martes, 25 de septiembre de 2018

Tren al sur



“No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”. Esta debería ser la frase para resumir la historia ferrocarrilera en el Perú.
Los ferrocarriles son las venas y arterias de un país,  y en este ‘’polvos azules’’ político  nadie se ha detenido siquiera para meditarlo. Dos veces el Perú perdió la soberanía sobre sus ferrocarriles: la primera fue cuando los británicos se quedaron con ellos después del contrato Grace y la derrota de la guerra de 1879; la segunda, ocurrió  como parte de las privatizaciones que se dieron durante la  dictadura de Alberto Fujimori, y claro, otra vez el Perú en escombros, pero, ya no  por una guerra exterior sino por algo más calculado, un conflicto interno.
Los gobernantes desde Lima (y volvemos al meollo del asunto) nunca dieron  la importancia debida a este medio de transporte.  Dominados por los prejuicios de esa capital. Es esa inquina virreinal que se le tiene a los Andes.  Ya que esos rieles, como conducían a la sierra, eso significaba para ellos que esos trenes no iban a ninguna parte. Por eso para Lima los ferrocarriles siempre fueron una carga, si no los remataba por una derrota lo hacía privatizándolos  con la  excusa de que eran obsoletos, olvidándose así de su valor estratégico.
Sería el año de1997 y un alma caritativa me compró los boletos, partimos esa misma noche. 
Una experiencia imborrable. Sentado ahí observando a los viajantes desde esa enorme ventana. Las luces de la estación eran  como en las películas.
Una pequeña placa que alcanzaba a ver desde mi asiento decía que ese vagón  había sido construido en la Republica de Rumania, seguro fue cuando este país  de Europa oriental aun poseía esa importante  industria ferrocarrilera, ya que después, con la caída del muro de Berlín  y  las consiguientes  privatizaciones de la década de los noventa solo han quedado recuerdos y lamentos.
De pronto el  golpe del acople nos avisaba que el tren estaba a punto de arrancar, luego vino otro menos intenso y ya estábamos en marcha  y listos para el inicio  de esa imborrable travesía.
Ese vaivén rítmico y el sonido del hierro golpeando, era el tren en movimiento, en su lenguaje  nos decía  que aún estaba vivo manteniendo en pie el orgullo y la fortaleza de aquellos países  ferrocarrileros.
En la zona de Imata se detuvo unos minutos, los aproveché al máximo. Desde la ventana con las luces de ese viejo poste de madera se podía observar que estaba comenzando a  nevar.  Esto, no me la pierdo dije. Y me dirigí a la puerta de salida.
Ya afuera del coche, el piso era una especie de rejillas muy juntas, al costado estaba el enganche con el otro vagón y la nieve continuaba cayendo pero ahora con mayor intensidad.
Yo, sobre un tren y alejado de ese calcinante sol tropical, holgazán  y subdesarrollado,  disfrutando del frio, la nieve y ese tren de pasajeros.
No cabe duda que viajar en ese tipo de transporte fue un privilegio. Fue una lástima que cuando Fujimori privatizó ENAFER-PERU,  lo primero que hicieron los nuevos dueños fue quitar ese servicio de pasajeros.
La privatización aquí como en Rumania no ha traído mejoras en cuestión de ferrocarriles, a más de veinte años de esa tragedia, solo se nota un ferrocarril del sur abandonado, estancando  en el tiempo con  sus viejas locomotoras diésel hoy pintadas con ese enlutado azul que muestra el nefasto manejo que hace el oligarca Lorenzo Sousa Debarbieri  y  su PERU-RAIL con  nuestros ferrocarriles.    
Hace algunos meses leí que el servicio de pasajeros se iba a reponer, pero, este sería solo un servicio  lujoso y exclusivo para aquellos  potentados turistas.
Es que ahora está privilegiada y segura forma de viajar en estos tiempos de inequidad, egoísmo mercantil y gobiernos que abandonan  a su población, ese pueblo no merece disfrutar de este cómodo y seguro viaje. Para estos gobernantes limeños les importa un píloro  los cientos de muertes que lleva  ya en su haber esa carretera Arequipa-Juliaca, dicho sea de paso, una de las más peligrosas del mundo.

