viernes, 24 de julio de 2009

La Feria del Libro de Lima una caricatura del lector peruano




El pueblo peruano, hace ya mucho tiempo que abandonó los libros junto con la buena lectura, naciendo de esto los millones de cándidos analfabetos funcionales. A estos los encontramos por todos lados, desde inaugurando una Feria del libro hasta tratando de llenar una solicitud de trabajo. Son tambien, asiduos lectores de periódicos “chicha”, libros para bajar de peso o de simples historietas y además integran alguna que otra barra brava de algún equipo de futbol o concurren a esas conocidas corridas de toros.


Estos seres, no son más que el fruto de una deprimida formación. Educación brindada por un estado y una sociedad que se encontraba en crisis, negando de esta forma a todo un pueblo la capacidad de aventurarse en el placer de la lectura de autores de obras más complejas que les inviten al raciocinio y a la inferencia. Logrando asi un verdadero cambio de pensamiento dentro de su sociedad.


Basta con revisar las librerías más exclusivas de la capital o de cualquier otra ciudad peruana para encontrarse con estantes repletos de obras de corte ligero y mínimamente formativos como los de Jaime Bayly o de Magaly Medina, escaseando la presencia de algún premio nobel, salvo, los infaltables: Saramago, Vargas Llosa o García Márquez.
La feria internacional del libro inaugurada en Lima hace algunos días, nos muestran una sociedad huachafa e inculta que tapa sus limitadas costumbres lectoras con esta clase de ferias en donde encontraremos esos "maestros de las letras", dignos para ser presentados a un sediento y devorador público lector de periódicos “chicha” y de historietas.


No había entonces, mejor ocasión como para no traer a un premio nobel o a algún destacado escritor de talla mundial, sino, al conocido caricaturista “Quino” creador de Mafalda. Mientras las ferias del libro de otras latitudes muestran a importantes hombres de letras, aquí no tienen mejor idea que mostrar a un caricaturista (sin desmerecer la gran importancia que tiene “Quino” en el campo de la caricatura latinoamericana).


Los organizadores de este tipo de certámenes no tienen la inteligencia o la autoestima necesaria para pensar que los peruanos merecemos la presencia de laureados escritores o no están enterados que el estado de emergencia en el que se encuentra el lector peruano lo amerita.
Esta es la realidad. Cuando hablamos de feria del libro en el Perú tenemos que hablar de caricaturas y lecturas de ese tipo.


Seguro, en este tipo de certámenes, encontraremos las obras de autores como: Magaly Medina, o sino aquellos de motivación personal y desarrollo de la autoestima o también los que dicen : “baje 20 kilos en dos semanas” o “10 maneras para lograr el éxito”.
Qué tipo de sociedad es esta, en donde todo es maquillado. Es la cultura de esconder la basura debajo de la alfombra. Seguro los asistentes son en su mayor parte “figuretis” que se las quieren dar de habituales lectores y ejemplos de cultura.
Los encargados de la organización de esta feria del libro deberían de observar cómo se realizan las ferias de este tipo en otras latitudes y no depender de su limitada visión limeña copiando lo que hacen los argentinos o los chilenos, debiendo de mirar mas allá, o es que, no tienen la capacidad necesaria para realizar algo mejor.
Qué ejemplo dan a los pequeños o los que recién se inician en la lectura, al ver que la más importante feria del libro en nuestro país tienen como uno de sus principales invitados a un caricaturista, así sea una muestra del tipo de lectura al que están habituados los organizadores y los asiduos concurrentes a esta caricaturesca feria internacional del libro peruana.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, en el Perú y muchas partes del mundo ya no se lee ,basta un botón: Chola chabuca, carlos cacho, la mecánica del folklore, rafael rey, ................................................siguen

Anónimo dijo...

Quino ezzzz grande!!! otra cosa los precios magaly medina 19 soles bukowski 52 y Proust 117.
Y no hay ninguna oferta cuesta igual que todo el año

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

¿Y las Bibliotecas? ¿No las usan los lectores? En Internet hay muchísima literatura. Se pueden bajar libros. El que busca, encuentra.

Se lee en muchos portadores de texto. Aunque la educación pública es la que debe universalizarse.

Saluditos desde Argentina.