lunes, 6 de abril de 2009

El presidente del Perú en el año 2011, según el oráculo lorcho



En los últimos días se dieron a conocer algunas encuestas sobre la intención de voto de los peruanos para las próximas elecciones presidenciales, scpnsiderandolos muy prematuros como para decidir o afirmar que candidato tiene la mayor opción, sabedores que el electorado peruano es muy inestable y decide su voto una semana antes del día de las elecciones.
Para nosotros el análisis de las tres últimas elecciones presidenciales y el consecuente comportamiento del electorado en los últimos 10 años, podemos dar algunas aproximaciones de quién será el próximo presidente del Perú para el periodo 2011- 2016, claro está si es que no hay un golpe de estado previo.
En las discutidas elecciones del 2000, Toledo quedó derrotado en segunda vuelta, posteriormente, luego de los sucesos de los “vladivideos” y la renuncia al cargo vía fax del dictador, se produjeron las elecciones del 2001 en donde justamente, Toledo venció a Alan García también en una segunda vuelta. Posteriormente en el 2006, Alan García venció a Ollanta Humala otra vez otra segunda vuelta. Entonces siguiendo ese criterio el ganador de las tres últimas elecciones ha sido el candidato que llegó segundo en los anteriores comicios.
Tanto Toledo como García obtuvieron el voto del electorado gracias a un discurso moderado y de corte social que giraba en torno al centro, pero una vez en el poder realizaron un gobierno de estricta derecha. Ese giro derechista causó el inmediato rechazo de la población durante la mayor parte de su periodo reflejándose esto en las encuestas.
El electorado se encontrará con Castañeda, Toledo, Flores Nano, los cuales de forma individual o en una alianza competirán en la contienda. Tendrán además a Keiko Fujimori, que contando con el apoyo del gobierno o sin él, será parte de los contendores.
El electorado peruano está cansado de este neoliberalismo que solo a traído extremas desigualdades, ya no se arriesgará al elegir a un lobo disfrazado de oveja, como lo sucedido con Toledo y García, ahora iría por lo el candidato que en las últimas elecciones presidenciales del 2006 quedó en la segunda vuelta y que tuvo un mensaje de izquierda. En esa coyuntura los votos irían para Ollanta Humala, ahora si hace su aparición algún “outsider” cambiaría definitivamente todo el panorama político, aunque dudamos mucho que esto suceda.
Entonces señores, por la razones anteriormente descritas el próximo presidente del Perú para el periodo 2011-2016 sería Ollanta Humala. Claro está, si es que no hay un golpe de estado previo.
Así como auguramos su triunfo también podemos afirmar que su gobierno será de mucha corrupción, denuncias de nepotismo, descalabro económico, populismos irracionales y de conductas antidemocráticas.
Es el destino del peruano mientras no encuentre el camino de su verdadera identidad y su verdadera cultura andina.