viernes, 24 de agosto de 2018

El nuevo oligarca peruano



Jaime Bayly, apenas regresó de su autoexilio, afines del mes julio, se dio una vuelta por los programas  de  TV limeños  y en su recorrido no paró de suplicar, casi de rodillas, que nunca fue ni será fujimorista, y si quedaba todavía alguna duda de ese rompimiento con Keiko Fujimori, mandó a toda esa familia, no a  la mierda, sino a comer  un chifa a la calle Capón.
Si es fujimorista o no,  no viene al caso,  solo nos recordó aquella entrevista a finales de los años ochenta a Ricardo Vega Llona y Miguel Vega Alvear. Estos  eran otro tipo de empresarios,  sobre todo demócratas. Esa noche hablaron del mal momento que pasaba la economía nacional y su empresariado que comparados con los de Guayaquil se reducían a unos simples “turroneros”.
Hoy el fujimorismo con su retorno al poder, está desperdiciando la oportunidad de limpiar esa imagen de reducto de oportunistas y tenderos que venden su servicio al mejor postor y así mostrar un nuevo rostro, que podría ser, como los promotores de las libertades y el consenso   entre  los peruanos. Pero, era mucho pedir para este tipo de agrupaciones efímeras y mercenarias, porque en lugar de esto, resentidos han empuñado  la navaja revanchista.
Con cada norma que dictan alientan la censura y la impunidad favoreciendo siempre la  corrupción y el poder absoluto, minando así la libertad de expresión y a esta endeble democracia. Fueron tan torpes y ambiciosos y ruines que redujeron los problemas del Perú a un abyecto reality familiar.
La candidata Keiko Fujimori en la última campaña electoral para la presidencia de la república, cuando tenía que enfrentarse al público, lo hacía como kim Jong Un, siempre rodeada de una enorme seguridad,  armados hasta los dientes. Y observando toda esa escena desde mi sillón californiano en mi  televisor de 30 pulgadas que pesaba casi una tonelada, me preguntaba, cómo la persona y la familia más repudiada de este país podía seguir acaparando tanto  protagonismo. ¿Quién la pone ahí?  Sería acaso suficiente los 6 mil millones de dólares desaparecidos entre el periodo 1992 - 2000, ¿quién o quienes, entonces, estaría detrás de la sobre exposición mediática de esta especie de Kardashian “ponja”?
Hace unos días encontré la respuesta a estas preguntas, leyendo aquel artículo en el diario La República, en donde,  el señor Roque Benavides, el numero uno de la CONFIEP, afirmaba que era  seguidor de la primogénita del ex dictador  Alberto Fujimori. El máximo representante del empresariado peruano  admirador no solo de keiko sino de sus modus operandi.
Ahora entendemos por qué a Keiko la vemos hasta en la sopa, porque ahora los ex turroneros tienen como favorita a la última derrotada en las pasadas Elecciones Generales.
Si es que algún día queremos llegar a ser un país moderno y democrático, esto nunca se realizará, mientras el empresariado no se democratice y siga estancado en el tiempo de los encomenderos. Ahora no son los turroneros de antes, hoy son los nuevos oligarcas peruanos que hacen y deshacen en la política local, y para eso tienen sus brazos políticos, sus mercenarios, sus perros de presa. Solos, siguiendo a Keiko y lo que hace y dice, se estigmatizan, con esa etiqueta negra de perversidad y de dudosa reputación, similar a sus pares rusos en la más decadente época de Yeltsin.

