiera un pequeño comentario del estado en el que se encuentra una gran parte de sus connacionales.
Esa es nuestra realidad. Una realidad que no le interesa a nadie, porque eso sí duele. No nos atrevemos a hablar de nuestros problemas, es mucho mejor ver la paja del ojo ajeno, es el eterno y hasta patológico conformismo del peruano de todos los estratos. Aquí esta todo bien, cuando no es asi. Mientras ese enorme grupo de conformistas esconden la basura debajo de la alfombra, nosotros no podemos hacer lo mismo.
Los cambios en el Perú deben ser firmes y duraderos, si no seremos siempre parte de ese proyecto de país que nuestros padres y abuelos han estado escuchando siempre.

viernes, 8 de enero de 2010

Arequipa, centro de la gastronomía peruana




El mestizaje, sano, puro, sin prejuicios ni complejos que se produjo en el habitante del valle del rio chili en los inicios de la fundación de la ciudad de Arequipa durante el siglo XVI, hizo de este poblador reducto de ciertos valores que lo van a diferenciar enormemente del resto de peruanos. Estas diferencias se tradujo en una autoestima distinta, en un orgullo que para los foráneos significa muchas veces una incómoda arrogancia.


Estas características no son más que producto de aceptar desde sus inicios el aporte andino o sea el aporte quechua dentro de su idiosincrasia.


Una muestra de ello y del que algunos historiadores coinciden es el tipo de hablar del campesino mistiano que allá se denomina “Loncco”, luego está la arquitectura de su ciudad y sobre todo su gastronomía, y es justamente ella la que hoy nos motiva este post.
Cuando un arequipeño sale de su ciudad y se establece en otra del Perú o del mundo su más terrible castigo es acostumbrarse a las viandas del lugar ya que esta ciudad y sus alrededores poseen la gastronomía más variada y rica de todo el territorio peruano, y si estamos hablando de la gastronomía peruana nos referimos según los entendidos a una de las más importantes del mundo junto con la china y la francesa.
Para entender esta riqueza culinaria arequipeña, solo basta elegir un plato de toda esa variedad. Tomemos el adobo arequipeño, por ejemplo, que es solo una muestra de toda esa cultura que caracterizó a esta ciudad desde sus inicios. Hablar de este plato, es hablar de lo que anteriormente afirmábamos, es esa unión sana y sin prejuicios, cuando se fundió el cerdo característico de la ganadería hispana con esa chicha, sagrada bebida del mundo andino, ambos se unieron y dieron nacimiento a este plato que los días domingo son infaltables en cualquier barrio o esquina de esa volcánica ciudad.
Ese mestizaje que el costeño renegó en algún momento y lo sigue haciendo, a sido una de las causas de su poca autoestima. Mientras tanto en Arequipa su aceptación significó ese orgullo tan característico que se encuantra en cualquiera de sus habitantes y una frase tan popular en esas tierras lo describe de esta manera: “Arequipeño, ni grande ni pequeño,arequipeño”.
Grandes lecciones que debieron aprender los que intentaron darle forma a este país. Ese ha sido el verdadero gran aporte arequipeño a la cultura peruana, es el aporte del MESTIZAJE sin prejuicios, enriquecedor y sano, a pesar de que en los últimos años en la ciudad algunos ignorantes de su verdadera historia le quieren dar un matiz más hispano a lo que es su verdadero espíritu.


Así el peruano debe sanamente aceptarse y fundirse sin complejos de ningún tipo con su parte andina y de esta forma crear un mejor ser humano, más fuerte con una autoestima tan sólida como las piedras de Machu Picchu y tan igual como cuando se fundieron aquellos ingredientes tan diversos que dieron a la luz esa esquisitez llamado adobo junto con toda esa rica gastronomía arequipeña.