sábado, 25 de julio de 2009

¿Qué significa ser un verdadero estadista en el Perú?


Si en el Perú contemporáneo ascendiera al poder un verdadero líder, un verdadero estadista, uno con la mínima autonomía y el suficiente cerebro, su primera y más importante labor sería elevar la autoestima de la población, ¿y cómo? al igual que lo hizo en Italia Benito Mussolini.
Después de la Gran Guerra (I Guerra Mundial), Italia no obtuvo los beneficios deseados por el tratado de Versalles, aunado a esto, la crisis económica y sobre todo, la crisis moral carcomían la autoestima del poblador italiano. En ese contexto, el ascenso al poder de Benito Mussolini, significó un gran cambio para esa menoscabada moral del italiano. Él, como gran estadista, creía que Italia podía estar entre las potencias que lideraban el mundo y para llegar a ese objetivo necesitaba de una población que apuntara junto a él a ese mismo objetivo. Parece descabellado pero lo logró.
Mussolini,  conocedor de la notoria inferioridad que en ese momento tenía el italiano frente al ingles o al alemán, y sabedor también,  que  Italia no poseía nada ni a nadie que podría alimentar esa idea de grandeza y así poderles dar esa seguridad,  facilitando así,  sus futuros objetivos políticos, Mussolini, después de hurgar en la historia de su país reavivó sus momentos mas gloriosos, diseñando hábilmente un plan coherente y creíble para engrandecer la autoestima del italiano,  haciéndoles  recuerdo de la pasada grandeza del Imperio Romano, acompañando a todo esto una agresiva campaña educativa y psicosocial, logrando de esta manera que esa autoestima y esa moral del italiano se levanten, y fue tanta la seguridad en  ellos, que los llevó hasta la alucinación extrema de creerse ese sueño de dominio del mundo que no pararía hasta provocar la II Guerra Mundial y la posterior caída del ahora desprestigiado dictador italiano.
En el Perú, el líder que realice la redención de esta patria que nació improvisada, lo podrá mejorar, acrecentando de esta forma la autoestima colectiva, tan igual, como lo hizo Mussolini con la pequeña Italia. Aquí se difundiría la importancia de la cultura peruana andina enfatizando la grandeza de la época del gran Imperio Inca, que fue inclusive más extenso que el mismo Imperio Romano.
Estas ideas difundidas entre la población mediante una enorme campaña, previa reforma educativa, estamos seguros que levantaría la moral de la mayoría de la población, hoy venida a menos degradándose a someterse a una corrupción generalizada.
El verdadero estadista creerá en la importancia de su milenaria cultura, cargada de moral, equilibrio, disciplina, orden y perfección,  y lo difundiría  al resto de la población.
Esta filosofía aplicada como política de estado, se difundiría en el gobierno, llevando a que el país entero como una maquinaria bien engranada comience por si solo a crecer económica y socialmente y junto a unas Fuerzas Armadas y a una renovada clase política creyente en estas ideas de grandeza, nos llevaría a crecer económica tecnológica y militarmente y así anexarnos Ecuador y Bolivia, nuestro histórico espacio andino; el vecino sureño, como siempre, conspiraría contra estos objetivos, pero, sucumbirá ante el poderío alcanzado por el nuevo Perú.
Mientras esto sucede, la tecnología y la ciencia creada en este Gran Perú por el nuevo ser humano creado, hará posible el enriquecimiento del uranio, la tecnología espacial y las consiguientes alianzas internacionales que facilitarían nuestros objetivos hemisféricos.
Con una extensión de territorio que superaría los 3.000.000 de Kilómetros cuadrados y una población de más de 50.000.000 de habitantes, se daría el gran paso para poder ubicarnos en la escena internacional como un país respetable y por fin con una autoestima justa para un pueblo que desciende y forma parte de una cultura que ha sido cuna de la civilización mundial.
Si después de leer este post, has sentido vergüenza ajena por lo escrito, significa que no tienes la autoestima suficiente para creer que tú tienes la misma capacidad que un alemán o un británico, significa que mereces ser un habitante de un permanente país en vías de desarrollo o subdesarrollado, significa también que tienes un gran complejo de inferioridad.
Pero, si crees que los peruanos merecemos ser mejores porque hemos entendido que somos una cultura y un pueblo muy importante en el mundo, significa que este país todavía tiene buenos hijos que pueden trabajar para formarse un futuro mejor que el que ahora posee.

2 comentarios:

Rolando dijo...

Es interesante el articulo, pero me suena un poco a nacional-socialismo. Su intención es buena, pero la forma creo que es una formula pasada, de siglos pasados. Me parece que acierta en cuanto a la autoestima, pero para tener una sana autoestima no es necesario comparar superioridades con otros. Tengo entendido que autoestima es saberse capaz, saber aceptarse a si mismo, tener amor propio por uno mismo (sin llegar al extremo del narcisismo, ojo, narcisismo no nazismo). Me gusta su aspiración a que nuestro Peru sea una gran nación, prospera, poderosa no militarmente sino poderosa en lideres de verdad, de su gente valiosa, destacada en cosas productivas, culturales, cientificas. En este nuevo milenio no tenemos, no deberíamos fomentar la violencia, la guerra, de ello tenemos bastante en nuestro territorio. Deberíamos fomentar la autoestima, como usted dice, la autoayuda, la filantropia, las organizaciones sociales que enseñen un oficio, construyan mercados, nuevos paradigmas, nuevos horizontes, entonces de esa manera podemos ir acercandonos a ese ideal de que nuestro país sea una potencia, una respetada potencia porque su poder no descansaría en su poderío militar, ni en su riquezas naturales, sino en su población, su gente que es rica en lo que puede dar, en lo que puede hacer de beneficiosa para la humanidad.

Anónimo dijo...

Yo tambien opino lo mismo. Nuestro futuro deveria ser una recreación de nuestro pasado grandioso, el primer paso para esto es indudablemente la autoestima tan vilipendiada actualmente,la forma mas corta de alcanzar esta meta sería desde arriba osea poniendo como agenda principal en la pólitica de estado mediante una reforma educativa.Estos métodos nunca seran "pasados" ya que de cualquier forma los paises con protagonismo mundial aplicaron cosa que falta aun en paises tercermundistas como lo nuestro, estamos tambien seguro de que habrá paises que no les gustará la idea ya que ellos esperaran siempre que estemos asu servicio y aran lo imposible para vernos caer.El camino es duro.