sábado, 18 de agosto de 2018

Los verdugos de PPK


Desde aquel momento la suerte de PPK como presidente ya estaba echada. 
Ese día lo despertaron de madrugada todo amodorrado y desorientado. Quedó vulnerable. Pobre viejo. Atrás quedaron esa astucia del que podía negociar como Kissinger o Rothschild y salir triunfante, porque en esa cita, él sería como Salman Rushdie puesto en bandeja para el ayatola y el jefe del VEVAK.
Fue llevado ahí entre adormecedores cánticos de monjes benedictinos. Solo. Tenía al frente a Keiko Fujimori la gran derrotada en las ultimas Elecciones Generales pero que los medios y sus dueños otra vez la imponían con ese rótulo engañoso de la supuesta lideresa política de una ficticia mitad mas uno de peruanos. Junto a ella su confesor el cardenal Juan Luis Cipriani y detrás su poderoso ''partido político'' levantando las banderas del fundamentalismo político y religioso.
Si a Toledo no le perdonaron ser indio a PPK su ascendencia judía siempre despertó recelos en esta especie de república fundamentalista católica.
Se arrodilló sometido, quizás lo hizo inconsciente como imitando a su padre cuando vio aceptar una religión ajena solo porque era necesario para salvarlos del genocidio antisemita que se avecinaba en Europa .
PPK salió de esa reunión creyendo que al persignarse cesarían los golpes bajos.
Fue candido porque despues la arremetida fue feroz terminando con su biografia pisoteada.
PPK al enfocarse más en las finanzas descuidó a la historia que nos enseña que ante los hordas agrestes e integristas no tienes que ceder ni un centímetro todo lo contrario debes mostrar firmeza.
Ese PPK enérgico y atrevido apareció tarde, muy tarde. Cuando recién se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y que había sido sacado del cargo y que el mismo ''pisó el palito'', ya era muy tarde, esa noche con el megáfono en la mano desde la frentera de su casa gritó impotente esas palabras acusando a sus verdugos mostrando esa energía y bríos que debió tener desde el primer día de su mandato cuando tuvo al frente a ese legislativo plagado de fujimoristas dirigidos por Keiko Fujimori cuyo único objetivo sabiendo de sus vulnerabilidades era sacarlo de ese cargo.
Esto no es nada nuevo porque tanto en Inglaterra como en Francia o España y como aquí también en el Perú, el caudillismo totalitario y mercenario y el intransigente fundamentalismo religioso siempre han obstaculizado la modernización de este o de cualquier otro país que busca convertirse en una democracia viable.

