martes, 14 de julio de 2009

Perú y Noruega dos formas de manejar sus recursos no renovables


Hoy analizaremos cual es el comportamiento de dos países frente a la actual recesión global, el primero Noruega que viene a ser uno de los países más ricos del mundo y el otro el Perú, el tercer país más pobre de Sudamérica.
Noruega de apenas 4,6 millones de habitantes, debe gran parte de su fortuna a sus recursos petroleros. Pero la verdadera clave de su éxito está en cómo ha utilizado el dinero generado por el crudo.Este país posee más de la mitad de las reservas de petróleo en Europa, pero, la clave del éxito no está solo en la venta del crudo, sino, en que el país no gasta el dinero que recibe del petróleo sino lo ahorra y lo invierte en un gran fondo de pensiones estatal, a diferencia de otros países que han recibido grandes cantidades de dinero por su petróleo o por otros recursos naturales (como el caso peruano), pero si, lo han gastado. Este espíritu de ahorro de la población refleja cómo se comporta la mayoría de los noruegos que desde pequeños se acostumbran a depositar dinero en los bancos para época de necesidad. Para alivio de la población su sistema bancario se ha visto muy poco afectado por la actual crisis financiera; en el país hubo una crisis bancaria a principios de los años 90’ y aprendieron la lección por eso no se vieron expuestos a los llamados activos tóxicos relacionados con el mercado hipotecario estadounidense; como resultado, los bancos noruegos siguen prestando, las empresas pueden obtener crédito, y los precios de las casas no sean deteriorado, es mas noruega se ha beneficiado de la recesión, cuando el mercado de valores estaba cayendo en picada en año pasado y todo el mundo estaba vendiendo barato, el fondo de pensiones noruego invirtió 60 mil millones de dólares, antes de que los precios comenzaran a subir de nuevo compraron muchas acciones; nunca habían adquirido tantas acciones por barril de petróleo, el plan estatal noruego estaba diseñado para un periodo de cien años, ellos saben que el petróleo no es un recurso infinito y están ahorrando la mayor cantidad de dinero posible para cuando la bonanza del oro negro se convierta en un recuerdo del pasado.
En el otro lado está el Perú en donde el efímero boom minero se ha terminado, los elevados costos del cobre y de otros minerales ahora se han esfumado, los despidos de empleados en las mineras son de todos los días, pasado ese corto periodo de precios altos de algunos minerales, los que mayormente se beneficiaron fueron las grandes transnacionales y las cúpulas de poder político.
Estos grandes grupos empresariales se beneficiaron grandemente a costa de la depredación y el expolio de nuestros recursos naturales no renovables.
El dinero adquirido durante esos años de “bonanza” no fueron invertidos en proyectos que aseguren la estabilidad o el desarrollo sostenible de nuestro país a futuro, todo lo contrario se despilfarra en obras de poca importancia, sembrando subdesarrollo, pobreza y deudas para las futuras generaciones de peruanos.
Cuando nombramos ineficiente a las personas que tienen el manejo de nuestros destinos como país, es porque, comparamos nuestra realidad con otras, comparamos actitudes, comparamos, conductas y los que hemos notado en este y los anteriores gobiernos es que no tiene un objetivo claro en materia económica y ni mucho menos para con el Estado.
Nuestro país sigue a la deriva sin brújula, los peruanos necesitamos de personas que se comprometan con los objetivos de nación y no de intereses particulares y egoístas, es el único camino que tenemos para salir de este estado de subdesarrollo.