domingo, 29 de marzo de 2009

La gran difamación peruana



En el Perú, desde la conquista española, durante estos 500 años, se ha diseminado entre su población, la herrada idea de que la cultura andina es inferior a la hispana. Inexactitud que ha sobrevivido hasta nuestros días dentro de nuestra sociedad en forma de estereotipos y prejuicios.
Pero, ahora, con las últimas investigaciones, todo esto está cambiando, porque se ha descubierto que estas ideas erradas no tienen sustento.
El considerar inferior a la cultura andina nació deliberadamente allá por el siglo XV, durante los primeros años de la ocupación hispana.
Las autoridades españolas al consolidarse políticamente con  el gobierno del virrey Toledo, establecieron un sistema que privilegiaba lo hispano sobre lo andino. Sabedores de los avances en cuanto a desarrollo cultural de parte de los recientemente conquistados, los vencedores audazmente idearon una forma de dominio sobre la enorme y mayoritaria población indígena, con tal objetivo, los sometieron a una de las mayores difamaciones de la historia, solo comparable con la que hicieron los romanos en contra de los cartagineses.
Esta difamación consistió en considerar inferior a la cultura autóctona andina frente a la  traída en las carabelas. Estos infundios se fueron diseminando dentro de la población gracias al trabajo sistemático de toda la estructura  del nuevo sistema colonial, desde el virrey hasta el cura, todos ellos formaron en la conciencia de la mayoría de la población una nueva forma de ver el mundo, un mundo en donde el poblador de estos territorios se consideraría inferior de por vida.
Este conjunto de creencias hicieron aceptar a los habitantes de estos territorios  toda esa discriminación, rechazo y exclusión a la que fueron sometidos.
Esto resultó un verdadero éxito para el sistema colonial español porque mantuvo a la población sometida durante tres siglos.
Con la llegada de la independencia y la República, el poco conocimiento que se tenía del mundo andino, y el hecho de reducir su entendimiento a solo observar la degradada condición en el que se encontraba la población indígena,  esta costumbre de considerar inferior al mundo andino frente a lo hispano se  continuó manteniendo influyendo notoriamente en la autoestima del peruano mismo.
Con el correr de los años y afirmando que nada en este mundo es estático, mucho menos las ideas, la era del conocimiento nos ha demostrado que esa difamación no podía continuar y los nuevos hallazgos nos está demostrando que la cultura andina es una de las más importantes del mundo y que esta supuesta inferioridad ha quedado totalmente descartada.
El descubrimiento de Caral y sus restos que se van recuperando, han colocado a la cultura peruana como un importante foco civilizador del planeta,  demostrándonos que nuestra cultura y el peruano,  tienen bases científicas suficientes para afirmarlos  como una sociedad muy importante y con derecho a ser protagonista en el devenir de los acontecimientos más trascendentales de la humanidad.
El peruano  heredero de esta cultura y con estas evidencias,  es hora de que asuma su verdadera identidad de forma racional y de esta forma eleve esa autoestima, tan menguada estos siglos por una autoflagelación  al rechazar sus orígenes por considerarlos erradamente  inferiores producto de toda esta difamación que lo ha llevado a desconocer su verdadera valía.
La reconquista andina iniciada en Vilcabamba no ha terminado,  continúa. Los españoles tardaron 8 siglos para desalojar a la cultura invasora de la península ibérica, nosotros apenas vamos 500 años.


2 comentarios:

las cosas que decimos dijo...

nestra autoestima depende tambien del respeto que nos damos los unoa alos otros, porque en la actualidad el cholo subestima,humilla,ignora al cholo ;es decir, a su propia raza.

Patricio Lynch Solo de Saldivar dijo...

churra entonces esta complicada la cosa...Mmmm que se puede hacer...