lunes, 6 de agosto de 2018

La historia del tercermundista



Acaba de llegar a mis manos  el programa del VIII Congreso Nacional de Historia del Perú y lo mínimo que me queda es indignarme.
Vaya tercermundismo. La historia peruana desde la óptica de estos historiadores, de esos profesionales que deberían investigarla y narrarla como lo que es, así de milenaria y transcendental, eso no ocurre; porque patéticamente este tipo de eventos terminan  siendo un acto mediocre, trivial, burocrático y paralizado en el tiempo como si estuviésemos en la década de los años sesenta del pasado siglo XX.
Ese Perú fermentado y rezagado está dando  sus propios historiadores que  ya no investigan, solo se  conforman con tratar temas rebuscados ya escritos, lo que se viene diciendo los últimos doscientos años sobre historia de estos territorios caídos en desgracia  y  abandono.  
Para los culpables de la elaboración del programa de este evento, para  ese comité organizador, nunca hubo arte, nunca hubo arquitectura, nunca hubo metalúrgica, nunca hubo sistematización del conocimiento, nunca hubo ciencia antes del desembarco del primer español en Tumbes en 1532.
Para estos ratones de biblioteca de libros coloniales y republicamos mohosos parcializados con esa difamación constante que intenta ocultar a los peruanos su verdadera valía, nunca existo Caral hoy foco de civilización en el planeta y el Capac ñan. La crema y nata de los historiadores de este país han sesgado miles de años de historia peruana  reduciéndolo a la antigüedad de Uruguay o Argentina.  
No  hay futuro si no hay evolución mientras  no se difunda la historia real, no hay memoria histórica sana  si los futuros historiadores están a este nivel  de  desconocimiento.
Ante semejante realidad, cuándo el peruano se enterará que forma parte de una cultura milenaria tan notable.  
Tercermundismo puro, relajo, aculturación, prejuicios, incultura, subdesarrollo con su típica burocracia ociosa y boba,  todo estos ingredientes  deben estar detrás de los que eligieron los temas a disertar en este congreso de historiadores y que los hacen ver como serios destructores  de la verdadera historia peruana, de esa que es  antiquísima y es aún desconocida para la gran mayoría de peruanos.
Es una vergüenza este subdesarrollo intelectual que se vive. Mientras este tipo de congresos en Moscú o Londres tratan sobre los últimos descubrimientos en cuanto a la investigación histórica de sus respectivos países, aquí lo reducen a la juerga de la ineptitud. Acaso será el alimento, serán  los genes. Por qué entonces  tenemos que actuar de esta manera. Estaremos tan degradados que ni siquiera nos damos cuenta de nuestro estado.   
Y todavía este bodrio subsahariano se realiza aquí cerca en Arequipa.
Hay que ser bien tercermundista !!!!!.

jueves, 2 de agosto de 2018

Limosnas de referéndum



Este accidental gobierno de  Vizcarra intenta pero no puede quitarse ese  mote precario y usurpador.
Su último mensaje fueron dos horas desperdiciadas, aunque no esperábamos algo  distinto de su consabida hoja de ruta  continuista;  pero el hecho de que tenga el título profesional de ingeniero me daba alguna esperanza de  que dentro de su perorata podía haber alguna  ampliación de la vetusta y colapsada carretera panamericana o algo así. Pero nada, solo se limitó a asumir  tareas municipales y de villorrio.  
Seguro que desde  ese “Versalles” nublado y mohoso debe ser difícil tener una visión clara de lo que ocurre en el resto de este extenso país, solo la distancia entre Lima y Arequipa es casi la misma que hay entre Paris y Madrid y esa lenta burocracia limeña alargan aún más sus contradicciones.
El actual presidente,  desde su oppidum se obstina en no  dejar un buen recuerdo para la historia de los peruanos como lo hizo Paniagua en el 2000, el ajado líder acciopopulista a pesar de ser aconsejado por sus partidarios para quedarse en el poder, no lo hizo, pesó más en él su compromiso para cumplir con una limpia transición democrática convocando a nuevas elecciones.
Este gobierno se enterca en no incomodar  a ese legislativo  apro-fujimorista, no percibió la tardía reacción de PPK esa noche, era un  desconocido PPK, un enardecido caudillo eclosionó con un acalorado discurso en contra de los que lo sacaron, pero ya era tarde, si hubiera tomado esos bríos unas semanas antes lo tendríamos todavía como mandatario  y con la mayor aprobación de su historia, pero no lo hizo y la novela tomó el rumbo que todos hemos visto.
Vizcarra no percibe que la democracia esta en juego o quizás no le interesa y cree más en los consejos de los que hablaremos en el siguiente capítulo.
Mal juicio de su entorno, es que seguro esos asesores, si es que tienen algún grado de autonomía,  son los típicos extraídos de esas élites tercermundistas caracterizados por ser prejuiciosos, estereotipados y supersticiosos y en esas condiciones elegirán siempre el peor camino para el país. Son los piolas los vivos o como decía esa mierdecilla en ese colegio de refugiados se creen los pendejos.
La ciudadanía exige mejoras cambios, reformas y quizás demandan consultas pero de aspectos trascendentales para el estado y la ciudadanía como tratar el tema de una reforma constitucional, por ejemplo; pero no,  porque Vizcarra y su libreto si permite alguna consulta o un referéndum esta será para tratar  temas  intrascendentes o de temporada.
Minucias de referéndum, una limosna para un pueblo que quiere seguir en democracia y en ella intentar resolver sus principales problemas pero con personas que tengan representatividad y no puestos en esos cargos por grupos autoritario y que anteponen  los intereses particulares  sobre los beneficios que traería estas reformas para todo el país.

