jueves, 10 de septiembre de 2009

11 de septiembre, el fin justifica los medios



Después de escuchar y ver toda esa inacabable información que circula sobre los atentado a las Torres gemelas en donde se entremezclan desde hechos heróicos holibudenses hasta las más sorprendentes conspiraciones.
El sentido crítico, es nuestra única defensa para tanta manipulación, sirviéndonos como filtro para poder extraer algunas respuestas de aquellos hechos ocurridos hace ya ocho años.
Según los especialistas a finales del anterior y comienzos del nuevo milenio las principales reservas mundiales de petróleo se encontraban en el Medio Oriente, territorios que en ese momento, los Estados Unidos, aún no tenían una presencia importante en la región.
Días antes de ese fatídico 11 de setiembre, según las encuestas publicadas por los principales diarios del país, la opinión pública norteamericana estaba en contra de cualquier aventura bélica en el Medio Oriente; 48 horas después de aquellos atentados, esa misma población, apoyaba ciegamente la movilización militar en contra de cualquiera país que los amenazara.
Después de esos huracanes de patriotismo los estadounidense dieron luz verde en los siguientes años a esa política militarista con el fin de hacerse de las principales reservas petroleras del mundo.

Ahora, sus empresas explotan y comercializan ese crudo y la influencia norteamericana en esa región de Asia a crecido, asegurando de esta forma el petróleo que necesitará para los próximos 50 años.
Qué hubiera ocurrido si los atentados no hubieran tenido la magnitud conocida, Qué hubiera pasado si estos atentados no hieran pasado de un simple incendio en las dos principales torres y que las victimas no hubieran excedido las docientas. Seguro, que la reacción de la opinión pública norteamericana también hubiera sido diferente.
Tenía que haberse producido más de 3,000 víctimas -como las que ocurrieron- para poder despertar todo ese revanchismo, xenofobia y chauvinismo patriotero en la población norteamericana y servir de escusa para que los Estados Unidos se apoderasen de aquellas apetecibles reservas petrolíferas en el Medio Oriente.
Nicolás Machiavelo, nos ha dejado una gran enseñanza que han sido muy bien aprendidas e interpretadas por sus más aplicados discípulos que ahora con "manual en mano" dirigen los destinos de las principales potencias del planeta.
Nuestro mundo se ha vuelto un gran hormiguero en donde la abeja reina maneja a su antojo a sus mas leales zánganos para tener dominada e intoxicada a esas casi 7,000 millones de obreras con ese consumismo contranatura y distraida por el temor a esas cíclicas pandemias.

3 comentarios:

perucha dijo...

cholo, he leído tu blog y está recontra interesante. soy jessie, administradora de "peruchos bloggers", estoy en búsqueda de bloggers que puedan alimentar mi blog. para coordinar una entrevista, comunicate pues. te dejo mi correo. alaos

perucha dijo...

carajo, olvidé ponerl mi corre: jessie.lunareja@gmail.com

Kamus dijo...

OK. te lo mando