Señor gobernador



Es deprimente ver la biografía de los que quieren gobernar la región Arequipa.
Leo sus antecedentes y me reafirmo,  son un verdadero peligro por indeseables.
En esa lista pululan  mafiosos, mezquinos y miserables de todo calibre, sin una pizca de sentido de pertenencia, solo vomitan un tufo insoportable de excesiva ambición.
Hay un buen número de galenos  que aquí  no es buena carta de presentación, peor aún  si labora en el “Seguro”, uyuyuy, esos destacan por inhumanos,  soberbios y maltratadores. Ahora entiendo por qué mi padre los llamaba matasanos.
Como aquel que  atiende en medio de lucrativos  centros de abortos y ahora a caído en las filas de esos grupos de izquierdistas.
Es que a ese mandil blanco algunos lo denigran como ese  multimillonario “amigo” de la señora K. El peor de todos es el más conocido, adicto al cargo y a que lo veneren como virgen  pero es un infecto  que se autosatisface al ver a la ciudad entre escombros y huecos,  tóxico hasta nomas. 
Los  maltratadores de trabajadores, esclavistas y racistas no pueden faltar,  como aquel pálido por no tener una gota de sangre en la cara, dejó el calzón negro más oscuro todavía, un ex menesteroso, hoy  inútil.  Su condición de nuevo rico  coincide vulgarmente con su paso por esa alcaldía.
Encontrar a un cura  o a un ex militar es aterrador,  como aquel  millonario ex uniformado que maldecía en ese diario “fujimorista” cuando querían aumentarle la “propina” a ese pobre soldado.
De las faldas del Misti llegan algunos candidatos pero todos son una vergüenza. Por ahí husmea  un ex aprista, qué más te puedo advertir. 
Como ese que muestra su foto cuando era niño y usaba ojotas, pero cuando fue burgomaestre en su provincia dejó que cientos de niños de los Andes sigan desnutridos y mueran hasta de friaje.
Qué caraduras estos, como los ex regidores de municipios o ex funcionarios de gubernatura  que hoy están señalados como ruines  que han amasado sus  fortunas gracias ese conocido tráfico de influencias.
Por ahí no faltan los descendiente de truhanes, un escandaloso nazi ultra derechista cuyo patriarca cuando fue alcalde ofertaba al mejor postor hasta  las torrenteras de esta ciudad, podredumbre de nunca acabar.
En esa relación alguien levanta la cabeza, es un agitador de plazuela que por dinero vendería hasta a su madre.
Me olvidaba de ese ex alcalde de los andenes floridos, cuyo verdor quedó deslucido por la propaganda engañosa  “revolución  educativa” cuando los colegios en ese distrito se caían a pedazos,  lo único que quedó de su mediocre gestión fue una burda figura  de león sentado que siempre amanece meada por ebrios en ese abandonado parquecito.
Y si has sido docente de la unsA,  tampoco es bueno, porque ventilas que no has destacado como investigador ni sabio sino que  te agarras de la política porque eres algún remanente de esos haraganes puñaleros  que quedaron de esa mafia de Guillén y sus gavillas.
Y ni qué hablar de ese bobalicón que festeja antes de ganar la partida y que le apesta todo, más aún la gente del pueblo.
También hay mujeres, pero leales como  mi mujer y mi madre ninguna, porque por ahí hay alguna que ha cambiado de agrupación política como de calzón, como diría mi abuelita.
Sería mejor que muchos de ellos no dejaran nunca su anonimato como aquel que intenta ocultar su oficio por tener la barbarie de aquellos reductores de cabezas.
No  hay ninguno que sirva mínimamente para el desarrollo de esta región.  Es la triste realidad. Arequipa está jodida por cuatro años más.
Urge una reforma electoral que acabe  con esta especie de letrina abierta.

domingo, 22 de julio de 2018

Quechuización y democracia



Estos días de marchas están siendo aprovechados por aquellos grupos que históricamente han apoyado los golpes de estado en el Perú.
Esta campaña en el que están atareados estos grupos consiste en hacer creer a la población que vivimos en un caos, como si estuviésemos en medio de las calles de Alepo – Siria, obligando a algunos compatriotas a entrar en desesperación  y en esos desvaríos insinuar  a los  uniformados  “poner un supuesto orden a la casa”.
No es para tanto.
Estos problemas de corrupción, en este país  siempre han existido, solo que hoy, gracias a las redes sociales, se difunden masivamente viéndose como recientes y numerosos.
Y uno se pregunta: ¿Estos problemas de corrupción dentro del estado,  tienen solución?
Claro que sí, pero,  democráticamente y dentro del estado de derecho, y en esta coyuntura, la solución sería convocar a nuevas Elecciones Generales. Y  después, una vez juramentado el nuevo mandatario con esa legitima representatividad, se podrían realizar aquellas consultas a la población que harían  posible alguna reforma constitucional o mejoras dentro de una o varias  instituciones del estado.
Un golpe de estado en este momento, significaría regresar a la barbarie tercermundista.
Otro aspecto que siempre nos preocupa es la autoestima de la población, debilitada por su escasa identidad personal y étnica, y esto se refleja en su auto concepto y su consecuente dignidad personal.
En estos días se han publicado los resultados de unos  estudios genéticos realizados a los peruanos en los cuales se ha confirmado que los denominados “mestizos” peruvianos  tienen en su ADN un 60 por ciento de contenido indígena.
Esto es una buena noticia porque son evidencias que se necesitaban para que ese compatriota entienda que está ligado indefectiblemente con la etnia quechua que es la mayoritaria  en estos territorios, y que, sumado a esto,  solo alejando de él los prejuicios de este proceso de aculturación de conductas degradadas y decadentes, harán posible que este peruano se fortalezca emocionalmente y eso redundará en su entorno y sobre todo en su carácter, que anteriormente fue moldeado por ese frió, esa nieve que ahora los asusta.
Hace miles de años ese frio, esa nieve, moldearon su fuerza y su personalidad  caracterizado de valores humanos de orden, disciplina, laboriosidad, austeridad,  honestidad que hicieron a los incas, a los quechuas, a los antiguos peruanos, construir obras como Machu picchu o el  Qhapaq ñan.
Como otros pueblos que han convivido con la nieve, como los prusianos, los eslavos, los han, y tantos otros, la cohesión de sus pobladores fue el abrigo necesario para superar esas gélidas temperaturas.
El Cusco fue capital de un Estado poderoso y eficiente que aun el proyecto hasta ahora fallido creado en 1821 con sus casi doscientos años no ha podido superar.
Toda esa organización eficiente inca terminó y los forasteros pusieron a Lima capital de su colonia. Desde ese momento esa urbe tropical, de arenal, nublada y tóxica, ha mirado complaciente e inerte como expolian sus territorios y como se corrompen sus autoridades y los que deberían defenderlos. Desde ese momento el calor sofocante, ocioso, malsano, ha acompañado nuestras derrotas y toda esta podredumbre que se ventilan en las redes.
Nunca estos territorios y su clase política saldrán de esta degradación mientras no vuelvan a sus antiguos valores milenarios.

Tren al sur

“No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”. Esta debería ser la frase para resumir la historia ferrocarrilera en el Perú. Los ferr...